lahoradigital.com

Pedro Sánchez

La primera reacción por parte de Podemos ante la declaración institucional del presidente del Gobierno de este viernes, en la que ha convocado a los españoles a las urnas el próximo 28 de abril, ha sido por parte de Irene Montero, quien ha pedido el “voto útil” para su formación y ha cargado contra ERC y PDeCAT por "romper" todos los avances hasta la fecha.

Pedro Sánchez lo ha dado todo. Tras dialogar y negociar incansable con los independentistas catalanes y aguantar el bloqueo y las mentiras de la derecha y la ultra derecha, Sánchez ha dicho basta: “España no puede perder ni un minuto más y convoco elecciones para el próximo 28 de abril”. El presidente del Gobierno ha dejado claro que tiempo hay para negociar, que un gobierno tiene que hacer lo que debe, gobernar, facilitar la vida a los ciudadanos y sacar adelante urgencias sociales que durante años han sido bloqueadas por gobiernos de la derecha. Ha recalcado que ha aprobado 24 decretos leyes, pensiones, trabajo, prestaciones, libertades, educación, sanidad, etc. Y lamentado que la derecha y los independentistas han decidido bloquear estos avances por intereses electoralistas.

🔴 Pedro Sánchez despeja la incógnita de la fecha de las elecciones generales
🔴 DECLARACIÓN INSTITUCIONAL DE PEDRO SÁNCHEZ

El Ejecutivo socialista se reunirá en Consejo de Ministros este viernes y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hará publica la nueva estrategia para los próximo meses. Previsiblemente, convocará elecciones y algunas fuentes apuntan a que será el último domingo de abril, un mes antes de que se celebren los comicios municipales y autonómicos. No obstante, Miquel Iceta, líder del PSC, no descarta que Sánchez vuelva a reciclarse y presente unos nuevos Presupuestos en siete meses, tras las autonómicas y la sentencia del Juicio del Procés. Las opciones están claras, por un lado los tres partidos de la derecha, PP C's y Vox tratarán de desalojar a los socialistas de la Moncloa; por el otro, Psoe y Podemos intentarán mantener a la izquierda en el poder.

Por segunda vez en democracia, la Cámara Baja ha devuelto al Gobierno las Cuentas públicas al aprobar las enmiendas a la totalidad de los PGE para 2019. En concreto los presupuestos han sido rechazados por 191 votos, frente a los 158 que han votado para que el proyecto continúe con su tramitación, y con la abstención de un diputado. En 1995, el Gobierno de Felipe González decidió adelantar las elecciones y las convocó seis meses después de no haber aprobado los presupuestos. Ahora se barajan las fechas de abril, o incluso, en círculos socialistas más allegados al presidente, se apunta que sería menos arriesgado esperar seis meses y convocarlas tras las municipales y autonómicas de mayo, ya en otoño. En cualquier caso, en estos días se espera que Pedro Sánchez anunciará su hoja de ruta.

El Congreso de los Diputados vota las seis enmiendas a la totalidad de los Presupuestos Generales del Estado presentadas por PP, C’s, ERC, PDeCAT, CC y Foro Asturias que suman 185 votos. A pesar de la propuesta de Joan Baldoví, para que se voten por separado, se someten todas a una única votación y cada grupo votará las suyas. La suma de todas haría que automáticamente se devolvieran las cuentas del Ejecutivo que no podrían ya tramitarse. Con esto, se abre un escenario en el que presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se planteará disolver las cámaras y adelantar las elecciones o podría buscar otras alternativasa. Hay muchos rumores, pero los que más fuerza cobran serían la celebración de los comicios el 28 de abril o ya en octubre.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha comenzado la semana con una intensa agenda de sus ministras y ministros que han recorrido varios medios de comunicación para explicar con nitidez la postura del Ejecutivo ante el problema catalán: Ley y diálogo. Esas razones que tanto la oposición de la derecha como sus medios afines no quieren escuchar haciendo oídos sordos a una realidad con el único objetivo de manipular a la sociedad y crispar a los españoles. Un claro ejemplo fue la Manifestación de Colón de este pasado domingo en la que pedían la dimisión de Pedro Sánchez, basándose en hechos que nunca han ocurrido y aunque lo repitan miles de veces no se convierten en verdad.

Simbología, banderas, himnos, "cara al sol con la camisa nueva...", familias católicas y apostólicas, las que negaban el aborto y mandaban a sus hijas a Londres cuando aquí estaba prohibido, los que votaban contra el divorcio pero ponían el piso a la querida. Los partidarios de meter en la cárcel a la adúltera y quitarle los hijos, pero ellos iban de putas... en definitiva, los de la España en blanco y negro que abomina de la igualdad para todos.

Después de desprestigiar al Congreso de los Diputados y al Senado con insultos al presidente, Pablo Casado y Albert Rivera colman la paciencia de la democracia convocando a una manifestación para derrocar al gobierno. La desesperación de los dos por llegar al poder les ha desbocado. Esta semana, Pablo Casado soltó ante los medios injurias y calumnias contra el presidente del gobierno como no habían salido antes de la boca de político alguno, mucho menos de un jefe de la oposición. Albert Rivera corrió a repetirlas y a soltar otras para que no se notara el plagio, como de costumbre. El tercero se apuntó. Ya no cabe la menor duda de que la oposición populista de derechas basa su estrategia en menoscabar la política, la Constitución, las instituciones, la democracia; en menoscabar el país.

El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha confirmado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, convocará las elecciones generales este viernes, tras la celebración del Consejo de Ministros.

Empezó el juicio. Hace tiempo que empezaron las victimizaciones, las acusaciones, las condenas, las mentiras, la difamación, la infamia. Los que entienden la política como una lucha salvaje por el poder, y los privilegios, sueldos y prebendas que lo acompañan, hace tiempo que convirtieron a España en un campo de batalla vacío de toda épica y lleno de mugre. En medio de este estercolero, ha empezado un juicio cuyo final no promete la paz en ningún caso. Los, supuestamente, políticos independentistas catalanes seguirán blandiendo espadas pase lo que pase y, frente a ellos, los, supuestamente, políticos nacionalistas españoles seguirán blandiendo las suyas; a prudente distancia. No habrá sangre. Es una batalla de gestos, gritos, amenazas. Los combatientes de un bando y de otro, bien alimentados, no luchan a muerte por su supervivencia. Luchan por ver quien impresiona más al público que les contempla, como si se tratara de una exhibición de haka.

En la segunda jornada del juicio al procés, que coincide con la presentación de los Presupuestos Generales del Estado, bajo la atenta mirada de la prensa internacional y que tiene en vilo a la sociedad española, será la fiscalía quien intente rebatir la argumentación de parte de las defensas. El juicio, al igual que la presentación de los PGE se iniciaron ayer martes, 12 de febrero, fecha que quedará como una de esas que cambiarán la historia de España. Tanto los ultras de la derecha, como los del secesionismo sueñan con que este juicio dependa de los PGE y éstos, del Procés. Un sueño imposible que quedaría, en ambos casos, al margen del Estatuto y la Ley, y que el Gobierno de Sánchez ha insistido hasta la saciedad que no permitirá. En medio de todo ello, suenan tambores de fecha electoral. Podrían ser en abril o en octubre las elecciones generales. Esa será la decisión de Sánchez.

Que el gobierno de Pedro Sánchez trabaja por la unidad de todos los territorios de España, lo ha demostrado fehacientemente con hechos y cifras. En el caso de Ceuta, una comunidad altamente olvidada por otros gobiernos, ya se han citado delegados del gobierno en reiteradas ocasiones para la aplicación de medidas. Trabajar por la unidad no es hacerse fotos ante los medios de comunicación junto a la valla de la frontera del Tarajal, mientras sus protagonistas, algunos de ellos de la máxima responsabilidad institucional y política del PP, se olvidaban de Ceuta.

Partido Popular, Ciudadanos, Vox, Falange, Hogar Social… toda la derecha y la ultraderecha, habían convocado a los “españoles de bien” en la mañana de este domingo para pedir la dimisión del presidente del Gobierno y protestar contra lo que consideran una “traición” de Pedro Sánchez. Fuentes de la Policía Nacional, facilitados por la Delegación del Gobierno, han cifrado la asistencia a la convocatoria en 45.000 personas, una cifra muy lejana a otras manifestaciones históricas, como los 700.000 asistentes del Orgullo Gay en 2018 o las 170.000 personas que estuvieron en la última marcha del 8M. Y eso que Casado y el PP, había puesto autobuses gratis desde todos los rincones de España para acudir a Madrid.

🔴 Sánchez asegura que la ultraderecha ha radicalizado a PP y C's para volver a una España regresiva
🔴 La batalla en las redes sociales por la manifestación de Colón
🔴 La manifestación de Colón en imágenes

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se refirió este sábado en Bilbao, a la manifestación de Madrid que ha convocado toda la derecha española, desde C's a Falange, pasando por PP y Vox para afirmar que se trata de la España en blanco y negro, un país radicalmente opuesto al que proponen los socialistas de progreso, moderación y sentido común. El jefe del Ejecutivo socialista dijo de manera rotunda que "entre el viaje a ninguna parte del independentismo catalán y la vuelta atrás de las derechas que proclaman la recentralización, hay una amplia mayoría de españoles, encabezados por el PSOE, que defendemos la España de las autonomías". Además, lamentó que "tanto PP como Ciudadanos pactaran con la ultraderecha pensando que ésta se iba a moderar, pero ha pasado lo contrario que son PP y C's los que se han radicalizado, como demuestra la manifestación de este domingo".

🔴 La batalla en las redes sociales por la manifestación de Colón

Por Cristina Narbona

El Gobierno ha anunciado el final del diálogo con la Generalitat, a la vista de la insistencia de los independentistas por incluir en ese dialogo el inexistente derecho a la autodeterminación.
Supongo que esta evidencia de las líneas rojas mantenidas,desde el minuto cero, por el presidente Pedro Sanchez, no comportará la desconvocatoria de la manifestación del próximo domingo: y ello a pesar de que dicha manifestación se ha presentado como respuesta ciudadana ante las "cesiones" del gobierno socialista,calificadas como grave riesgo para la unidad de España