lahoradigital.com
Edición testing    25 de febrero de 2021

Pablo Iglesias

Media España ha respirado un poco más aliviada en torno a las nueve y media de la noche de este jueves. Desde poco antes de las cinco de la tarde, por un lado Ione Belarra, Yolanda Díaz, Pablo Echenique, Juan López Urralde, Enrique Santiago y Jaume Asens, del equipo de Podemos y sus confluencias; y por el otro Carmen Calvo, Adriana Lastra y Maria Jesús Montero, al más alto nivel del Estado, por parte del PSOE, han permanecido reunidos durante más de cuatro horas y media con el fin de ponerse de acuerdo para que haya un gobierno progresista cuanto antes en España. Al menos nadie se ha levantado de la mesa, como hasta ahora venía sucediendo y a la salida, Belarra ha dicho: "seguiremos conversando... aunque nos vamos preocupadas". Lastra ha añadido: "hemos hecho muchas propuestas para que no haya vencedores ni vencidos, sino un gobierno de país y que las izquierdas nos entendamos". Pocas declaraciones y muchas horas juntos. Buena señal...de momento.

El grupo de negociación de Unidas Podemos se reúne este jueves a las 16:30 con el equipo socialista en el Congreso de los Diputados. En esta ocasión, serán seis los representantes de los ‘morados’ ya que se han incorporado IU y las confluencias. A simple vista llegan sin fisuras, pero mientras que Podemos sigue apostando por una coalición, desde la formación de Alberto Garzón contemplan dar el apoyo a Pedro Sánchez en la investidura y después pasar a la oposición. El PSOE acude con su amplio programa de 370 medidas y ofrece puestos relevantes, exceptuando ministerios. Los socialistas no quieren votos ‘gratis’ y buscan estabilidad para los próximos cuatro años. Además Sánchez ha dicho que en una negociación se debe llegar a posiciones intermedias y que no deben haber ni vencedores ni ganadores. Sencillamente dos partes que se han puesto de acuerdo.

Pedro Sánchez mantiene firme el timón para asegurar el Gobierno de España. Plantea 370 medidas y toma la iniciativa para garantizar un acuerdo progresista que genere la confianza suficiente a sus aliados, especialmente con Unidas Podemos.

Empleo, igualdad, ecología, transformación digital, Europa, autonomías, son algunas de las líneas maestras del documento de 370 medidas que este martes, el PSOE ha ofrecido a Unidas Podemos y a la sociedad en general para formar un gobierno progresista y estable para los próximos cuatro años. En un pabellón abarrotado de representantes de las 376 organizaciones y colectivos con los que ha trabajado a fondo el PSOE durante el mes de agosto, Pedro Sánchez ha vuelto a tender la mano a Podemos. “No queremos nuevas elecciones”. "Está a nuestro alcance evitarlas". “Construyamos la confianza y la esperanza". "Nosotros lo hacemos”. Ha enfatizado Sánchez tras ofrecer a Unidas Podemos “participar en la gobernanza de España” no desde el Consejo de ministros, sino "desde instituciones relevantes”. De este modo, "UP tendría participación en el ejercicio del poder". "Yo, ni ofenfo a nadie ni pido votos gratis". Iglesias ya ha dicho que el “documento suena bien” pero que no se fía de que se cumpla. Este jueves se vuelven a reunir los equipos negociadores.

🔴 LEA AQUÍ LAS 370 MEDIDAS DE LA PROPUESTA PARA UN PROGRAMA COMÚN PROGRESISTA 🔴

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha ofrecido este lunes una rueda de prensa para informar de la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del partido, señalando que su principal preocupación, "y en lo que estamos claramente centrados", es en "procurar la estabilidad y la gobernabilidad de este país".

La portavoz de Podemos, Noelia Vera, ha respondido al PSOE sobre la posibilidad de volverse a sentar en una mesa de negociación que permita que Pedro Sánchez supere una futura investidura. Y no se mueven de donde estaban ya que los ‘morados’ afirman que “si nos sentamos con el PSOE será para hablar de un Gobierno integral que incluya programa y estructura”. En lenguaje llano y claro: ministerios y sillones.

Daría la impresión, si nos dejáramos influir por las soflamas de los y las histriónicas portavoces de los partidos de la oposición, así como por las declaraciones de los y las voceras a sueldo del conservador pabellón mediático -no hay nada más patético que un periodista o comunicador con el estómago agradecido y si encima es de derechas pues peor- que la única formación política que quiere ir a elecciones, es el #PSOE. ¿Ir a elecciones un patido que las ha ganado ampliamente?. Si va es porque le obligan con el bloqueo a derecha y a izquierda.

La puesta en escena en vivo y en directo, de las negociaciones entre Podemos y el PSOE, Iglesias y Sánchez, nos ha enseñado a los españoles una lección: “en política las formas son tan importantes como el fondo”. “El aquelarre de ofensas” (Simancas dixit) de las portavoces de PP, Cs y Podemos contra la vicepresidenta, llamada al Pleno del Congreso a hablar del Open Arms y la política migratoria, y a la que ninguna de ellas -Cayetana, Arrimadas y Vera- escuchó, ni contestó en clave de crisis migratoria, sino con descalificaciones personales, nos da una idea del bajísimo nivel profesional y ético de los y las dirigentes que vinieron a “regenerar la democracia”.


Ahora que para la mayoría de los españoles, y a efectos prácticos, el verano ya ha acabado, observo con escéptica resignación, que todo sigue igual. Sí, como bien se hizo patente en el pleno extraordinario del Congreso que tuvo lugar el jueves 29 de agosto que trató sobre la gestión de la crisis del Open Arms, la comparecencia de la vicepresidenta Calvo fue una mera excusa que utilizaron todos los partidos de la oposición para volver a atacar al gobierno de Pedro Sánchez. Como siempre. No es ninguna sorpresa.

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha mostrado -en La Sexta- su desconfianza hacia Unidas Podemos después de que Pablo Iglesias, haya anunciado que estaría dispuesto a aceptar ahora una Vicepresidencia social y los ministerios de Sanidad, Vivienda e Igualdad, y políticas activas de empleo. Al ministro le parece una falta de seriedad y de responsabilidad que lo que antes era "les parecía decorativo y sin competencias" ahora les resulta adecuado. Lo cual, unido a los ataques de UP al Gobierno, ha generado una desconfianza infranqueable.

Pese a que en un principio Unidas Podemos iba a apoyar la iniciativa del Partido Popular, que pretendía forzar la comparecencia del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para explicar en una sesión extraordinaria las dos últimas cumbres europeas, la formación liderada por Pablo Iglesias se ha retractado al acceder el PSOE de forma ordinaria al reclamo de la oposición.

El Consejo de Coordinación de Podemos se ha reunido con el fin de exigir al PSOE que vuelva a la mesa de negociación, que ellos rechazaron de forma destemplada, para reanudar las conversaciones en el mismo punto en el que se quedaron antes de la investidura fallida de Pedro Sánchez. La formación de UP declina entender que el PSOE les dijo: "no habrá una segunda oportunidad de coalición, a partir de ahora acuerdo programático". Algo que ha vuelto a repetir el presidente Sánchez esta misma semana. No obstante, UP insiste en que "repetir elecciones sería el peor escenario". "En sus manos está", ha contestado el PSOE.

Con una mano el pacto y con la otra la daga. Exige entrar a la fuerza mientras exhibe la mochila cargada de explosivos para volar un Gobierno entero, empezando con la cuestión catalana, los "presos políticos"...y otras materias de Estado que Podemos ve de forma radicalmente opuesta a los ojos del PSOE. ¿Sillones? ¡Nooo!. "Lo que queremos es sentarnos desinteresadamente en el Consejo de MInistros para controlar al gobierno socialista porque no nos fiamos de él". Pues oiga usted, eso siempre se ha hecho desde la Oposición, que desde allí se ejerce la crítica y se cobra el mismo sueldo. Dejen de insultar nuestra inteligencia.

Unidas Podemos ha remitido a sus bases una carta en la que explica la propuesta de investidura que ha enviado esta semana al PSOE y que fue rechazada poco después. Podemos defiende que ningún partido puede aceptar el "trágala" de "o como yo digo o elecciones" que le atribuyen a Pedro Sánchez. Iglesias de este modo da la vuelta a la exigencia de UP, o hay vicepresidencia y tres ministerios, o el acuerdo programático no interesa nada, ni la posibilidad de un gobierno a la portuguesa. La postura de UP es clara: o sillones o elecciones.

Pablo Echenique, Ione Belarra, Jaume Asens, Yolanda Díaz, Enrique Santiago y Juantxo López de Uralde forman el equipo negociador de Unidas Podemos. Serán los encargados de recoger el guante de los socialistas, que han anunciado que contactarían con UP para ofrecer un nuevo pacto de Gobierno. La formación morada ha lanzado al PSOE cuatro propuestas para un Gobierno de coalición, prácticamente idénticas a las del pasado 23 de julio. Cabe recordar que esto fracasó y el candidato, Pedro Sánchez, rechazó un gobierno de coalición y ofreció un acuerdo programático. Por otro lado, extraña que Alberto Garzón, líder de IU, no esté en el nuevo equipo.