lahoradigital.com
Edición testing    16 de abril de 2021

Moción de Censura

Los senadores del Partido Popular han sido los únicos que han votado en contra de la moción del Grupo Socialista que quiere acabar con el transfuguismo tras lo ocurrido en la Región de Murcia, un suceso que la senadora autonómica socialista Lourdes Retuerto entiende como “un asalto a la democracia”.

El Partido Popular y Ciudadanos mantienen el poder en Castilla y León después de que la moción de censura presentada por PSOE este lunes no alcanzara los 41 votos necesarios y se quedó en 37 tras las abstenciones de María Montero, la procuradora adscrita, y los partidos regionalistas Por Ávila y la Unión del Pueblo Leonés.

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana denunció este lunes que a los numerosos episodios ilegales del Partido Popular se suma ahora la “compra de voluntades”. Además, pide a Ciudadanos que rompan todos los pactos de Gobierno con los populares. De momento, el guiño de los socialistas al partido de Arrimadas no termina de llegar a tenor de lo ocurrido este lunes en Castilla y León donde no fructificó la moción de censura de Luis Tudanca al presidente popular Alfonso Fernández Mañueco.

El debate de la moción de censura en Castilla y León comenzará previsiblemente este este lunes y el PSOE necesitará el apoyo de 4 diputados más para que Luis Tudanca pueda ser nombrado presidente de Castilla y León. Desalojaría así del poder al PP que lo mantiene desde que en 1987 ganó las elecciones José María Aznar.

La moción de censura propuesta en la Región de Murcia por el PSOE y Ciudadanos se votará este jueves y salvo sorpresa fracasará. Los tres diputados expulsados de Vox votarán en contra la moción de censura que se vota este jueves porque según ellos les ha ilusionado la propuesta del PP de comenzar en Murcia una unificación del centro-derecha.

El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, trató de explicar lo ocurrido en Murcia con el desenlace definitivo de la moción de censura presentada por su partido en la Región contra el Ejecutivo de Fernando López Miras. Los seis diputados naranjas firmaban el martes el documento que rompía definitivamente con el Gobierno del PP. Pero dos días más tarde, tres de sus representantes: Isabel Franco, Valle Miguélez y Francisco Álvarez decidían incorporarse al equipo del presidente popular y hacer fracasar así la moción. Para Bal esto significa “un acto de corrupción de comprar la voluntad y el silencio con dinero”. Además, apeló a la responsabilidad individual de los 45 diputados de la Asamblea murciana para que no permitan que continúe en el poder un partido con claros indicios de casos de corrupción.

Tras el huracán político despertado en Murcia que llevó a la disolución de la Asamblea de Madrid y la convocatoria de elecciones anticipadas por parte de Ayuso, la Mesa de este organismo ha recurrido la decisión ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. El órgano aceptaba ayer la disolución pero ya anunciaban que la recurrirían ante la Justicia al considerar que las mociones de Más Madrid y PSOE llegaron antes que la entrada en vigor de la disolución de la cámara. Apoyan el recurso sobre el artículo 21.2 del Estatuto de Autonomía que establece que un presidente no podrá disolver la Asamblea mientras se encuentre una moción de censura en trámite. Según la ley la disolución y la convocatoria de elecciones no entran en vigor hasta su publicación en el Boletín Oficial del Estado de la Comunidad de Madrid (BOCM), pero el embrollo político ha abierto un caos judicial con unos tribunales que deberán decidir si prevalece el anuncio de la disolución o las mociones. Además, en el recurso ante el Tribunal Superior se piden medidas cautelarísimas para que la justicia se pueda pronunciar en un plazo de 24 horas. De no prevalecer las mociones la convocatoria electoral se fijará el 4 de mayo.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha asegurado que el Gobierno en coalición con Ciudadanos y la ultraderecha de Vox agotará la legislatura. El terremoto político levantado ayer en Murcia ha causado ya el impulso de una moción de censura que ha retirado el poder al PP y la ultraderecha en la región, la disolución de la Asamblea de Madrid con la posibilidad del adelanto electoral y otra moción de censura presentada por el PSOE en Castilla y León. No obstante, Moreno asegura que su coalición con el naranja Juan Marín goza “de una espléndida y robusta salud” que los socialistas no creen en ningún momento: “Se nota que quien tiene sartén por el mango es Vox y que su estabilidad no es cierta porque depende de un socio externo”, establecía el portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento andaluz, José Fiscal. Aun así, mantienen que no presentarán una moción ante la imposibilidad en esta región de alcanzar un acuerdo con Ciudadanos. Por su parte, la ultraderecha de Vox con la crecida confianza tras los resultados electorales en Cataluña exige la convocatoria inmediata de elecciones para “frenar” el “asalto” de la izquierda que ha sido recibida con oídos sordos.

El PSOE y Ciudadanos registraron este miércoles en la Asamblea Regional de Murcia una moción de censura al gobierno del PP de Fernando López Miras, a fin de acabar con los 26 años del PP al frente de la región murciana y devolver la “transparencia y estabilidad” a las “instituciones”. Actualmente, PSOE y Cs tienen mayoría absoluta en la Asamblea Regional de Murcia para conseguir sacar adelante la moción pero esperan que los dos diputados de Podemos se unan también a ellos y que se mantenga el compromiso de todos los que a día de hoy suscriben la moción. López Miras define como "atraco" el registro de la moción de censura y ha cesado a dos consejeros de la estructura orgánica de Ciudadanos, entre ellos, a la consejera Ana Martínez Vidal que, tras su cese, ha aceptado la candidatura a la Presidencia del Gobierno de la Región de Murcia.

El secretario general del PSOE en Castilla y León y nuevo candidato para liderar la autonomía, Luis Tudanca, ha asegurado que esta sorprendente moción de censura es una gran oportunidad para iniciar el cambio que tanto desean y necesitan los ciudadanos de CyL. Asegurando que se trata de una medida esperanzadora, el candidato ha mostrado su compromiso para recuperar la confianza de la gente, especialmente en este periodo de pandemia. La mala gestión de la crisis de la Covid-19 y los múltiples casos de corrupción del PP han sido los motivos más que justificados que han conllevado a tomar esta decisión en los territorios liderados por la coalición PP-Cs. Por su parte, Tudanca ha pedido a Ciudadanos que cumpla el programa por el que fue escogido.

El terremoto político que este miércoles comenzó en Murcia prosigue este jueves en Madrid tras la convocatoria de elecciones de la presidenta Isabel Díaz Ayuso y la presentación de dos mociones de censura por parte de PSOE y Más Madrid. En las próximas semanas la justicia debe decidir qué medida prevalece y lo único seguro ahora es que la Comunidad se queda sin gobierno año y medio después de las elecciones autonómicas y en plena lucha por salir de una pandemia que ha provocado una crisis nunca antes vista. Los socialistas madrileños y su portavoz, Ángel Gabilondo, ganaron los comicios de 2019 y siempre han estado dispuestos a un acuerdo que desaloje al PP de la Puerta del Sol tras décadas instalados en el poder. Ahora, en esta situación trabajan por que prospere su moción para “lograr una mayoría transversal” que impida la locura de convocar nuevamente a los madrileños y madrileñas a las urnas en medio de la crisis sanitaria. Su apuesta es acabar con el desgobierno de Ayuso y dar estabilidad al Ejecutivo regional.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, hizo un movimiento de disolución de la Asamblea para convocar elecciones anticipadas y evitar la moción de censura, y sostiene que lo hizo antes de que la oposición presentara las mociones de censura. Más Madrid y PSOE defienden que su movimiento fue antes que el de Isabel Díaz Ayuso y finalmente la mesa de la Asamblea del gobierno autonómico ha aceptado que se tramiten las mociones de censura, antes de que se pueda disolver la cámara.

‘Ese señor del que usted me habla’ o ‘ese señor por el que me pregunta’, es decir, el ex tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, vuelve como un fantasma del pasado y amenaza con contar, esta vez sí, toda la verdad y nada más que la verdad. Dirigentes como Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal, Javier Arenas o Pío García Escudero podrían verse afectados por este nuevo ‘tirón de la manta’ de Bárcenas que ha reconocido en un escrito enviado a la Fiscalía Anticorrupción que tenía un acuerdo con el PP para que su mujer no ingresara en prisión a cambio de su silencio. Toda vez que esto no se ha producido, el ex dirigente popular afirma que el PP se financió irregularmente entre 1982 y 2009, que Mariano Rajoy lo sabía porque le mostró su contabilidad ‘b’ (ya probada y admitida por la justicia) y que incluso “hay una grabación donde Lapuerta (otro ex tesorero) habla de la entrega de dinero al expresidente del Gobierno.

Una encuesta realizada por SW Demoscopia para infoLibre posiciona al PSOE como el ganador de las elecciones con una diferencia de 30 escaños si se celebraran hoy. El partido gana dos asientos, aumentando a los 122, frente al 10N, mostrando que su estrategia de impulsar unos presupuestos progresistas con Unidas Podemos y los partidos nacionalistas sí ha funcionado. Unidas Podemos, por el contrario, es el partido que se ve más afectado, perdiendo ocho escaños y pasando de un 13 a un 11’1% en cantidad de voto. La mayoría de estos votantes se transfieren al PSOE, un 16’7%. Mientras, la formación de ultraderecha Vox es la que más fidelidad de voto mantiene, un 74’2% de los votantes que apostaron por Abascal lo volvería a hacer. Ganarían un total de 7 diputados llegando a los 59, muchos votos transferidos del PP y Ciudadanos, mostrando que su estrategia de moción de censura para transferir opiniones sí funcionó. Las formaciones de derecha y ultraderecha superarían así al Gobierno de coalición actual, cosechando 158 escaños frente a 149, pero los progresistas seguirían gobernando con el apoyo de los partidos nacionalistas, que sería aun más clave que en las elecciones anteriores.

Los partidos políticos PP y Vox intentan mostrar que su postura en la moción de censura planteada hace dos semanas contra el Gobierno del PSOE tiene más apoyo entre sus afiliados. Mientras que Vox contaba con la ayuda del PP en su intento de acabar con Pedro Sánchez, los populares vieron la ocasión perfecta para romper relaciones con Vox, Abascal y la ultraderecha. Este hecho generó un enfrentamiento en el Congreso de los Diputados que, dos semanas después, se ha traducido en una guerra de cifras sobre el aumento de afiliados que ambos partidos aseguran haber ganado.