lahoradigital.com
Edición testing    6 de marzo de 2021

José Manuel Franco

Hace un año se culpabilizó al Gobierno por autorizar las manifestaciones del 8M y este año se le acusa por prohibirlas.

En lo referente al 8M y el feminismo, haga lo que haga el Gobierno español, siempre se le va a culpabilizar. Hace un año, aún sin datos sobre una incipiente pandemia, se señaló al movimiento feminista y al Psoe que lo lidera, como el responsable del estallido de los contagios en España, por haber autorizado las manifestaciones callejeras en el Día de la Mujer. Este año, con conocimiento de causa y datos de la pandemia mucho peores, el Gobierno, a través del Ministerio de Sanidad, ha pedido no salir a la calle para evitar concentraciones: "No ha lugar", ha dicho la ministra de Sanidad, Carolina Darías. Y lejos de entender que estamos aún en picos altos y datos muy malos de la pandemia, los sindicatos UGT, CCOO, Comision 8M, y otros movimientos feministas han decidido "hacer ruido" y recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, la decisión del Delegado del Gobierno en Madrid. Motivo: "se sienten discriminadas". Porque dicen que mientras los "cacerolos, los falangistas, y los negacionistas, salen y se les permite manifestarse, a las mujeres no". Peregrina excusa, desde ciertos grupos feministas, no socialistas, como si fuera un honor equipararse a esos grupos ultras que campean a sus anchas en medio del negacionismo y la insolidaridad cívica. "Hemos hecho lo correcto -dicen las socialistas- Hemos hecho prevalecer la salud y la vida, no solo de las manifestantes, sino de la sociedad en general, antes que asistir a una manifestación masiva, que, dadas las circunstancia no procede" han dicho. Decisión apoyada oficialmente por el Gobierno y por todas y cada una de las ministras y cargos socialistas que el año pasado sostenían la pancantarta, entre ellas Carmen Calvo, Darias, Calviño, Celáa, Valerio, González, Pilar Llop, Beatriz Corredor, etc.

Confusión entre los grupos feministas para decidir si es conveniente o no, preparar manifestaciones el 8-M aunque sean de menos de 500 personas. La Delegación del Gobierno les pide que no acudan.

El Ministerio de Sanidad no considera coherente la celebración de manifestaciones multitudinarias para conmemorar este 8M. Atendiendo a lo sucedido el pasado Día Internacional de la Mujer, lejos de las acusaciones de la oposición que ahora considera que esta fue la principal razón de contagio en nuestro país, Carolina Darias señala que “no ha lugar” a celebrar las marchas en este contexto de pandemia. Pese a que la situación epidemiológica en el país sigue descendiendo, con una tasa inferior a los 250 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, Sanidad no quiere poner en peligro estos avances. Por su parte, al margen de las recomendaciones sanitarias, el Delegado de la Comunidad de Madrid da luz verde a la convocatoria de estas marchas, siempre que no superen las 500 personas. Se da la circunstancia de que el propio Delegado ha añadido que prefiera "que no haya marchas".

La Fiscalía de Madrid ha abierto una investigación penal por la manifestación neonazi, neofascista y franquista celebrada el pasado sábado en memoria de la División Azul, las tropas españolas de Franco que lucharon bajo las órdenes de Hitler en la Segunda Guerra Mundial. Estas manifestaciones se celebran desde 2007 alrededor de un monumento en al Almudena que todavía existe en memoria de estas tropas y las asociaciones vecinales llevan desde entonces pidiendo que la prohíban. La Delegación del Gobierno de la Comunidad de Madrid pedía que se abriera este proceso, tras permitir la celebración de la misma manifestación, por mensajes de odio y vinculados al ejercicio de los Derechos Fundamentales y las Libertades Públicas. Entre estos mensajes, la comunidad judía a través de la Plataforma contra el Antisemitismo y el Movimiento contra la Intolerancia y la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) ha denunciado el proferido por la responsable de la Sección Femenina del partido Falange Española, I. P.: “Es nuestra suprema obligación luchar por España, luchar por Europa, ahora débil y liquidada por el enemigo. El enemigo siempre va a ser el mismo, aunque con distintas máscaras: el judío. […] El judío es el culpable y la División Azul luchó por ello”.

El delegado del Gobierno en Madrid, el socialista José Manuel Franco, ha hablado en Onda Madrid sobre la llegada de la nueva cepa de coronavirus en Reino Unido, de la que los científicos aseguran tiene un 70% más de capacidad de propagación que la actual. Y también de los "insensatos" conciertos multitudinarios de Raphael en Madrid. Pocas horas después de estas declaraciones, España tras la reunión europea, ha decidido sumarse, junto con Portugal, al cierre de fronteras de los vuelos procedentes de Reino Unido. Esta medida ya fue adoptada de forma preventiva en la noche del domingo por catorce países. El ministro de Sanidad británico declaraba este fin de semana que sus contagios estaban “fuera de control”. No obstante, desde hace ya días, todos los pasejeros provenientes del país británico, tuvieron que presentar su correspondiente PCR negativa para poder entrar en España a pasar la navidad con sus familiares. A partir de hoy lunes, y tras haberse reunido con la Comisión Europea, Sánchez ha dado orden de que ya no se admitan vuelos, procedentes de UK.

Los socialistas madrileños se retiran de la convocatoria de la manifestación que se celebrará el próximo domingo en los barrios afectados por las medidas consideradas “segregadoras” de Isabel Díaz Ayuso. El anuncio de su apoyo a esta convocatoria el lunes sorprendía ya que ese mismo día el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llamaba a la cooperación con el Ejecutivo madrileño para frenar la pandemia tras su reunión con la presidenta regional. En sus declaraciones, el secretario general del PSOE madrileño, José Manuel Franco, optaba por reducir la crispación política que ha reinado hasta el momento y posicionaba al partido en consonancia con la nueva ruta tomada por Sánchez. Aun así, los socialistas mantienen las críticas a estas medidas que califican como discriminatorias y continúan apoyando el documento firmado el lunes por las formaciones políticas de izquierdas de Madrid en el que critican duramente las políticas de Ayuso.

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha alejado la posibilidad de que su partido presente ahora una moción de censura para desalojar a Isabel Díaz Ayuso de la presidencia de la Comunidad de Madrid. Desde el Psoe madrileño, sin embargo, el secretario general, José Manuel Franco o el alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala, ya apuntaron esta posibilidad la semana pasada. Pero Ábalos considera que “nosotros no vamos a jugar a eso (...) no creo que sea el momento para mociones”. A pesar de la mala gestión del PP al frente de la región madrileña, los socialistas prefieren hablar de unidad y de poner el foco en enfrentarse a la pandemia que a luchas partidistas.

Así lo ha advertido el secretario general del PSOE de Madrid, José Manuel Franco, ante la situación descontrolada de la pandemia en la Comunidad de Madrid, algo que afecta sobremanera al resto de regiones limítrofes por su alta movilidad con la capital. Es por ello que ha confirmado que se encuentran estudiando proponer a una persona "aunque no sea socialista" para la Presidencia de la Comunidad por "higiene democrática".

Las críticas a la gestión de la pandemia por parte de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se acumulan. No es de extrañar, por tanto, que la sombra de la moción de censura sobrevuele sobre la dirigente 'popular', algo sobre lo que se ha querido expresar el secretario general del PSOE en la región, José Manuel Franco, este martes.

Este 16 de agosto se reunieron en Plaza de Colón negacionistas de la pandemia provocada por el coronavirus, convocados por Fernando Vizcaíno. La Delegación de Gobierno de Madrid ha estimado necesario imponer 30 denuncias, entre las que se incluye a los organizadores. José Manuel Franco, delegado del Gobierno en Madrid, ya ha avisado que los que hayan roto las medidas aprobadas para frenar la pandemia deberán responder ante la justicia.

Hace apenas unas semanas se conocía que la titular del Juzgado de Instrucción nº 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, había acordado el sobreseimiento del caso conocido como 8-M al considerar que, tras la práctica de las diligencias de investigación acordadas en el procedimiento, no hay indicios de delito en los hechos atribuidos al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, a quien los denunciantes imputaban una prevaricación administrativa. La Fiscalía Provincial de Madrid y la Abogacía del Estado que ejerce la defensa del delegado del Gobierno habían solicitado previamente el archivo de dicha instrucción.

​Su Majestad el Rey presidió el acto de jura del cargo y entrega de los títulos profesionales a los miembros de la XXXIV promoción de la Escala Básica de la Policía Nacional destinados en prácticas a Madrid. Debido a la situación actual derivada de la pandemia y atendiendo a los criterios sanitarios y de seguridad interpersonal establecidos por el Gobierno, este acto se ha desarrollado simultáneamente en tres sedes de Madrid: Canillas, Carabanchel e IFEMA. Los componentes que han recibido sus títulos profesionales en estas tres sedes son aquellos que han realizado sus prácticas en la Comunidad de Madrid.

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, ha defendido este lunes haber actuado "con la máxima lealtad institucional" y "de la mejor manera posible". Sin embargo, el dirigente socialista ha revelado que "nadie va quitarme la opinión" de lo que ha pasado en los últimos meses en la región y ha advertido que "siempre antepondré el interés general a los intereses partidistas".

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, ha replicado a la presidenta de la región, Isabel Díaz Ayuso, defendiendo la "magnífica labor" del Ejército en Madrid, que ayudó a no sufrir "peores efectos" durante los peores momentos de la emergencia sanitaria.

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, ha hablado este lunes sobre las acusaciones vertidas sobre su persona y la causa, ya archivada por la juez, del 8-M. El dirigente socialista se ha mostrado muy critico, sobre todo con el informe de la Guardia Civil, que ha tildado de "chapucero" e "impropio" de la Benemérita, ya que contenía "manipulaciones" e informaciones "sesgadas".

Se acabó el show, al menos de momento. La jueza Carmen Rodríguez-Medel de Madrid ha decidido archivar la causa sobre la no prohibición de actos multitudinarios como el del 8-M en los primeros días de marzo por la que citó como investigado al delegado del Gobierno en Madrid y secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco. En un auto de más de 50 páginas, la magistrada llega a la conclusión que la Delegación del Gobierno no tuvo conocimiento “cierto, objetivo y técnico” del riesgo de estas manifestaciones. Por tanto, no ve indicios del delito de prevaricación administrativa. Numerosos juristas ven en esta investigación un componente político que ha estado, además, alentado por el polémico informe policial de la Guardia Civil que se basó en recortes periodísticos, bulos, suposiciones y flagrantes fallos documentales. Tanto la Fiscalía como la Abogacía del Estado pedían el sobreseimiento, pero el caso ha acabado con el archivo provisional.