lahoradigital.com
Edición testing    23 de enero de 2021

Moción de Censura

Una encuesta realizada por SW Demoscopia para infoLibre posiciona al PSOE como el ganador de las elecciones con una diferencia de 30 escaños si se celebraran hoy. El partido gana dos asientos, aumentando a los 122, frente al 10N, mostrando que su estrategia de impulsar unos presupuestos progresistas con Unidas Podemos y los partidos nacionalistas sí ha funcionado. Unidas Podemos, por el contrario, es el partido que se ve más afectado, perdiendo ocho escaños y pasando de un 13 a un 11’1% en cantidad de voto. La mayoría de estos votantes se transfieren al PSOE, un 16’7%. Mientras, la formación de ultraderecha Vox es la que más fidelidad de voto mantiene, un 74’2% de los votantes que apostaron por Abascal lo volvería a hacer. Ganarían un total de 7 diputados llegando a los 59, muchos votos transferidos del PP y Ciudadanos, mostrando que su estrategia de moción de censura para transferir opiniones sí funcionó. Las formaciones de derecha y ultraderecha superarían así al Gobierno de coalición actual, cosechando 158 escaños frente a 149, pero los progresistas seguirían gobernando con el apoyo de los partidos nacionalistas, que sería aun más clave que en las elecciones anteriores.

Los partidos políticos PP y Vox intentan mostrar que su postura en la moción de censura planteada hace dos semanas contra el Gobierno del PSOE tiene más apoyo entre sus afiliados. Mientras que Vox contaba con la ayuda del PP en su intento de acabar con Pedro Sánchez, los populares vieron la ocasión perfecta para romper relaciones con Vox, Abascal y la ultraderecha. Este hecho generó un enfrentamiento en el Congreso de los Diputados que, dos semanas después, se ha traducido en una guerra de cifras sobre el aumento de afiliados que ambos partidos aseguran haber ganado.

“Me gustaría tener un Ministerio Fiscal más transparente, moderno, del siglo XXI, comprometido, internacionalizado y especializado, una Fiscalía donde los cargos de responsabilidad no sean solo de hombres”.

La Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, ha concedido una entrevista a ElDiario.es e infoLibre en la que se ha pronunciado sobre varias polémicas. La ex ministra no se esconde y busca el escrutinio de la ciudadanía sobre su paso por este puesto. Habla sobre Cataluña y la necesidad de reformar el delito de sedición para evitar “formas de atentar con la democracia”. También se pronuncia sobre la reforma del Poder Judicial presentada por los partidos, Psoe y UP, que tendrá que “derivar del consenso” aunque señala que existe una “anomalía del sistema constitucional” que ha permitido el bloqueo del PP en la renovación del CGPJ, caducado desde hace dos años. No se pronuncia sobre el futuro de las posibles imputaciones de Pablo Iglesias y el Rey emérito y defiende una Ley contra la Violencia de Género que no debería suponer ya una “disputa política” para el partido de ultraderecha Vox.

Uno creía que era increíble que un individuo se atreviera a secuestrar la atención de todos los políticos, de toda la prensa, de todos los ciudadanos interesados en la política de este país proponiendo una moción de censura contra el gobierno, cuando todo ser humano, es decir, ser racional y empático, tenía su atención, como la tenía que tener, concentrada en defenderse y defendernos contra un virus que nos está aplastando como a moscas. Increíble, pero cierto.

Acabado el esperpento que el fascismo y sus amigas, las “derechitas cobardes” han representado en el Parlamento español tengo que decir que se confirman mis temores y advertencias; VOX, como hoy se llaman los fascistas españoles, ha protagonizado una brillante jugada propagandística consiguiendo dos días de protagonismo mediático indiscutible y algo peor: dos días lanzando impunemente soflamas y “pensamientos” abiertamente fascistas con las que la Brunete Mediática tendrá munición abundante para seguir reventando España y su Gobierno legítimo en las próximas semanas.

La moción de censura de Vox acabó con Santiago Abascal vapuleado y noqueado y con el líder del PP, Pablo Casado, como el gran triunfador de los dos días de intenso debate. La ruptura de los populares con la ultraderecha se celebra en Madrid y en Bruselas, aunque el Gobierno de Pedro Sánchez espera a que las palabras se conviertan en hechos. No es la primera vez que el máximo dirigente del PP arremete contra la extrema derecha para después seguir ‘bailando’ al son de los desvaríos populistas de los de Abascal. No habrá que esperar mucho para saber qué hay de cierto de la nueva estrategia, en las próximas semanas socialistas y populares deberían desbloquear la urgente renovación de los órganos constitucionales.

El ministro afirma que la moción de censura de Vox no ha hecho más que beneficiar al Gobierno, pues deja en evidencia al tipo de oposición que hay: "una alternativa muy tenebrosa”.

José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, se muestra contrariado ante el concepto de "toque de queda" propuesto por la Comunidad de Madrid, y lo define como una medida "hostil" e innecesaria. En su intervención en el programa La hora de la 1, ha querido señalar la urgencia de la renovación del Consejo General del Poder Judicial, CGPJ, así como la aplicación de normativas acordes a la situación sanitaria. Ábalos ha lamentado la difusión de una fotografía en la que se le observa fumando en el patio del Congreso, acusando de ser una artimaña política del grupo Vox.

La portavoz del PSOE, Adriana Lastra, ha mostrado su satisfacción ante la negativa del PP en la votación de la moción de censura a Pedro Sánchez. Pese a ello, Lastra exige al líder popular, Pablo Casado, su distanciamiento de la “ideología del odio” propulsada por el partido ultraderechista de Santiago Abascal, como la única alternativa válida para proteger a la democracia.

El partido de Santiago Abascal ha cosechado un fracaso sin paliativos en el Congreso de los Diputados a su moción de censura que proponía sustituir al Gobierno actual por otro Ejecutivo liderado por los ultraderechistas. Sólo los 52 diputados de la extrema derecha han apoyado la moción que ha tenido el peor resultado de la democracia al recibir el no rotundo de 298 diputados que representan a 15 grupos políticos distintos sustentados en 20.850.736 votos de los españoles y españolas en las elecciones de noviembre de 2019. Pedro Sánchez se ha mostrado satisfecho del desarrollo de la moción y se ha alegrado de que el PP, al menos por una vez, haya hecho frente a los ultras con los que a su vez, sustenta sus gobiernos regionales en Madrid, Andalucía y Murcia.

El líder de Unidas Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha sido el autor de uno de los discursos más celebrados este jueves en el Congreso de los Diputados, donde incluso ha tenido buenas palabras hacia el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, tras hacerse oficial su ruptura con la ultraderecha gracias a su 'no' a la moción de censura planteada por Santiago Abascal y los suyos contra el Ejecutivo de coalición.

El presidente del Gobierno ha intervenido en la segunda sesión de la moción de censura de Vox para hacer un importante anuncio. Tras la contundente ruptura del PP con la ultraderecha, el Ejecutivo ha movido inmediatamente ficha y ha afirmado que “vamos a detener el reloj de la reforma judicial” para que el Partido Popular se avenga a renovar las instituciones constitucionales que llevan ya años esperando. Se detiene así la proposición de Ley de PSOE y Unidas Podemos que proponía una reforma de la elección del CGPJ que desbloquee el órgano de gobierno de los jueces. Ahora le toca a los de Casado recoger el guante y confirmar su nueva estrategia de ruptura con la ultraderecha, sentarse a negociar como un partido de Estado que es y reforzar las instituciones ante una ultraderecha que nunca debió tener la fuerza que hoy tiene en el Congreso de los Diputados.

Pablo Casado rompe puentes con la extrema derecha y vota ‘no’ a la moción de censura de Vox. Abascal se queda perplejo, según el mismo reconoce.

En un duro, durísimo discurso contra la ultraderecha, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha dado un fuerte puñetazo en la mesa, algo que muchos españoles esperaban desde hace mucho tiempo. Y ha supuesto una ruptura, que habrá que esperar para ver si se confirma en los próximos meses, que lleva al PP a ‘europeizarse’ alejándose de la extrema derecha, una estrategia que los conservadores del resto del continente llevan haciendo desde hace años. El discurso de Casado ha sido tan contundente que el candidato en esta moción de censura, Santiago Abascal, ha dicho quedarse perplejo, y así se ha podido vislumbrar en su réplica dónde se le ha visto descolocado y sin saber muy bien qué responder. Comienza así una nueva etapa política que, quizás, devenga en lo que hace mucho tiempo que debía haber sucedido, levantar un cordón sanitario a la ultraderecha.

El presidente del Gobierno ha desmontado el mitin político de Santiago Abascal, el ‘candidato a presidente’ de la fracasada moción de censura de Vox en el Congreso de los Diputados. Pedro Sánchez, además, ha rebatido todos y cada uno de los argumentos de la ultraderecha a quien ha acusado de “utilizar la Constitución democrática para promover un acto de propaganda de un mensaje de odio, furia y choque”. Y, además, ha exigido a Pablo Casado, líder del PP que deje de engordar a la ultraderecha que solo busca “dividirnos, provocarnos y enfrentarnos. Esta es y no otra la razón última de su moción de censura”. La mayoría de partidos políticos han recriminado a Abascal que gaste recursos del Estado y el tiempo de los dirigentes, en actos tan vacuos e inútiles.

El Pleno del Congreso de los Diputados ha comenzado este miércoles con el debate de la moción de censura de la ultraderecha de Vox que propone como candidato a la presidencia de España a su líder, Santiago Abascal. El diputado ultraderechista, Ignacio Garriga, que será candidato de Vox a la Generalitat de Catalunya, ha sido el encargado de presentar esta iniciativa parlamentaria y ha estado más de una hora y media en la tribuna del Congreso lanzando sus soflamas contra la inmigración, la igualdad o la estructura autonómica del Estado. Después ha comenzado su discurso Santiago Abascal que prometía relatar su programa de gobierno pero se ha limitado a prometer unas elecciones antes de que acabe el año y después ha convertido su discurso en un mitin político en el que ha arremetido contra el Gobierno de Pedro Sánchez, contra el vicepresidente Iglesias, contra su indumentaria; pero también contra el proyecto europeo, la Unión Europea, contra China, contra los cómplices de los comunistas… en definitiva una retahíla de falsedades, de insultos, de datos falsos o de teorías conspiranóicas y negacionistas más propias de Donald Trump que de un político responsable y con altura de Estado.

En la semana de la moción de censura de la ultraderecha de Vox, el secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos ha denunciado la práctica de “oposición de tierra quemada” que realiza el PP y su desnortamiento que ha convertido a la formación de Casado como “el gran problema político de España”. El dirigente socialista afirma que los conservadores han optado “por comportarse como un partido antisistema que niega la legitimidad democrática al Gobierno de Coalición”. Por eso, ha exigido a los populares que “voten NO, junto al resto de fuerzas democráticas, para decirle NO a la extrema derecha y decirle SI a la moderación”.