lahoradigital.com
Edición testing    4 de agosto de 2020

Pedro Sánchez

El Partido Popular propone que el Rey Felipe VI nombre a un candidato alternativo a Pedro Sánchez como medida para desbloquear la actual situación política del país, ya que, según los populares, Pedro Sánchez es el "elemento de bloqueo" de la democracia.

La presidenta del PSOE y vicepresidenta del Senado, Cristina Narbona considera que el PP entra en el terreno de las ‘ocurrencias’ al proponer a los socialistas que retiren la candidatura de Pedro Sánchez para que sea reelegido. Y además, proponen los conservadores que el Rey encargue la tarea de formar gobierno a una persona de consenso elegida por PP y Ciudadanos y que el resto de fuerzas le deje gobernar. José Luis Ábalos tachó esta petición de “un chiste” y criticó la poca seriedad de la formación de Pablo Casado. El propio Ribera dijo que "esto" entra en el capítulo de las "políticas de distracción".

Ciudadanos sabe que, con la aritmética actual, no hay suma parlamentaria posible más allá de Pedro Sánchez. Incluso está por ver si el PSOE puede formar gobierno antes de la fecha límite. Por eso ha rechazado la propuesta del PP de presentar un candidato alternativo a la Presidencia. Una idea que, dicen los de Albert Rivera, son "ganas de distraer".

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, escuchará las peticiones de las organizaciones medioambientales para seguir sumando propuestas al programa que ofrecerá a otras formaciones políticas. Por la tarde, tendrá un encuentro con Joan Baldoví, líder de compromis, para buscar su apoyo en una futura sesión de investidura.

Esta semana, el secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, comenzaba una serie de reuniones con la sociedad civil para construir un programa abierto que después ofrecería a las demás fuerzas políticas. Este lunes, comienzan los encuentros políticos con el líder de Compromis, Joan Baldoví, que en la fallida investidura se abstuvo.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz Isabel Celaá ha explicado que el presidente Sánchez "sigue trabajando para lograr un acuerdo de gobierno y que la sociedad española no tenga que volver a unas elecciones", sobre todo teniendo en cuenta la claridad de los resultados del 28-A.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, anunció esta semana su intención de reunirse con asociaciones, sindicatos y distintas organizaciones sociales para construir, entre todos, el programa de un gobierno progresista que pueda desencallar la situación de bloqueo tras su investidura fallida. Este jueves comenzó las primeras reuniones son asociaciones de Igualdad y organizaciones del área de la Ciencia y la Digitalización.

El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, dio tan solo unas horas después de no superar su sesión de investidura que no piensa tirar la toalla. Este miércoles ha enviado a su militancia una carta en la que explica que convoca a sindicatos y a colectivos sociales para elaborar un programa que pueda aceptar Unidas Podemos y que ponga en marcha un gobierno a la portuguesa.

LEA AQUÍ LA CARTA COMPLETA DE PEDRO SÁNCHEZ A LA MILITANCIA DEL PSOE

Pasan los días y se empiezan a conocer fehacientemente las condiciones que rodearon las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos. Apenas un mes antes, Pablo Iglesias, había degradado de sus funciones a Pablo Echenique "por su desastrosa gestión de la Organización y por los nefastos resultados electorales". Esa fue su peculiar autocrítica por haber perdido 1,3 millones de votantes y bajado de 71 diputados a apenas 42. Pues bien, ese fue el hombre designado por Iglesias para la negociación al "más alto nivel", sólo él, frente al equipo del Psoe compuesto por la vicepresidenta Carmen Calvo, la ministra de Hacienda, M.J Montero y la vicesecretaria del Psoe, Adriana Lastra. Claro, para hacerse valer Echenique tuvo que recurrir a los desplantes, a no coger el teléfono, y una serie de faltas de cortesía política harto insoportables.

El rotativo inglés repasa la coyuntura política española, alaba las reformas económicas realizadas e incide en la necesidad de salir del embotellamiento. Pone el foco en Ciudadanos que, a su juicio, debe ser el partido que permita a Pedro Sánchez gobernar con un ejecutivo centrado y reformista que se aleje de la extrema izquierda de Unidos Podemos y que evite la celebración de unas nuevas elecciones que no arreglarían nada.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, hace un llamamiento a que se trabaje en un acuerdo basado en un programa entre el PSOE y Podemos para, después, hablar con PNV, Compromís y Coalición Canaria. Opina que los llamamientos contínuos de Pedro Sánchez a PP y Ciudadanos pidiendo su abstención mientras quiere que se le una también Podemos en el gobierno y hablaba con el PNV "no permitían discernir cuál era su apuesta".

En la actualidad las aguas de UP no están precisamente calmadas, muchos de los inscritos se rebelan contra el oficialismo de Podemos y otros, contra el de Unidas, pero casi todos contra la decision de Pablo Iglesias. La confrontación de Podemos y sus corrientes, han dejado cada vez más solos a Iglesias, Montero, Echenique y los inscritos fieles a la pareja. Los "históricos fundadores" hace tiempo se fueron y las confluencias se desbordan. La Investidura fallida de Pedro Sánchez, y la incapacidad de tener hoy mismo, ya, un gobierno progresista de izquierdas, con cuatro ministerios para Unidas Podemos, ha desalentado a la formación morada que se dispone a poner manos a la obra en agosto para retomar las negociaciones.

Después de escuchar a Abascal desde el púlpito, solo reservado a la democracia, palabras que obligan a mirar el calendario para cerciorarse en qué año se está, o tras ver a un personaje como Rivera que habla de sus opositores políticos llamándoles “banda” y negando su reconocimiento al Candidato “con el cual nada tiene que hablar ni acordar”, hubiera sido bastante para poner enseguida en marcha un Gobierno para España. "Ni políticas activas, me ha dicho uno de los tuyos...", ni ministerios a tanto alzado. Basta ya de tonterías.

Con la terminación del Debate de Investidura ha terminado una fase, pero no un proceso. Hubiera sido deseable que el resultado hubiera propiciado la conformación de un Gobierno presidido por Pedro Sánchez. El bloqueo de las derechas y de Unidas Podemos no lo han permitido.

La presidenta del PSOE ha afirmado este sábado en Ferraz, que es “absolutamente urgente que superemos la situación en la que estamos” y ha apelado al sentido de la responsabilidad del resto de las fuerzas políticas “para estar dispuestos a hablar con el presidente en funciones y explorar otras vías diferentes a las que se debatieron en la sesión de investidura”.