lahoradigital.com
Edición testing    1 de diciembre de 2020

José Luís Martínez Almeida

El centro de Madrid se ha llenado este fin de semana de miles de personas dispuestas a ver el encendido navideño de este 2020, así como a aprovechar las ofertas del ‘Black Friday’ que sirven a muchos como antesala a las compras navideñas. Tras una gran indignación de la ciudadanía en las redes sociales, el ayuntamiento de Madrid ha confirmado que las aglomeraciones producidas en la Puerta del Sol, la calle Preciados, Callao y las calles aledañas entraban dentro de lo “previsto”, aunque la situación no garantizase en muchos momentos la distancia de seguridad necesaria para frenar la pandemia de coronavirus.

Decía que la verdad no le interesa a casi nadie. Llamamos verdad a lo que coincide con los hechos racionalmente explicables y los hechos pueden resultar desagradables o aburrir mortalmente. ¿A quién le importa que miles enfermen y mueran? A sus familiares y amigos y a unos pocos empáticos.

Sánchez ha convocado un Consejo de Ministros extraordinario este viernes para forzar a Ayuso a tomar una decisión restrictiva drástica para Madrid, o bien decretar el Estado de Alarma.

El presidente del Gobierno ha manifestado desde Argelia, donde está en viaje oficial, que el Ejecutivo utilizará todos los instrumentos a su alcance para implementar las medidas sanitarias necesarias que permitan cortar la peligrosa extensión del coronavirus en la Comunidad de Madrid. El dirigente socialista no descarta incluso decretar el Estado de Alarma “un mecanismo que resultó ser muy eficaz en doblegar la curva y mantener a raya el virus”. Por su parte, la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado ahora que retirará el recurso que presentó contra las medidas que decretó el ministerio de Sanidad y emplaza a la Administración Central a aprobar entre todos una normativa que impida que se siga extendiendo la Covid-19. Sánchez ha convocado un Consejo de Ministros extraordinario este viernes para forzar a Ayuso a tomar una decisión restrictiva drástica para Madrid, o bien decretar el Estado de Alarma. Lo fundamental para este Gobierno es la "Salud de los madrileños por encima de cualquier otra cosa".

Fuentes cercanas al Ejecutivo central destacan la reunión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con la dirigente popular como un primer paso hacia el endurecimiento de las medidas de restricción en favor de la contención de la pandemia en Madrid, que Isabel Díaz Ayuso se habría negado a tomar hasta el momento, intentando seguir la línea marcada por el Partido Popular de rechazar de pleno todo tipo de confinamiento, así como los sucesivos Estados de Alarma que, pese a la altura de miras de sus homólogos de derechas, Ciudadanos, se negaron a apoyar durante los peores momentos de la pandemia. Momentos, valga la redundancia, que se podrían volver a repetir.

Sánchez y Ayuso acuerdan una mesa de trabajo de los gobiernos de España y de Madrid, contra la pandemia. Ayuso ha pedido que cese el activismo en las calles y el Presidente del Gobierno ha vuelto a pedir unidad porque "esta es una batalla epidemiológica, no ideológica", ha resaltado.

La reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso de este lunes había suscitado muchas expectativas por lo inédito del encuentro. Lo primero que ha pedido Sánchez es unidad, unidad y más unidad y ha dicho que "quienes esperaban confrontación se van a ir con las manos vacías". Y es que, efectivamente la opinión pública estaba expectante por las muchas discrepancias que ambas administraciones han tenido desde el inicio de la pandemia, en el mes de marzo. No obstante, dada la trancendencias geopolítica de Madrid, como km 0 de España, gran parte de la población y muchos líderes políticos deseaban por el bien de todos, que la reunión sirviera de cooperación y se dejaran a un lado las posturas ideológicas. Especialmente que desde el PP de Casado y el de Ayuso, se dejara de culpar permanentemente a Sánchez de la gestión que se realizaba en Madrid. Finalmente, a falta de que se concreten con hechos las palabras de este lunes, el Presidente socialista del Gobierno y la presidenta popular de Madrid, han llegado a un acuerdo de colaboración que se materializa en crear un “espacio de colaboración” que se reunirá semanalmente para analizar la situación y tomar las mejores soluciones. En un ambiente cordial, ambos dirigentes han explicado en una rueda de prensa conjunta la importancia de los acuerdos alcanzados y se han emplazado a seguir una senda de colaboración.

Madrid se ha vuelto a convertir en las últimas semanas en el epicentro de la pandemia en nuestro país. Pese a esta situación, dirigentes 'populares', como el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, intentan quitar hierro al asunto asegurando que la Comunidad "está siendo señalada" por el Gobierno de Pedro Sánchez, aunque reconoce que "no maltratada".

Un proyecto que contempla la peatonalización de la Puerta del Sol y que cerrará el tráfico, solo permitiendo su paso de vehículos privados por el acceso a la calle Mayor.

Era un secreto a voces que Pablo Casado y, sobre todo, algunos de sus barones territoriales de más peso estaban cada vez más alejados de las formas de su portavoz en el Congreso, la incisiva Cayetana Álvarez de Toledo. Y en la plena calma que da el mes de agosto, el líder popular ha decidido cesarla y remodelar parte de su cúpula directiva con la entada de la nueva portavoz, Cuca Gamarra; a la que se suman el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida y Ana Pastor. La diputada popular por Barcelona ha reaccionado airada y con dureza a la decisión de su partido y tras conocerse la noticia reunió a los medios a las puertas del Congreso para afirmar que “el señor Casado considera que mi concepción de la libertad es incompatible con su autoridad. Es una visión que no comparto”. Y añadió que la decisión es “perjudicial para el grupo parlamentario, para el PP y para una España fuerte, adulta, moderna y de ciudadanos libres e iguales”. Si este movimiento es un intento de Casado de regresar al partido a la moderación, no parece que le vaya a salir gratis la apuesta.

Algunos ayuntamientos dirigidos por el Partido Popular y otros partidos políticos han mostrado al Gobierno Central su desacuerdo por el plan que ha diseñado para que los entes locales puedan utilizar sus remanente presupuestarios. Hay que recordar que la Ley de Estabilidad Presupuestaria aprobada por el gobierno de Rajoy impide legalmente a los ayuntamientos endeudarse y reinvertir sus ahorros. Por este motivo, desde Hacienda se ha propuesto una vía alternativa que permita a los municipios tener capacidad económica para hacer frente a la crisis del coronavirus. Ésta consiste en que los ayuntamientos 'presten' ese dinero al Gobierno de España para que se les devuelva en dos tramos, uno ya inmediato, de alrededor de 5.000 millones; y el restante, de unos 13.000 millones en un periodo de 10 años. Los alcaldes no están de acuerdo en el sistema, pero aún se negocia a través de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para que se pueda apruebar la medida en un futuro Consejo de Ministros.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso está resultando incontenible en cuanto a propaganda y banalización sobre la peor catástrofe sanitaria que vive España, Europa y el drama que vive el mundo entero. Sus ansias de figurar, sus poses de starlet, ni siquiera le impiden saltarse las normas de seguridad exigidas por Real Decreto Ley a todos los españoles con tanto sacrificio, como así lo ha demostrado en el multitudinario jolgorio que ha organizado, este 1 de Mayo, en el IFEMA. Ha pasado de posar con los féretros en el Palacio de Hielo, de llorar con falsas lágrimas negras y negar los aplausos y las alegrías en los hospitales cada vez que daban un alta, a ponerse al frente de una multitud, convocada por ella misma, bien juntitos, todo su séquito e invitados, y hasta ponerse detrás de la barra de un food-truck a repartir bocatas a mano limpia (es decir mucha gente sin guantes). A ello le precede la queja permanente hacia todo lo que hace el Gobierno. Todo está mal. Ayuso no matiza. ¿Qué está mal?. Todo. Se lo pone fácil a si misma. "No a todo", que diría la "inclita" Teresa Saíz, la transfuga ignorante del Tamayazo cuando le preguntaban sobre su huida de la Asamblea para robarle la presidencia a Simancas: "A todo no". Y de la misma manera, la insustancial Ayuso, la que le llevaba el perrito a Aguirre, acusa a Sánchez de una cosa y la contraria. Se queja de que Sánchez no se reune con los presidentes, de que no les informa, pero es ella misma la que se escapa de las teleconferencias con todos los presidentes autonómicos porque tiene hora con los fotógrafos, bien para un posado en la misa de la Almudena, preparada con el ritmel corrido por las lágrimas de actriz de quinta, o bien porque llega tarde tras el posado con el avión. Este dos de Mayo, día de la Comunidad de Madrid, no extrañaría a nadie que se auto impusiera la medalla de Oro. ¿A qué señora Presidenta, al estado en el que mantenía su gobierno la inspección y gestión de las Residencias de Mayores?.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso pide intervenir la primera en la reunión de lideres territoriales para asistir a una ceremonia para velar por las victimas de Covid-19 en la Catedral madrileña de La Almudena. En dicha ceremonia religiosa, se pudo apreciar una imagen, más cercana al márketing intencionado, de la presidenta madrileña, llorando lágrimas negras de ritmel. Un posado que ha dado mucho que hablar en las redes, donde se duda de su sinceridad.

Los indicó el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Estas medidas forman parte de un listado de peticiones que empresarios del sector elevaron al ayuntamiento. Además, solicitaron que se renuncie de forma temporal "al cobro de las tasas de terrazas de veladores por la ocupación del espacio público durante el año 2020".

La portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, ha prometido dar el "apoyo total" de su grupo a las medidas que adopte el Gobierno municipal de la capital porque entienden que "quieren lo mejor para la ciudad". El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado que la semana que viene se reabrirá el servicio municipal de bicicletas BiciMad.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha recibido este martes, 14 de abril, en la Base 0 de SAMUR-Protección Civil al medio centenar de funcionarios y voluntarios sanitarios que en estos últimos días han ayudado a sostener el sistema sanitario de Castilla y León. En el recibimiento ha estado presente también la delegada de Seguridad y Emergencias y portavoz municipal, Inmaculada Sanz, que ha resaltado que "ya hay un nuevo destacamento del SAMUR-PC en Soria y Segovia, que ha cogido el relevo de los que han regresado a Madrid y que va a seguir trabajando incansablemente para vencer esta pandemia".

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha supervisado este lunes, 13 de abril, un nuevo envío de material sanitario adquirido en esta ocasión por el consistorio madrileño para combatir a la pandemia del coronavirus. El material ha empezado a repartirse este mismo lunes por la mañana entre la plantilla municipal que presta los servicios esenciales en esta crisis sanitaria.