lahoradigital.com
Edición testing    26 de enero de 2021

Isabel Díaz Ayuso

Viendo la evolución de la transmisión del Covid19 en España, en Europa y el en el resto del mundo es obvio que algo estamos haciendo mal, nosotros, la ciudadanía, en esta guerra contra la enfermedad en la que todos deberíamos estar implicados. De nuestra responsabilidad o irresponsabilidad penden muchas vidas. Y lo sabemos. Podemos tranquilizar nuestra conciencia, o “desconciencia” saliendo caprichosamente a los bares, restaurantes, viajes, compras, hoteles, o a manifestarnos cuerpo a cuerpo y gritando sin mascarillas, repitiendo como loritos consignas ultraliberales de que "hay mover la economía". Y después les llevamos el virus a los nuestros a casa. Pero estos movimientos son falsos, y lo sabemos. Porque poca economía hay que valga más que la vida humana. Aunque algunos políticos incompetentes y desalmados nos empujan a creer que si tienen que morir los vulnerables y mayores, para salvar la economía bien vale la pena. Tenemos ejemplos mundiales claros como Trump, Bolsonaro, Johnson, y aquí en España, mire usted por donde, nos ha salido una marioneta que sigue los dictados de sus jefes, en la línea ultraliberal de Aznar, M.A. Rodríguez, Casado, Abascal, Espinosa, Smith, Olona, etc. No podemos dejar que estos personajes sean los que laven las conciencias de los irresponsables.

La directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Elena Andradas, ha anunciado la ampliación de los confinamientos perimetrales a tres zonas básicas de salud, sumando 35 al total de territorios afectados. Estas zonas son el Valle de Oliva en Majadahonda, con 573 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, y el Barrio del Puerto y Doctor Tamames en Coslada con 553 y 642 casos respectivamente. Las medidas entrarán en vigor el lunes y prohibirán la entrada y salida de las zonas excepto por causas justificadas, como acudir a clase, al trabajo o al centro médico. Se aplica también una reducción del aforo en los lugares de culto y los velatorios, así como el resto de medidas que ya afectan a toda la región. Entre estas se encuentra el particular toque de queda de Ayuso, que no permite reuniones en la calle de 00 horas a 6 horas, pero sí las permite si se realizan en una residencia con un máximo de seis personas. Además, la región permanecerá cerrada en su totalidad desde las 00 horas del viernes hasta las 00 horas del martes.

Ayuso sigue jugando a su capricho, desdiciéndose de sus propios pactos. Los presidentes de las Castillas salieron de una reunión a tres, en Avila, “absolutamente convencidos de que había un pacto a tres para cerrar las tres comunidades” y así lo manifestaron a la prensa: “Tenemos claro que el virus no entiende de ideologías ni fronteras. Apostamos por proteger la vida y la salud de las personas”, anunció Mañueco. El problema llegó cuando Ayuso pidió “hablar la última” en la rueda de prensa y dio un giro de 180 grados que dejó a los dos líderes atónitos. “Madrid ha sido tratada a veces como apestada y con madrileñofobia”, comenzaba en un discurso sin ningún otro mensaje más que victimismo para después anunciar que pediría al Gobierno un confinamiento por días, siendo plena conocedora de que el Decreto del Estado de alarma establece una duración mínima de las medidas de siete días. Finalmente, al retar al Gobierno de que o "Madrid cerraba por días o no cerraba", y ante la inminencia del puente de Los Santos, el Presidente Sánchez optó por proteger la salud de los madrileños y en un acto de responsabilidad y sensatez, prefirió aceptar "otro caprillo más de la díscola presidenta".

Tras la decisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de cerrar la región durante días sueltos, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha declarado este jueves en rueda de prensa que “cualquier confinamiento tiene un efecto”, pero que los cortos de dos, tres o cuatro días no son realmente efectivos. Actualmente España suma 23.580 contagios más, un nuevo récord desde el inicio de la pandemia, además de un un máximo en los positivos diarios con 9.395 casos diagnosticados en las últimas 24 horas. Debido a estos datos, Simón ha manifestado que “no se ha descartado ninguna medida, en ningún momento”, en relación a un posible confinamiento domiciliario.

La mayoría de CCAA, incluidas algunas del PP, se suman a cierres perimetrales mientras Ayuso se desdice de su acuerdo con las dos Castillas y juega con la vida de los madrileños.

Ocho Comunidades, además de Ceuta y Cantabria, se suman a las restricciones perimetrales de movilidad que ya están en vigor en Navarra, La Rioja, País Vasco, Aragón y Asturias, Andalucía, la dos Castillas, Murcia, Cataluña y Valencia está a punto. Estas medidas se extenderían hasta el 9 de noviembre aunque se podrían prolongar si fuera necesario y entrarán en vigor este viernes. El principal objetivo es reducir la movilidad con la llegada del puente de todos los Santos y ante el imparable avance del coronavirus en España. Los casos han aumentado en un 71% en las últimas dos semanas y ya se alcanza la tasa de incidencia más alta en esta segunda ola de 452’63 positivos por 100.000 habitantes de media. Andalucía apuesta por un cierre de toda la región al que se suman los cierres de Granada, Sevilla y Jaén. Murcia va un paso más allá y restringe la movilidad dentro de la propia región confinando los 45 municipios que la forman. Las dos Castillas han establecido un cordón sanitario alrededor de Madrid ante la posición "irracional y a la contra" de Ayuso que solo ha conseguido aumentar la confusión entre los madrileños. Sin haberse leído el RDL del Estado de Alarma, impropio de una presidenta de CCAA, Ayuso ahora pide caprichosamente que se aplique el decreto durante los días que ella quiera. Alguien debería recordarle que el RDLey establece que las medidas deben durar un mínimo de siete días. Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León, explicaba perplejo que le habían tenido que recordar a Ayuso esta condición que, al parecer, desconocía.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, sigue en sus trece. No establecerá el cierre perimetral si el Gobierno no le permite hacerlo por días concretos, ya que únicamente quiere restringir el acceso y salida a la región durante el puente de Todos los Santos. Una medida que va en contra de los criterios establecidos por los expertos y que incluso, con una incidencia menor en el resto de comunidades y hasta en otros países de la Unión Europea, han llevado a confinamientos nacionales.

La Comunidad de Madrid actualizará este viernes las medidas para hacer frente a esta segunda ola de la pandemia de coronavirus. En esta actualización se prevé que se apliquen confinamientos perimetrales en las cuatro zonas básicas de salud de la capital y en seis de cinco municipios de la región que superan los 500 casos por cada 100.000 habitantes. Pese a la alta incidencia en varias zonas de la autonomía, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, insiste en no cerrar Madrid, tras su desmarque en la reunión de ayer con las dos Castillas, pero pide a la ciudadanía que “se salga lo justo”.

Ayuso se niega a responder de dónde saldrá el personal sanitario necesario para el nuevo hospital de Valdebebas: “Son preguntas que no se le hacen a un presidente autonómico”

La presidenta de la Comunidad de Madrid en una entrevista para Telemadrid, se ufanaba de la inauguración del hospital de pandemias que ha construido en tres meses con una inversión de 51’7 millones de euros. La periodista, Silvia Intxaurrondo, en un momento dado, preguntó a Ayuso por la contratación de personal para desplegar este centro a lo que esta respondió: “Lo que se está viendo sobre todo es un refuerzo que venga de otros hospitales”. Intxaurrondo contestó preocupada por lo que esto supone para la Atención Primaria en otros centros que quedarían desabastecidos, a lo que la presidenta regional cambió el discurso rápidamente. “Quiero decir que donde parece una mala noticia, no. Es un nuevo hospital, es una muy buena noticia y lo que va a haber es una reorganización de efectivos sanitarios para que se pueda… No va a faltar nada”, establecía Ayuso entre titubeos y una incomodidad que se mantuvo hasta el final del clip. El problema de este sistema es que ya se vio su inutilidad en Ifema, criticado por ser un caos organizativo. “Si desplazan otra vez a más de 1.000 profesionales, la Atención Primaria ya directamente se muere”, establecía la responsable de Atención Primaria en CC.OO., Marisa Fernández. Ahora, parece que la van a sacrificar para el nuevo negocio del hospital de Valdebebas.

Sanidad ha llegado a un acuerdo con las comunidades en su Pleno común para establecer una serie de criterios comunes de actuación en función del escenario pandémico en el que se encuentre cada región. El documento “Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19” fija cuatro niveles de alerta, bajo, medio, alto y extremo, en función de una serie de indicadores, y ha sido aprobado por todas las comunidades con la excepción del País Vasco y Madrid, que considera que las medidas “llegan cuatro meses tarde”. Siguiendo estos umbrales, actualmente cinco comunidades se encuentran en nivel de alerta extrema, Navarra, Aragón, La Rioja, Melilla y Ceuta, superando los 250 casos acumulados por 100.000 habitantes en dos semanas. El texto no recoge actuaciones especificas para los territorios de máximo riesgo, pero sí recomienda reducciones de aforo, cierre de hostelería y de establecimientos no esenciales a partir de las 22 horas.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado la aprobación de una serie de medidas quirúrgicas. Este viernes, el Gobierno regional dará a conocer la nueva normativa que sustituirá al actual Estado de Alarma, que concluye este sábado. Abogando por la mitigación de la pandemia en la Comunidad, Ayuso apuesta por una actuación directa en los principales focos de contagio, las fiestas nocturnas.

Desde hace tres semanas, al menos, el Ejecutivo de la Comunidad de Madrid viene presumiendo de una insólita disminución de los casos de contagios acumulados en toda la región. La semana pasada se notificaba una reducción del 26’6% de incidencia. Ese mismo día también se descubría que podrían ser debidos a una reducción del 40% de las pruebas PCR realizadas, pasando de 169.741 entre el 21 y el 27 de septiembre, a 80.273 la semana del 3 al 10 de octubre, curiosamente cuando la presidente regional Ayuso empezó a sacar pecho sobre los "datos satisfactorios" de Madrid, presuntamente como resultado de sus medidas. Desde entonces, estas pruebas disminuyen por miles y se aumentan los cribados masivos usando test de antígenos, que son incapaces de detectar positivos asintomáticos. El resultado, solo 237 nuevos positivos detectados, una incidencia del 0’47% y un desperdicio de recursos, según apuntan los expertos. Mientras, Ayuso continúa celebrando estas cifras y pidiendo el fin del Estado de Alarma declarado por Sanidad.

Una manifestación por parte de los sindicatos médicos en la que solicitarán al Gobierno de Madrid, una mejora en los sueldos, el reforzamiento de las plantillas, la concesión de un complemento por riesgo de contagio por coronavirus y la disminución de la precariedad en el sector

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha descartado este lunes que el Gobierno vuelva a prorrogar el estado de alarma en Madrid a partir del sábado, tras concluir su vigencia. Sin embargo, espera que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, mantenga las medidas de restricción actuales a través de un nuevo soporte jurídico, con el fin de frenar la pandemia de coronavirus en la región.

El vicepresidente madrileño de Ciudadanos se aleja cada vez más del mensaje oficial de su Gobierno, que dirige Díaz Ayuso, y este domingo apostaba en una entrevista para El País por asumir más medidas para frenar la pandemia del Covid en la región. Aguado aboga ahora por un confinamiento total de la Comunidad que permita llegar con una incidencia muy baja a diciembre para salvar la campaña de Navidad. Esta propuesta se ha encontrado con la oposición directa de Ayuso, que sostiene que “este virus causa otras pandemias. No se puede rematar la economía”. El político de Ciudadanos parece confiar que el viernes, una vez finalice el Estado de Alarma, el Ejecutivo habrá logrado consensuar unas medidas para continuar con las restricciones. La presidenta madrileña mientras mantiene su apoyo a los confinamientos por distritos de salud, aunque parece que cada vez se encuentra más sola en la defensa de estas medidas.

No hay día en que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, dedique todo tipo de calificativos sin pensar en sus consecuencias. En esta ocasión, la dirigente popular cargó en una entrevista en Telecinco contra la primera región de España en cuanto a población se refiere, actualmente gobernada por su formación, al defender que, a diferencia de Andalucía, "en Madrid la gente no quiere vivir subvencionada" y, por ello, "viene lo mejor de España".