lahoradigital.com
Edición testing    23 de septiembre de 2020

Más País

Iñigo Errejón, el candidato a la Presidencia por el nuevo partido en el tablero político español, Más País, ha justificado en una entrevista en la Cadena Ser su decisión de presentarse a la repetición electoral del próximo 10 de noviembre. Para el ex dirigente de Podemos, ellos son el "antídoto" contra la abstención en los sectores progresistas de la sociedad.

Más y Más y mucho Más. Así decía una canción de hace muchas décadas, que pueden escuchar aquí, y que expresaba la ambición desmedida que, según el autor, mostraban las personas en aquellos tiempos. Si escuchan la multiplicación de los deseos que se reflejan en la canción, uno se pregunta si estábamos ante un simple sueño o ante la multiplicación de los panes y los peces. Y algo de eso nos está ocurriendo en estos momentos en la política española, la ambición se ha desatado y algunos quieren más, independientemente del precio que paguemos los demás.

Pedro Sánchez arranca la precampaña, que en realidad nunca cesó al no haber aceptado los tres partidos de la oposición, PP, CS y UP, los resultados electorales y someter al Psoe a un bloqueo sin precedentes en la Democracia española, y europea. Tras escribir una carta épica a los militantes arengándoles a volver otra vez a crecerse en las urnas frente a los retos, recibió sin fisuras el apoyo de la dirigencia socialistas y barones territoriales en el Comité Federal donde volvió a apelar a la fuerza militante y a mirar al 10N con propuestas y "no perder ni un minuto en reproches" ("Podemos es pasado"). “España necesita un Gobierno moderado, estable y capaz de transformar y hacer frente a los grandes retos de nuestros tiempos”, dijo el líder de los socialistas. "O gobierna Sánchez, o gobierna el PP con el apoyo de CS y el programa de la extrema derecha de Vox", dijo una fuente socialista.

Los juegos de Tronos continúan. Mientras la lucha de egos, de ambiciones, de traiciones y venganzas, sigue en pleno auge en el Reino De España, a Pablo I de Galapagar, le crecen los “errejones”. Tengo que reconocer que desde que aparecieron los antes denominados "nuevos políticos", esas nuevas caras, algunas procedentes de las facultades de ciencias políticas, como Iglesias, Bescansa o el mismo Errejón, otras del sector bancario, como Rivera, los que nos interesamos, y mucho, por la política no nos aburrimos ni un solo minuto. ¡Y qué decir del “show business” antes conocido como “los medios de comunicación”! Dicho esto añado: En una democracia votar es aumentar su calidad y su nivel, hay que ir a votar, tantas veces haga falta. No votar es hacer el juego a la derecha. Esto que quede claro para "los vagos que se dicen hastiados".

El líder de Más País, Íñigo Errejón, se habría puesto como objetivo para las elecciones generales del próximo 10 de noviembre lograr apoyos en al menos 18 circunscripciones, es decir, donde Unidas Podemos logró hasta el 85% de sus escaños en los pasados comicios del 28 de abril.

El líder de Más Madrid, ahora Más País, Íñigo Errejón ha aceptado el encargo de las bases de su formación y será el cabeza de lista por Madrid para las elecciones del 10 de noviembre. El que fuera ‘amigo íntimo’ de Pablo Iglesias luchará ahora en las urnas por el voto de aquellos ciudadanos que se sitúan a la izquierda del PSOE. Pero ya ha avisado que los escaños que saquen irán directamente destinados a sumar fuerzas para que España tenga un gobierno progresista.

La decisión de Más Madrid de concurrir a las elecciones generales del 10 de noviembre bajo la marca, seguramente, de Más País, pone en un grave aprieto a Unidas Podemos y sobre todo a su líder Pablo Iglesias. Esta semana las denominadas confluencias se alejan del proyecto ‘morado’ y abrazan con entusiasmo la llegada de Errejon. Compromís, en Valencia, la Chunta, en Aragón; o En Marea en Galicia han sido los primeros en anunciar su disposición a sumarse al nuevo movimiento político. Desde el PSOE consideran que la vuelta del portavoz de Más Madrid a la política nacional puede ser un “arma de doble filo”, aunque confían en que puede rescatar votos de la abstención. Desde la derecha, creen que la división del voto en el bloque de la izquierda les puede beneficiar.