lahoradigital.com
Edición testing    22 de enero de 2021

Isabel Díaz Ayuso

El balance de vacunación en España ha dejado datos pésimos del inicio de la campaña. En España tan solo se han utilizado un 11% de las 718.535 vacunas que han llegado, vacunando a 82.834 personas. Tan solo dos comunidades han sido capaces de superar la administración del 50% de las dosis, Asturias con un 81%, el más alto, seguida de Galicia que ya desciende hasta el 51%. A la cola se encuentran Extremadura, con un 7%, Cantabria con el porcentaje más bajo, un 5%, Cataluña con un 13% y Madrid con un 6%. Madrid es el caso más grave de todos por la falta de recursos y personal destinado a la campaña, hecho que ya denunciaban ayer los sanitarios. La comunidad ha destinado la cifra ridícula de 59 parejas de enfermeros para inmunizar a toda la población, alcanzando solo 3.090 vacunados desde que llegaron las dosis. Este porcentaje servía ayer al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, como excusa para justificar la privatización del proceso. Hoy se conocía el primer contrato entregado a dedo a una empresa privada, la Cruz Roja, contrato que se cerró el pasado día 29 de diciembre, antes de que Madrid pudiera conocer el balance de vacunación e incluso antes de que recibiera gran parte de las dosis. No obstante, esto no fue obstáculo para que la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, volviera a culpar al Gobierno estableciendo que es su cometido el organizar la campaña de vacunación. Ahora, la Consejería de Salud desembolsará un total de 804.098 euros para contratar la ridícula cantidad de 25 trabajadores.

Hace tan solo una semana Isabel Díaz Ayuso, presidenta madrileña, levantaba una nueva polémica acusando al Gobierno de repartir un número de dosis “realmente bajo” de la vacuna de Pfizer para Madrid. Ahora el viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, anunciaba que de las 48.750 dosis recibidas el pasado día 29 de diciembre, tan solo se han utilizado el 6%, vacunando en estos últimos días a 3.090 personas. Otra de las consecuencias del desmantelamiento que desde hace treinta años, el PP de Madrid, está haciendo de la Sanidad Pública de esta comunidad. El consejero pone excusas increíbles y asegura que los nuevos objetivos están entre 10.000 y 15.000 vacunados por semana, lo que en el mejor caso supondría un 30% de las dosis que llegarán durante las próximas doce semanas. De momento, quejándose de la falta de recursos en la Pública, están sembrando el terreno para "dar negocio a los amigos" y vacunar en las clínicas privadas, eso si, mediante factura a la Seguridad Social. Un negocio que dominan a la perfección.

La Comunidad Valenciana ha anunciado la detección de cinco casos de la nueva variante británica del coronavirus en la región, dos en Elche, Alicante, y tres en Valencia. Hace escasas horas el consejero de Sanidad de la Xunta de Galicia, Julio García Comesaña, confirmaba el positivo de una persona en Santiago de Compostela. En todos los casos las personas viajaban desde Reino Unido a España y se sometieron a una prueba específica para la detección de la nueva cepa, no más letal que la conocida hasta ahora pero sí más contagiosa. El pasado sábado se confirmaba oficialmente la llegada de estos casos al país con la confirmación de cuatro casos en Madrid, que ya ascienden a seis.

Ayuso abre una nueva batalla con el Gobierno central por el reparto de los fondos de recuperación europeos acusando a los socialistas de apoyar al independentismo. Ayer tocó protestar por la vacuna. Anteayer por el Estado de Alarma, el otro día por los hospitales y la contratación de personal... Y así vive la Presidenta madrileña envuelta en su burbuja del bloqueo permanente.

Como deporte favorito, Madrid ha abierto un nuevo frente contra el Gobierno central por el reparto de los Fondos Europeos de Recuperación al considerar que el Ministerio de Hacienda ha querido beneficiar al independentismo. Los datos indican de forma fehaciente que Madrid se encuentra entre las CCAA más favorecidas por este reparto, siendo la tercera que más dinero recibe con 1.284 millones, un 12’8% del total de los fondos frente al 13’4% de población. La primera es Andalucía, después Cataluña y a tercera Madrid. No obstante, desde el gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso, como un alumno envidioso, mira de reojo a Cataluña y acusa de que esta comunidad reciba más dinero: “El apoyo del independentismo catalán al Gobierno va a costarle a los madrileños 422 millones de euros que van a recibir menos y esto nos hace falta a todos para hacer frente a los efectos de la crisis sanitaria”, declaraba ayer Ayuso como enésima protesta ya que hasta ahora no se conoce que la presidenta madrileña está conforme con alguna medida. Estos 422 millones se basan en un criterio fallido, considerando que Cataluña, que recibe 1.706 millones de euros, debería recibir una cantidad algo mayor que Madrid al tener solo un millón más de población, pero el reparto se basa en varios criterios más. La presidenta no hizo ninguna mención a Andalucía que es la comunidad que más recibirá, 1.881 millones, lo que supone un 18’8% del total, un punto porcentual por encima del porcentaje de población que acumulan. Aun así, los andaluces tampoco están contentos y acusan al Gobierno de “robar” a favor de ERC y Bildu. Hoy mismo, el consejero de Hacienda del Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, enviaba una carta al Ministerio de este departamento acusando de una falta de transparencia en el reparto a pesar de que se conocen los criterios que han seguido: “Si no aclaran en qué datos se apoya el reparto del fondo, tendremos que pensar que ha existido algún grado de arbitrariedad en su distribución”, mantiene.

El secretario general del grupo socialista en el Congreso, Rafael Simancas, ha comunicado este sábado los objetivos del PSOE para 2021 que se resumen en “más política leal y menos partidismo, más entendimiento y menos confrontación, más lealtad y menos crispación”. Para ello, Simancas ha establecido que es necesaria la colaboración de todos los partidos políticos, especialmente de la oposición, refiriéndose al PP. En este sentido, el secretario ha acusado a la Comunidad de Madrid de utilizar el plan de vacunación, puesto en marcha en España este domingo, para “atacar al Gobierno y generar más inseguridad y más incertidumbre” entre la población, exigiendo a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, “más lealtad”.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, en una entrevista ofrecida a la Cadena Ser, ha querido transmitir un mensaje de calma ante la interrupción de la campaña de vacunación en el país por un problema logístico de fábrica. Asegurando que el problema “está resuelto”, y que dicha campaña retomará su curso a lo largo del día de mañana, el ministro ha querido lanzarse asegurando que la pandemia podría llegar a su fin el próximo verano. Por otro lado, Illa no ha querido pronunciarse sobre las acusaciones de Díaz Ayuso sobre un “plan de propaganda” que no cumple los convenios de distribución de dosis previamente anunciados.

La Comunidad de Madrid continúa sin declarar sobre la situación que vivieron las residencias de ancianos durante los meses más duros de pandemia. Desde las filas socialistas exigen una investigación sobre la actuación del Gobierno madrileño mientras denuncian el “apagón informativo, opacidad, ocultamiento y falta de transparencia” por el que se han negado durante el último medio año a aportar los datos de fallecimientos en los centros de mayores. La semana pasada, una doctora de una residencia del sur de Madrid confirmaba que existió un protocolo emitido por el gobierno regional en el que negaban el traslado de ancianos positivos por Covid – 19 a las UCIS durante los peores meses de pandemia. Un informe solicitado por los socialistas a la comunidad para conocer los datos que los representantes se negaban a dar muestra que, entre el 18 de marzo y el 5 de abril, tan solo 900 ancianos fueron trasladados a centros hospitalarios.

Uno de los artistas españoles más reconocidos, Raphael, ha dado este fin de semana un doble concierto en el WiZink Center de Madrid para celebrar sus 60 años de carrera como cantante. El segundo de ellos, celebrado la noche de este domingo, ha reunido cerca de 5.000 personas y ha transcurrido “sin incidencias y respetando todas las medidas de seguridad”, según han trasmitido desde el WiZink Center, tras la polémica surgida acerca del aforo del concierto celebrado el sábado. A pesar de la bendición de la Comunidad de Madrid y de los gestores del WiZink Center para poder celebrar el espectáculo, tanto el artista como las autoridades competentes han recibido numerosas críticas en redes sociales por la cantidad de personas reunidas ambos días en el marco de la crisis sanitaria de coronavirus.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado la prolongación de los conciertos educativos a 10 años. Con el objetivo de esquivar la nueva ley educativa que será definitivamente aprobada antes de acabar el año. La presidenta popular ha anunciado la publicación de un decreto con la finalidad de "blindar" la educación concertada. Reflejando su continúa oposición a las actuaciones del Ejecutivo Central, Ayuso ha señalado que llevará a cabo otra serie de medidas en “todos los órdenes de la vida”.

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha asegurado que su partido no tiene nada que ver con el vídeo difundido en redes sociales por Unidas Podemos en el que se compara a la familia real con una banda de narcotraficantes. En este sentido, Ábalos ha establecido que en el PSOE no serían capaces “de hacer algo así”, al mismo tiempo que ha calificado de “inoportunos” e “innecesarios” los planteamientos de sus socios de coalición. La posición de los socialistas es de “máximo respeto, máximo apoyo, no hacer nada que debilite a la institución y no entrar en polémicas sobre ello”, ha sentenciado. Por otro lado, el secretario del PSOE ha insistido en que es necesario que todos los partidos políticos de España sepan superar sus diferencias para “robustecer el Estado de Bienestar y el marco constitucional”, además de tratar el tema de los presupuestos y la agenda social, la polémica formada por un grupo de exmilitares y la situación actual de la pandemia en el país.

El gobierno de la Comunidad de Madrid ha anunciado que no ejecutará la renovación de los 1.117 profesores de refuerzo contratados al inicio del curso escolar como parte del Plan Covid-19. Esta decisión ha sido tomada desde la Consejería, pero los sindicatos mayoritarios en la enseñanza pública de la región (CC.OO., ANPE, CSIF, UGT, CGT y STEM) no están de acuerdo con la decisión y han presentado este jueves una “solicitud urgente de negociación colectiva” ante el Gobierno de la comunidad para intentar revertir la situación. Para protestar contra la decisión tomada por el gobierno madrileño, los citados sindicatos, así como la FAPA Francisco Giner de los Ríos, la Plataforma Refuerzos Covid y familias de la región se han manifestado este jueves en la Puerta del Sol con el fin de reclamar la renovación de los docentes de refuerzo a 11 días de la finalización de sus contratos.

Cuando el líder del PP, o lo que sea, despertó, el Zendal seguía allí. ¿Donde están los quirófanos? preguntó todavía somnoliento. No se había enterado que estaba en un hospital sin pacientes, sin médicos, sin enfermeras, sin auxiliares. Nadie le había informado. Solo una invitación escrita a mano. Miró a la presidenta IDA que no le respondió. Solo habló para informar al mundo : “Queda inaugurado este pantano sin agua”. Cortó la cinta y sonó la música del NO-DO. Pero tal vez la pregunta de Casado no fue tan inocente. De forma sutil señalo que bajo su hortera abrigo verde, la menina callejera no llevaba nada debajo. Estaba desnuda frente al mundo.

El Hospital Enfermera Isabel Zendal ha quedado inaugurado este martes en un acto publicitario que pretendía ser monumental y que ha quedado tapado por la polémica y las protestas que rodean al centro. El lunes se produjo una manifestación de la Marea Blanca y hoy más personas se congregaban a la entrada del hospital denunciando la privatización de la Sanidad Pública y la precariedad en el sistema de salud madrileño. La idea es la misma: existe dinero para construir un centro de 80.000 metros cuadrados pero no para reforzar los centros de Atención Primaria, los hospitales ni para contratar rastreadores. El negocio ya se ha comido 100 millones de euros, el doble de los 51 anunciados inicialmente, en un proceso sin concurso público y rodeado de falta de transparencia y se llevará más, ya que las construcciones aun no están acabadas. De las 1.000 camas prometidas, solo se han instalado 240, y de todo el personal que no podía esperar a presentarse voluntario, según Ayuso, solo cuentan con 111 de los 699 empleados necesarios para poner en marcha el pabellón número dos.

Las calles de Madrid se llenaron ayer con miles de manifestantes que denunciaban la construcción del nuevo negocio de Ayuso que ya supone, como mínimo, 100 millones de euros. El hospital se ha inaugurado supuestamente hoy con, tan solo, 111 trabajadores de los 699 que necesitaban para abrir uno de sus pabellones. De las 1.000 camas prometidas, solo se han instalado 240 pero, aun así, la comunidad continúa con sus esfuerzos de reubicar personal en vez de contratar refuerzos, lo que CC.OO. califica como “surrealista”. Los sindicatos y organizaciones sanitarias protestaban por “el ladrillazo hospitalario” que solo ha servido “para la gloria de Ayuso y sus amigos los constructores”, con contratos a dedo que aun no se conocen en su totalidad. Los profesionales reclaman que se destine dinero a reforzar una sanidad pública que queda más deteriorada cada año con el negocio de las privatizaciones y que se acabe con este tipo de construcciones que suponen “un insulto para la ciudadanía”. “Si tenemos, por desgracia, una tercera ola en enero, vamos a tener muchos más problemas sanitarios que ahora porque estarán llenos los hospitales otra vez. Los trabajadores están en estrés y no van a poder aguantar mucho más”, mantienen desde UGT con preocupación por la falta de contratación y dinero realmente invertido para la sanidad pública.

Decía que la verdad no le interesa a casi nadie. Llamamos verdad a lo que coincide con los hechos racionalmente explicables y los hechos pueden resultar desagradables o aburrir mortalmente. ¿A quién le importa que miles enfermen y mueran? A sus familiares y amigos y a unos pocos empáticos.