lahoradigital.com
Edición testing    25 de enero de 2021

Isabel Díaz Ayuso

Este viernes a partir de las 22:00 horas comenzaron las restricciones a la movilidad en la Comunidad de Madrid que afectarán a 4,8 millones de madrileños. Estas restricciones se extienden a diez municipios, fundamentalmente del sur, además de la propia ciudad de Madrid. Las medidas permiten la movilidad dentro de cada área municipal, pero restringen horarios y aconsejan salir para lo imprescindible e intentar no reunirse salvo lo estrictamente necesario y con pocas personas, los parques seguirán abiertos y los colegios y universidades funcionando también. Estas restricciones limitarán las entradas, salidas y aforos de los madrileños, aunque no excluirán las llegadas procedentes de otras ciudades o de Barajas (recuérdese que Barajas sólo ha aportado el 0,2 del toal de los contagios). El comité de expertos científicos ha asegurado que los durísimos datos de incremento de contagios, hospitalizados y UCIs (el 37% del total nacional) apuntan a que la situación en Madrid es muy grave y por tanto las medidas son inevitables aunque el pulso que el gobierno regional de Ayuso ha echado al Gobierno de la Nación y al comité de científicos, ha hecho que estas medidas lleguen más tarde de lo debido. Aún así, la inmensa mayoría de las Autonomìas las aprueban, salvo Madrid, que ha recurrido a los tribunales.

La abogada estatal, Clotilde de la Higuera, ha firmado un informe en el que concluye que Madrid deberá acatar la nueva normativa establecida desde Sanidad por el Consejo Interterritorial de Salud a pesar de su rechazo a las mismas. El gobierno regional madrileño, a través de su presidenta Díaz Ayuso insistió en que el Consejo no tiene capacidades para imponer restricciones sobre la región. Otra soberana metedura de pata, ya que al cabo de pocas horos tuvo que reconocer que efectiamente, las normas son de“obligado cumplimiento con independencia del sentido de su voto”. Esta norma ya se ha publicado en el BOE y otorga 48 horas a la Comunidad de Madrid para aplicarla. Desde la capital española, Ayuso ha informado de que acatarán la ley, pero la llevarán a los tribunales para “defender los intereses legítimos de los madrileños”.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha adelantado este jueves, en una entrevista en EsRadio que los servicios de Emergencias 112 tendrán acceso a los datos de las personas diagnosticadas por Covid19. El objetivo de esta nueva medida es controlar que los ciudadanos siguen la cuarentena de obligado cumplimiento para frenar la transmisión del virus. La nueva orden se publicará este mismo jueves en el Boletín Oficial del Estado de la Comunidad de Madrid y se une al resto de normas aprobadas por el Gobierno regional. Por otro lado, Ayuso continúa rechazando las restricciones recomendadas por el Ejecutivo central, a pesar de que las cifras de contagios y fallecidos en Madrid siguen aumentando a un ritmo muy grave.

  • El conflicto entre la Comunidad de Madrid y el ministerio de Sanidad sobre las medidas a adoptar en aquellos municipios donde la incidencia de la pandemia está fuera de control ha llegado este jueves a la Asamblea de Madrid. Tras la aprobación de las nuevas restricciones en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, la Comunidad amenazó con no cumplir lo, pactado previamente, y aprobado después, ya que el propio consejero madrileño, Enrique Ruiz Escudero afirmó, de forma errónea, que no tenía validez jurídica, algo que ha dejado claro el Gobierno de España.

  • El portavoz del PSOE en Madrid, Ángel Gabilondo, ha mostrado honda preocupación por la pandemia y ha señalado la percepción de inseguridad y desconfianza generalizada entre los madrileños. Por eso ha pedido a la presidenta popular, Ayuso, que “tome con urgencia las medidas y cumpla con la ley “como es su deber”

  • El Consejo Interterritorial aprueba por inmensa mayoría el Plan del Gobierno. Sin embargo, Madrid, Cataluña, Andalucía y Galicia votan en contra.
  • Nadie entiende la posición de Madrid, que pidió que las medidas se extendieran al resto de España y despues dió su voto en contra, ya que es la región con peor situación epidemiológica de Europa y donde urge imponer las medidas acordadas.
  • Mientras se vetan y se posponen las necesarias decisiones que permitan frenar la pandemia, España notifica otros 11.000 nuevos casos de enfermos y 177 muertes en las últimas 24 horas. El cuarenta por ciento de los datos negativos nacionales, se dan en Madrid

El infantilismo político de Ayuso, cuya ineficacia ha originado el descontrol de la pandemia en Madrid, foco pandémico europeo, basó su acuerdo con el Gobierno en extender normas al resto de CCAA

Las posiciones del PP y de su gobierno en la Comunidad de Madrid, en manos de Isabel Díaz Ayuso, siguen una actitud frentista contra el Gobierno de España en medio de la peor pandemia de los últimos 100 años. El Ejecutivo de Pedro Sánchez, instalado desde hace meses en "la unidad y centrado en la lucha contra la Covid-19", sufre permanentemente una política de tierra quemada, plagada de provocaciones de la derecha y la ultra derecha que les invitan a la confrontación. Ante esto, el Gobierno ha optado por armarse de paciencia para priorizar lo verdaderamente importante ahora: "controlar la incidencia del Covid, especialmente en Madrid, que ostenta el 30% de los casos, muertes y hospitalizaciones". Así, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, armado de "paciencia infinita" en su negociación con el Gabinete de Ayuso, ha conseguido alcanzar un acuerdo para que Madrid asuma que debe endurecer las restricciones en su región para frenar el descontrol comunitario de la Covid-19, que es el más alto de toda Europa. Muchos pedían "Ya" una intervención inmediata del Gobierno que hubiera conllevado a un "choque de trenes y a un conflicto judicial entre administraciones", olvidando lo urgente de la situación. Si el "infantilismo político" de Ayuso, para tapar sus errores, exigía "un criterio común para todas aquellas ciudades españolas de más de 100.000 habitantes por el que se llevarán a cabo limitaciones a la movilidad cuando se superen unos determinados umbrales en tres parámetros concretos", Illa se lo ha concedido y de esa forma salvar a Madrid sin más dilación, donde ya se está llegando tarde.

La guerra abierta de la Comunidad de Madrid contra el ministerio de Sanidad sigue su curso y el final del conflicto es aún incierto. El ejecutivo regional se niega a ver la realidad y a asumir que los datos de la pandemia están descontrolados, lo que no hará más que agravarse en las próximas semanas. Ahora, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso presume de unos datos de ingresos hospitalarios que ha ‘retorcido’ para que parezcan positivos cuando son todo lo contrario. El ministro Salvador Illa puso encima de la mesa los datos que justifican la adopción de medidas más contundentes: 13.449 nuevos casos en los últimos tres días, 223 fallecidos y una incidencia acumulada que se acerca ya a los 800 casos por cada 100.000 habitantes.

Cristina Narbona, presidenta del PSOE, exige una mayor responsabilidad por a los líderes del PP, Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso, en esta lucha que mantienen contra el Gobierno, mientras éste solo pide unidad para luchar contra el único enemigo: la pandemia del coronavirus. La presidenta reclama el fin de esta “batalla partidista”, y asegura que la única opinión considerable respecto a la situación de Madrid, es la que procede de los expertos. Así mismo, la dirigente socialista indica la necesidad de imponer "medidas más estrictas en la Comunidad de Madrid". Sobre la inhabilitación del president de la Generalitat, Quim Torra, Narbona señala la urgencia de una rápida convocatoria de elecciones para evitar el bloqueo de Cataluña.

Los expertos epidemiólogos Daniel López Acuña y José Martínez Olmos se han pronunicado en una entrevista para La Ser contra las medidas de confinamiento selectivo de Isabel Díaz Ayuso que consideran insuficientes. Ambos llaman a que se tomen medidas conjuntas para todo el territorio madrileño que tendría que volver inmediatamente a la Fase 1 de restricciones para intentar doblegar la curva de contagios. Denuncian la falta de un plan de choque para reforzar la sanidad y de unos umbrales que marquen de forma clara las restricciones a las que ceñirse y, declaran que ahora es demasiado tarde para tomar medidas más laxas y la única forma de frenar la expansión del virus "va a ser con un confinamiento total".

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en una entrevista para Antena 3 ha confirmado que Madrid no volverá a la fase de confinamiento e insiste que las medidas que el Gobierno Central ha tomado se basan únicamente en un motivo político. Además, ha enfatizado acerca de la actitud tomada por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien apoyó desde un principio las medidas tomadas por la presidenta, y el pasado viernes cambió de opinión inesperadamente.

Un total de 45 zonas básicas de salud en Madrid se levantan hoy con medidas de confinamiento selectivo. Se suman así ocho nuevas áreas a las 37 anteriores que desde el pasado lunes se encuentran bajo las restricciones de movilidad impuestas por el Gobierno madrileño, lo que afecta a 1’2 millones de personas. La Comunidad de Madrid es la región más afectada por el coronavirus en todo el territorio español y desde Sanidad exigen que se tomen medidas “más drásticas” para frenar la expansión del virus pero Ayuso continúa rechazando un confinamiento total de la región.

Tristeza e impotencia son las dos emociones que mejor definirían como nos sentimos muchos españoles por lo que está ocurriendo, otra vez en Madrid. A causa de una pésima gestión de la pandemia por parte, tanto de la Comunidad de Madrid, como del ayuntamiento, ambos gobiernos sustentados por acuerdos entre el Partido Popular, Ciudadanos y Vox. Los intereses económicos y la táctica partidista, se han situado por encima de la defensa de la salud y de la vida de los residentes en Madrid. El quid de la cuestión para afrontar esta pandemia, la mayor crisis sanitaria y económica desde principios del siglo XX, consiste en encontrar el equilibrio entre las medidas científicas y sanitarias capaces de construir un muro contra la propagación del virus para evitar el colapso de lo que queda de la Salud Pública y las medidas adoptadas durante las diferentes desescaladas con el objetivo de no colapsar nuestro sistema económico. Lo que vulgarmente se llama: la bolsa o la vida.

Tras las manifestaciones de este fin de semana contra las medidas restrictivas por zonas, del gobierno regional de Madrid, en la tarde de este jueves se produjeron cargas policiales contra vecinos que protestaban en el barrio de Vallecas. Lo que terminó con seis manifestantes y cuatro policías heridos. Los altercados sucedieron cerca del centro de salud Ángela Uriarte hacia la Asamblea regional, donde los manifestantes cortaron la calle, momento en el que la policía decidió cargar contra ellos. Tres personas de entre 17 y 19 años fueron detenidas en el altercado, que la Policía Nacional ha calificado de “proporcional”, pero que ha recibido muchas críticas por parte de grupos de izquierdas que lo compararon con el guante blanco policial, del pasado mayo, a los "cacerolos" de Núñez de Balboa.

El Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad de la Universidad Politécnica de Madrid ha publicado un estudio, basado en los datos de movilidad laboral de la Encuesta Domiciliaria de Movilidad de 2018, que demuestra que las restricciones en 37 zonas básicas de salud que la Comunidad de Madrid ha impuesto para frenar la extensión de la pandemia tiene una validez muy limitada. El estudio estima que el 86,5% de las personas trabajadoras que viven en las zonas confinadas se desplazan todos los días a otras áreas por motivos de trabajo. Por tanto, la movilidad sigue como antes. Más de 220.000 personas se desplazan todos los días hacia sus puestos de trabajo desde estas áreas y la mitad de ellos utilizan el transporte público.

El pasado 14 de marzo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaba la activación del Estado de Alarma y dijo a toda la población que “tenemos por delante días muy duros”. Ayer, site meses después del inicio de la crisis sanitaria, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, volvió a repetir estas preocupantes palabras “vienes semanas muy duras”. Pero esta vez acotó la situación a la Comunidad de Madrid. La región tiene los datos disparados, 37 zonas básicas sanitarias tienen limitaciones al movimiento y este viernes se sumarán seguramente 16 zonas más. La incidencia acumulada de los últimos 14 días supera los 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes y los hospitales tienen un porcentaje altísimo de camas y camas UCI ya ocupadas. Además, la Atención Primaria sigue sin reforzar y no hay rastreadores suficientes para tratar de localizar a los que tienen contacto directo con algún positivo por Covid-19. Todas las autoridades sanitarias coinciden en afirmar que la situación es preocupante por lo que lo prioritario es doblegar la curva de contagios.