lahoradigital.com

opinión

Todos hemos leído u oído alguna vez sobre la existencia de grupos que se concitan en torno a intereses económicos y políticos. Utilizan la política, a políticos y funcionarios, al poder público en definitiva, no sólo para obtener gabelas de diferente naturaleza, sino para configurar la realidad social a su imagen y semejanza. No se sitúan en el entorno de la política: la penetran. No hacen lobby, directamente toman decisiones para condicionar la voluntad, doblegar mayorías, con objetivos tan humanos como pueriles, el insaciable beneficio propio. Esta especie de gobierno, oculto en la sombra, se llama Sinarquía. Sus practicantes sinarquistas y la doctrina sinarquismo. En un mundo tan poco “confiable y poco transparente” como el actual, no es ocioso hacer una excursión por este trufado y oscuro concepto político

Todo español racional sabe que José María Aznar y su gobierno mintieron sobre la autoría de los ataques terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Todos saben que el PP perdió las elecciones que se celebraron tres días después. Todos saben que la mentira no costó nada a los que mintieron.

El presidente argentino Mauricio Macri abrió su último período legislativo en un año electoral en el que aspira a la reelección con la economía al rojo vivo.

#Yovoyal8M

Estamos a tan sólo días de un nuevo 8 de marzo pero, sin duda, no es sin duda, un 8M más…

Durante siglos, la gente ha soñado con abandonar la Tierra y viajar a otros mundos. En 1957, la Unión Soviética dio su primer paso en el espacio con el lanzamiento de un pequeño satélite, llamado Sputnik. Se iniciaba así la Era Espacial.

Todos los días inexorablemente desayuno con algún artículo sobre el debate generado por la gestación subrogada, y si debe legalizarse o no. Pero hoy se me ha atragantado el café con un artículo que incluía una frase, que me ha dejado estupefacta.

Las derechas y su Brunete Mediática aprovechan la política de Podemos y ERC para ocultar que Pedro Sánchez logró aprobar 24 de 25 RDL, todo un éxito parlamentario en la situación actual. Un sólo Real Decreto Ley, el de Vivienda y Alquileres, fue echado para atrás por Podemos y ERC, y por supuesto toda la derecha del arco parlamentario, y ello ha servido de excusa para que este miércoles, la gran prensa lo venda como fracaso de Sánchez. La falta de miras largas, trayectoria y veteranía política de los líderes actuales, muy lejos de la habilidad y sentido de Estado de Suecia y otros países europeos, hace que en España estemos a punto de malograr la esperanza de un gobierno que al fin, lo hace para facilitar la agenda social y la vida de los ciudadanos.

En uno de los libros de su República, Platón compara a la sociedad ateniense con una nave gobernada por unos marineros ineptos que se empeñan en dirigirla sin tener idea alguna de navegación. Tanto identificó la humanidad a los gobernantes con aquella tripulación desquiciada que, desde entonces, la alegoría ha dado para cuadros, libros, películas.

Para llegar a la situación actual, un factor importantísimo es el papel que juegan los Medios de Comunicación españoles, unos con su dontancredismo y otros por su descarado intervencionismo en favor de las derechas. Aún nos queda la Isla de Libertad digital donde un puñado de periodistas no sometidos intentan difundir otra verdad diferente a la que difunden cada día tertulianos de a 500 € la hora en debates donde se habla de Política pero sin políticos; sólo brahmanes periodísticos… a lo sumo, algún progresista e incluso de izquierdas para hacer “del que muere”.

Los/las mayores y los/las jóvenes se enfrentan a desafíos que deben tener respuesta del Gobierno para generar dignidad y oportunidades. Durante los años del gobierno del Partido Popular estos objetivos han sido severamente cuestionados. La generación joven tiene hoy peores perspectivas que la anterior. El alcance de las pensiones necesitaba seriamente una mejora…

Las urnas se abrirán el 28 de abril y tenemos tiempo hasta entonces para comprobar que los hombres y las mujeres tienen la costumbre de gritar para no tener que escucharse unos a otros como dijo Unamuno.

En anteriores artículos de La Hora Digital, he descrito cómo las noticias falsas son el actual elemento vehiculador para que, a través del mal uso de las redes sociales, crezca el populismo en sus diferentes formas. Ahora bien, ¿por qué se entrelazan tan bien ambos conceptos? ¿Cuáles son las premisas que han permitido desarrollar una ‘tormenta perfecta’ que, desde la atalaya digital, sirve de catapulta para formaciones extremistas que sólo buscan dañar la democracia?

No hay canal para recoger a tanto naufrago del Brexit, por muy manchego que sea, y no habrá barco para acogerles de vuelta en cuanto la situación, esperemos, mejore y se enderece, circunstancia que solo se dará cuando las riendas sean asumidas desde los más lejos del conservadurismos y de los populismos, o lo que es lo mismo, sea liderada por una gestión bajo la convicción europeísta plena y la defensa del procomún...

En la sala de la derecha El bueno, el feo y el malo, en la de la izquierda Pat Garrett y Billy the Kid.

En plena recomposición de la derecha en una versión para el cine del barrio de El bueno, el feo y el malo, siendo capaces de repartirse e intercambiarse armoniosamente los papeles y el tesoro, llega una parte de la izquierda, la que había venido para quedarse y cambiar la política, para ajustarle los machos a “la floja izquierda tradicional”, a la condescendiente, y se pegan un tiro, echándose cal viva a los ojos. ¿Cuál es el interés de dejar al alcance de la mano de los pistoleros el plano del tesoro?

El desafío de la regeneración democrática requiere ensanchar la democracia desde los Ayuntamientos como instituciones más cercanas a la ciudadanía. Y esto solo será posible si las Alcaldías y los Gobiernos Locales que gane la izquierda en mayo, promueven, con procesos innovadores, una democracia de participación y deliberación con la ciudadanía. Una Gobernanza cívica compartida e inclusiva en la toma de decisiones, un liderazgo basado en la ética pública, el ejercicio de la transparencia con un acceso fácil a una información tratada y la rendición periódica de cuentas.