lahoradigital.com
Edición testing    27 de enero de 2021

Isabel Díaz Ayuso

El Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad de la Universidad Politécnica de Madrid ha publicado un estudio, basado en los datos de movilidad laboral de la Encuesta Domiciliaria de Movilidad de 2018, que demuestra que las restricciones en 37 zonas básicas de salud que la Comunidad de Madrid ha impuesto para frenar la extensión de la pandemia tiene una validez muy limitada. El estudio estima que el 86,5% de las personas trabajadoras que viven en las zonas confinadas se desplazan todos los días a otras áreas por motivos de trabajo. Por tanto, la movilidad sigue como antes. Más de 220.000 personas se desplazan todos los días hacia sus puestos de trabajo desde estas áreas y la mitad de ellos utilizan el transporte público.

El pasado 14 de marzo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaba la activación del Estado de Alarma y dijo a toda la población que “tenemos por delante días muy duros”. Ayer, site meses después del inicio de la crisis sanitaria, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, volvió a repetir estas preocupantes palabras “vienes semanas muy duras”. Pero esta vez acotó la situación a la Comunidad de Madrid. La región tiene los datos disparados, 37 zonas básicas sanitarias tienen limitaciones al movimiento y este viernes se sumarán seguramente 16 zonas más. La incidencia acumulada de los últimos 14 días supera los 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes y los hospitales tienen un porcentaje altísimo de camas y camas UCI ya ocupadas. Además, la Atención Primaria sigue sin reforzar y no hay rastreadores suficientes para tratar de localizar a los que tienen contacto directo con algún positivo por Covid-19. Todas las autoridades sanitarias coinciden en afirmar que la situación es preocupante por lo que lo prioritario es doblegar la curva de contagios.

Fuentes cercanas al Ejecutivo central destacan la reunión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con la dirigente popular como un primer paso hacia el endurecimiento de las medidas de restricción en favor de la contención de la pandemia en Madrid, que Isabel Díaz Ayuso se habría negado a tomar hasta el momento, intentando seguir la línea marcada por el Partido Popular de rechazar de pleno todo tipo de confinamiento, así como los sucesivos Estados de Alarma que, pese a la altura de miras de sus homólogos de derechas, Ciudadanos, se negaron a apoyar durante los peores momentos de la pandemia. Momentos, valga la redundancia, que se podrían volver a repetir.

Los socialistas madrileños se retiran de la convocatoria de la manifestación que se celebrará el próximo domingo en los barrios afectados por las medidas consideradas “segregadoras” de Isabel Díaz Ayuso. El anuncio de su apoyo a esta convocatoria el lunes sorprendía ya que ese mismo día el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llamaba a la cooperación con el Ejecutivo madrileño para frenar la pandemia tras su reunión con la presidenta regional. En sus declaraciones, el secretario general del PSOE madrileño, José Manuel Franco, optaba por reducir la crispación política que ha reinado hasta el momento y posicionaba al partido en consonancia con la nueva ruta tomada por Sánchez. Aun así, los socialistas mantienen las críticas a estas medidas que califican como discriminatorias y continúan apoyando el documento firmado el lunes por las formaciones políticas de izquierdas de Madrid en el que critican duramente las políticas de Ayuso.

Continúa la polémica con las medidas de Isabel Díaz Ayuso para frenar el avance del Coronavirus en Madrid. Los alcaldes de los municipios afectados por unas medidas calificadas de “segregadoras y discriminatorias” denuncian la incoherencia en la aplicación de estas medidas al existir zonas que cumplen los requisitos para ser confinadas, pero se han librado de estas restricciones. Los alcaldes han exigido informes técnicos que expliquen este tratamiento y algunos han acusado al Gobierno regional de estar siguiendo un criterio partidista al aplicar las medidas, ya que solo se encuentran confinados municipios gobernados por el PSOE, mientras que los gobernados por el PP han quedado fuera de la aplicación de la medida de manera inexplicable.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, señala la necesidad de reducir totalmente la movilidad en Madrid para asegurar la eficacia de las medidas impuestas en la Cmunidad por parte del gobierno regional, además de limitar los contactos con las personas que no convivan en el mismo grupo familiar. Por su parte, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, se une a la preocupación e indica la importancia del cumplimiento de tales medidas para frenar el incremento de contagios. Mientras tanto, los contagios siguen subiendo y ya hay 16 zonas sanitarias de la región que presentan cifras por encima del límite que marca el confinamiento.

Isabel Díaz Ayuso se ha convertido en la protagonista por excelencia de la pandemia no solo a nivel madrileño sino de todo el territorio español. Ha conseguido convertir su región en el epicentro de la pandemia europea, con la mayor tasa de incidencia del virus, descontrolado en esta segunda oleada otoñal. El co portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Rafael Simancas, ha contestado a la presidenta madrileña, que un día antes había asegurado "no poder contratar médicos porque no los hay" que se trata de una mala excusa, "hay médicos y enfermeros" -ha dicho Simancas- "al igual que hay profesores. "Claro, si los sueldos que se ofrecen son sueldos indignos y los contratos son extraordinariamente precarios, ¿qué hacen los médicos? Pues ir a Guadalajara, ir a Cuenca, ir a Portugal o ir a Inglaterra, que es lo que está ocurriendo en estos momentos", apuntó el socialista.

Este martes es el segundo día de limitaciones a la movilidad de las 37 zonas básicas sanitarias de la región en las que la incidencia acumulada de los últimos 14 días es superior a 1.000 por cada 100.000 habitantes. Según ha adelantado la presidenta Isabel Díaz Ayuso es posible que en los próximos días se amplíen esas medidas a otras áreas o incluso a toda la Comunidad, en función de la evolución de la pandemia. En el primer día de confinamiento, los alcaldes de los municipios afectados se quejaron porque hay otras ciudades con más incidencia que no han sido confinadas. Es el caso del área de Las Fronteras, en Torrejón de Ardoz. Y, por otro lado, los expertos se preguntan por qué se ha decidido aplicar restricciones por encima de los 1.000 casos cuando se recomienda que el peligro llega ya con tasas superiores a 200 casos.

Sánchez y Ayuso acuerdan una mesa de trabajo de los gobiernos de España y de Madrid, contra la pandemia. Ayuso ha pedido que cese el activismo en las calles y el Presidente del Gobierno ha vuelto a pedir unidad porque "esta es una batalla epidemiológica, no ideológica", ha resaltado.

La reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso de este lunes había suscitado muchas expectativas por lo inédito del encuentro. Lo primero que ha pedido Sánchez es unidad, unidad y más unidad y ha dicho que "quienes esperaban confrontación se van a ir con las manos vacías". Y es que, efectivamente la opinión pública estaba expectante por las muchas discrepancias que ambas administraciones han tenido desde el inicio de la pandemia, en el mes de marzo. No obstante, dada la trancendencias geopolítica de Madrid, como km 0 de España, gran parte de la población y muchos líderes políticos deseaban por el bien de todos, que la reunión sirviera de cooperación y se dejaran a un lado las posturas ideológicas. Especialmente que desde el PP de Casado y el de Ayuso, se dejara de culpar permanentemente a Sánchez de la gestión que se realizaba en Madrid. Finalmente, a falta de que se concreten con hechos las palabras de este lunes, el Presidente socialista del Gobierno y la presidenta popular de Madrid, han llegado a un acuerdo de colaboración que se materializa en crear un “espacio de colaboración” que se reunirá semanalmente para analizar la situación y tomar las mejores soluciones. En un ambiente cordial, ambos dirigentes han explicado en una rueda de prensa conjunta la importancia de los acuerdos alcanzados y se han emplazado a seguir una senda de colaboración.

Organizaciones y sindicatos de la Comunidad de Madrid animan a la ciudadanía a manifestarse contra las calificadas “medidas inútiles” por parte del gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Partidos políticos como PSOE y Unidas Podemos alientan a la convocatoria de protestas en Madrid para el domingo 27 de septiembre, con la misión de exigir un plan sanitario eficaz para paliar los efectos del coronavirus en la región.

Este lunes han entrado en vigor las nuevas medidas de restricción de movilidad en 37 áreas sanitarias de la Comunidad de Madrid. Miles de ciudadanos se echaron a las calles el pasado domingo para mostrar su rechazo a este confinamiento perimetral que afecta en gran medida a la zona sur de la capital y de la región, zonas eminentemente pobres y obreras. Pero también, vecinos de otras zonas se han solidarizado con la protesta, concentrándose frente a sedes municipales de distrito, pidiendo a Isabel Díaz Ayuso que rectifique, aunque la consigna más repetida ha sido la que exige su dimisión, convirtiéndose en tendencia también en redes sociales. Las protestas denuncian la discriminación de los barrios más obreros que no tienen más remedio que coger el transporte público, con el Metro abarrotado, cada día para ir a "servir a los barrios ricos" y después volver a sus zonas hacinadas para confinarse.

Una ciudad en la que más de 200 policías locales controlarán el perímetro de las 26 zonas más afectadas por los nuevos brotes por coronavirus, con el fin de garantizar el cumplimiento de las medidas anunciadas el pasado viernes por la Comunidad Madrid

Ángel Gabilondo “nunca ha descartado una moción de censura” contra la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso, pero le parece más eficaz y serio ofrecer toda la ayuda necesaria para que el gobierno de Madrid cambie radicalmente su inacción de estos meses frente al rebrote del Covid19. Se necesita coordinar adecuadamente con todas las fuerzas de la Asamblea, y también del Gobierno de España, una serie de medidas que sirvan para frenar la pandemia, proteger la salud y la economía de todos los madrileños, y sobre todo, luchar contra la pobreza y la desigualdad. También ha mostrado su desacuerdo con las medidas y restricciones de movilidad, por barrios, que la presidenta ha dictaminado para comenzar este lunes. Durante una entrevista en La Sexta, Gabilondo se ha defendido de las críticas a su manera "elegante" de hacer política porque "no todo se reduce a un twit", ha dicho con "socarronería del norte".

Los municipios de las zonas obreras, más afectadas del Sur de la capital madrileña, que tendrán que confinar sus barrios, se han reunido este domingo para protestar contra las restricciones de movilidad establecidas por la presidenta Díaz Ayuso, a causa del alarmante repunte de casos por coronavirus, que en algunas zonas rebosan los ratios de la OMS multiplicadolos hasta por diez o por doce. En algunos de estos barrios humildes, se superan los 1.200 nuevos positivos por cada cien mil habitantes, a dos semanas vistas. Estas medidas entran en vigor este lunes, afectando a 37 zonas de la Comunidad de Madrid. Territorios de Madrid Sur como Fuenlabrada, Getafe y Parla han respaldado estas manifestaciones apoyadas por Unidas Podemos, bajo el grito “Ayuso dimisión”. Denuncian que las medidas son de facto, una "segregación por clases".

El líder de la oposición, Pablo Casado, lleva meses poniendo la gestión del gobierno de la Comunidad de Madrid, de Isabel Díaz Ayuso, como ejemplo de gestión de la pandemia. Estaban tan seguros de que lo que hacían era lo correcto que ha contrapuesto sus medidas con las que ha ido tomando el Gobierno central. Y se han opuesto al Estado de Alarma, y quisieron salir cuanto antes de las fases de la desescalada, incluso contra todo criterio científico. Pero hace un par de semanas, Ayuso se vió ahogada por los datos que sitúan a Madrid como epicentro europeo de la pandemia. Tanto es así, que su vicepresidente no tuvo màs remedio que lanzar una llamada de socorro y afirmó que el gobierno regional no puede por sí solo afrontar la situación. Enfrente, el presidente Sánchez reaccionó con prontitud y ofreció, como lo ha hecho desde el mes de junio, la ayuda del Ejecutivo central. Este mismo lunes acude a la Puerta del Sol a reunirse con Ayuso para ofrecerle toda su colaboración y establecer estrechos lazos de cogobernanza, porque lo que importa, dice Sánchez no son los colores políticos sino "doblegar la curva de rebrotes" en esta segunda oleda.