lahoradigital.com
Edición testing    20 de enero de 2021

Isabel Díaz Ayuso

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, ha reclamado al Gobierno de la Comunidad de Madrid que adopte “las medidas necesarias” para combatir la pandemia de coronavirus. A su vez, ha declarado que hay problemas con las cifras de la región, lo que ha calificado de “bastante inquietante”, por lo que “deben contrastarse los datos evitando los retrasos en la notificación y la dilación en los registros”.

El Gobierno central y la Comunidad de Madrid han celebrado este martes una nueva reunión del Grupo Covid-19, creado por ambas administraciones para coordinar la situación de la pandemia en la comunidad. El encuentro concluyó sin avances notables. El Gobierno, por su parte, justificó las restricciones aprobadas, mientras que la Comunidad de Madrid defendió el sistema de zonas básicas frente al confinamiento por municipios.

El líder de la oposición madrileña remitió ayer una carta a la presidenta regional. Isabel Díaz Ayuso, para abrir de nuevo la posibilidad del “diálogo y la colaboración” entre Ejecutivo central y madrileño que permita solventar la situación de crisis actual. En este texto, que todavía no ha recibido respuesta por parte de Ayuso, el socialista recordaba la posición de cooperación en la que se ha situado el PSOE desde el principio y la petición de celebrar una reunión entre ambos que permita poner fin a esta confrontación. Mientras, Ayuso mantiene un discurso victimista concluyendo que las medidas tomadas por el Gobierno son “autoritarias” y que Madrid está siendo “asediada” por un “enemigo” que está a las puertas de la ciudad.

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, se ha mostrado este martes optimista ante los retos que se plantean derivados de la peculiar situación de emergencia sanitaria que aún asola a España, con un Plan de Recuperación "claro", cuya ejecución "ha empezado". Por otro lado, considera que lo sucedido en Madrid se ha replicado en otros puntos de España e incluso en otros países, donde hay que tomar decisiones que "no les gustan y le pasan la pelota a los gobiernos centrales".

Ignacio Agudo, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, por el partido de Ciudadanos, afirma que la proclamación del Estado de Alarma era una medida “evitable”. La continuación de las restricciones aceptadas era la opción basada en el diálogo. Aguado pide disculpas a los madrileños por el “fracaso” reiterado de los políticos, en primera persona, especialmente los regionales. Aguado fue quien pidió ayuda el pasado 17 de septiembre al Gobierno Central asegurando que la situación en Madrid era alarmante e insostenible. Después Aguado se enfrentó a la presidenta Díaz Ayuso, cuando ésta, tras acordar, con el ministro Salvador Illa el 29 de septiembre una serie de restricciones y confinamientos de todo Madrid, como reconoció publicamente el propio Aguado, la presidenta se desdijo y se echó atrás, enfrentándose con el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Aguado ha sentido vergüenza ajena del gobierno del que forma parte, ya que daban datos como buenos, cuando en realidad "los datos eran y son muy malos", dijo el vicepresidente.

Salvador Illa, ministro de Sanidad, justifica el decreto del Estado de Alarma en Madrid, ante la pasiva gestión del gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso. Se ha informado a la población afectada que estas medidas del EA son exactamente las mismas que informó Illa, tras ser aprobadas en el Consejo Interterritorial de Sanidad, y no supondrán nuevas restricciones a las ya establecidas desde el 1 de octubre. La única diferencia es que se recurre al EA porque el TSJM las tumbó el jueves, al utilizar Ayuso una triquiñuela legal para inutilizarlas. Por tanto Madrid, capital y 9 localidades de la CAM seguirán manteniendo las limitaciones de entrada y salida de estos, salvo por excepciones justificadas. Illa recuerda la delicada situación de Madrid apelando a la responsabilidad ciudadana.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, CCAES, había pedido, tras la conclusión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de no ratificar las medidas de restricción impuestas desde Sanidad. Un peligro público, teniendo en cuenta que en este puente del 12 de octubre salen de Madrid entre uno y dos millones de residentes madrileños, con la posibilidad bien cierta de extender el virus por las localidades de la Sierra, y las zonas costeras. Es responsabilidad de todos los madrileos, no aprovechar esta confusión de la política madrileña y el vacío legal y desplazarse por el “riesgo al que pueden exponer a otras personas con la movilidad excesiva tanto dentro como fuera de Madrid”. Ante esta posibilidad, el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez forzó la noche del jueves, a la presidenta Ayuso a tomar ella las medidas, o si no, el propio Gobierno declararía el Estado de Alarma sobre la comunidad de Madrid, para restablecer las medidas anunciads por el ministro Salvador Illa. Quedarán confinadas perimetralmente, Madrid y las nueve localidades ya conocidas, Alcobendas, Torrejón de Ardoz, Alcalá de Henares, Fuenlabrada, Móstoles, Leganés, Getafe, Alcorcón y Parla.

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, cree posible evitar la imposición de un nuevo estado de alarma en la Comunidad de Madrid si el Gobierno regional rehace la orden del Ministerio de Sanidad, según los criterios del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), para restringir la movilidad. Además, ha pedido a Sánchez y Díaz Ayuso que “eviten el choque” y no den “espectáculos bochornosos”.

Tras regresar del viaje a Argelia y reunirse con su equipo, el presidente del Gobierno de España llamó en la noche de este jueves a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, para poner encima de la mesa las alternativas legales que permitan poner en marcha las medidas contra la pandemia que el TSJM tumbó. El presidente Sánchez convocó de urgencia un Consejo de Ministros extraordinario dispuesto a activar un nuevo Estado de Alarma que permita a las autoridades sanitarias llevar a cabo las medidas de restricción a la movilidad que impidan que el virus de la Covid19 siga extendiéndose de forma peligrosa.

El Gobierno y las Comunidades Autónomas establecen la creación de un comité científico independiente para evaluar la gestión de la Covid-19. Silvia Calzón, secretaria de Estado de Sanidad, será la encargada de presidirlo, contando con la cooperación de un representante por cada una de las Comunidades Autónomas. Este grupo de trabajo cuenta con un plazo de un mes para presentar una propuesta clara y efectiva ante el Consejo Interterritorial, el cual decidirá su formación definitiva.

Sánchez ha convocado un Consejo de Ministros extraordinario este viernes para forzar a Ayuso a tomar una decisión restrictiva drástica para Madrid, o bien decretar el Estado de Alarma.

El presidente del Gobierno ha manifestado desde Argelia, donde está en viaje oficial, que el Ejecutivo utilizará todos los instrumentos a su alcance para implementar las medidas sanitarias necesarias que permitan cortar la peligrosa extensión del coronavirus en la Comunidad de Madrid. El dirigente socialista no descarta incluso decretar el Estado de Alarma “un mecanismo que resultó ser muy eficaz en doblegar la curva y mantener a raya el virus”. Por su parte, la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado ahora que retirará el recurso que presentó contra las medidas que decretó el ministerio de Sanidad y emplaza a la Administración Central a aprobar entre todos una normativa que impida que se siga extendiendo la Covid-19. Sánchez ha convocado un Consejo de Ministros extraordinario este viernes para forzar a Ayuso a tomar una decisión restrictiva drástica para Madrid, o bien decretar el Estado de Alarma. Lo fundamental para este Gobierno es la "Salud de los madrileños por encima de cualquier otra cosa".

Miembros del Ejecutivo regional se han reunido por primera vez con el Gobierno central tras la entrada en vigor de las medidas impuestas por Sanidad el pasado viernes. Estas reuniones, que se celebrarán semanalmente, tienen como objetivo establecer actuaciones unitarias contra el virus y analizar la situación pandémica. Ahora, han acordado crear un grupo de seguimiento que analice la evolución de la pandemia diariamente en medio de la polémica causada por la repentina bajada de contagios en las diez zonas madrileñas afectadas por las restricciones que justamente ha coincidido con la puesta en marcha de las mismas.

La segunda ola de coronavirus está dejando datos más preocupantes que los del pasado abril. París y Nueva York, ante el aumento de los contagios, han decretado estrictas medidas para frenar la curva del virus. En la capital francesa se superan los 250 casos por 100.000 habitantes, menos de la mitad que muchas de las ciudades madrileñas más afectadas, y se cerrarán bares y cafeterías. En Nueva York van un paso más allá y cerrarán el próximo miércoles todo servicio no esencial durante, al menos, 14 días. Aquí han superado una incidencia del 3% de positivos en la última semana, frente al 20% que registra Madrid. Otros países como Reino Unido o Portugal se plantean nuevas restricciones y en Madrid expertos piden ya que se endurezcan las medidas para frenar el virus.

Tanto fallecido, tanto enfermo, tanto arruinado, tanto sin trabajo, tanto Casado, tanto Ayuso, tanto Abascal "et al." afectan; afectan al alma empática, afectan a la mente racional, afectan al cuerpo sensible a las alteraciones de las glándulas, del alma, de la mente. Quien se conoce un poco a sí mismo nota cómo, ante tal panorama, se le van apagando las ideas; cómo las ganas de casi todo se le van adormeciendo y lo único que aún parece moverle son las ganas de mandarlo todo a la mierda. Pero quien ha pensado un poco sobre el sentido de la vida sabe que hacer caso a esas ganas aproxima a la muerte o, en términos más científicos, puede ser aviso alarmante de la inminencia de una depresión. Quien se quiera a sí mismo, por poco que se quiera, hará ímprobos esfuerzos por alejarse del borde de ese pozo negro.

Con Aznar volvemos a la casilla de salida. Muchos creyeron que la marcha de Cayetana Álvarez de Toledo de la portavocía del PP en el Congreso, a finales del mes de agosto, obedecía a un movimiento interno dentro del primer partido de la oposición hacia posiciones más moderadas. Algunos barones de ese partido acogieron con satisfacción la destitución de la Marquesa de Casa Fuerte y el nombramiento de Cuca Gamarra como portavoz en el Congreso. Pero pronto hemos tenido otra prima donna en primera plana de la zozobra política, el bloqueo, el negacionismo y la crispación. No es otra que la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, cuya inacción y frentismo ha situado a Madrid en el epicentro del Covid de toda Europa. Los madrileños caen como moscas, pero a ella sólo parece importarle el negocio que hay tras la construcción del nuevo hospital, y la prestación de servicios de sus empresas amigas, para triplicar las UCI, llegado el caso. La contratación de médicos, rastreadores, personal sanitario, para la atención primaria, no da dinero, no interesa. Por otro lado, todo vale para enfrentarse y desgastar al Gobierno central, obligado a intervenir ante el crecimiento alarmante de los contagios.