lahoradigital.com
Edición testing    17 de enero de 2021

Isabel Celaá

TRANSPARENCIA Y RENDICIÓN DE CUENTAS 2020

Haciendo balance de este 2020, el Ministerio de Educación asegura haber cumplido los principales compromisos establecidos para este año en lo referente a la equidad escolar. Buscando un reforzamiento del actual sistema educativo que garantizase el derecho a la educación para todas las personas, con nuevas metodologías educativas centradas en el fomento de talentos particulares, el Ministerio asegura que la aprobación de la polémica “Ley Celaá”, la Estrategia Digital 2025 y el impulso de nuevas becas -35%- han fomentado tal éxito. Por otro lado, el informe de rendición de cuentas del Gobierno, presentado en el día de ayer, también hace mención a una serie de mejoras digitales y sostenibles en lo relativo a la Formación Profesional. Gracias al desarrollo de un Plan de Modernización –valorado en más de 265 millones de euros- y el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, la FP ha podido aumentar su oferta educativa con la creación de 60 mil plazas y la renovación de nuevos cursos y títulos de especialización.

El Pleno del Senado ha aprobado este miércoles la nueva Ley de Educación, conocida como LOMLOE o Ley Celaá, sin modificaciones con respecto al texto remitido por el Congreso. La norma ha contado con 142 votos a favor por parte del PSOE, ERC, PNV, Compromís, Mes Mallorca, Adelante Andalucía, Geroa Bai, Más Madrid, En Comú Podem y la Agrupación Socialista de La Gomera; 112 en contra del PP, Ciudadanos, UPN, PRC y Vox; y nueve abstenciones de EH Bildu, Junts Per Catalunya y Teruel Existe. Sin embargo, dar luz verde a la Ley Celaá ha generado fuertes críticas entre los partidos de la oposición, así como por parte de Junts per Catalunya, al “no blindar el catalán como lengua vehicular”. Aun así, tras su aprobación, esta ley se convierte en la octava norma educativa de la democracia, preparada para publicarse directamente en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha transmitido que la nueva ley educativa LOMLOE, conocida coloquialmente como Ley Celaá, está teniendo un “amplio respaldo” de la comunidad educativa, al tiempo que la considera una ley “necesaria y urgente” para deshacerse de todos aquellos “abusos y desequilibrios” que presentaba la anterior LOMCE. Asimismo, ha recordado que mientras la LOMCE fue aprobada en “soledad absoluta” por el PP, la LOMLOE “viene respaldada por un gobierno de coalición y por la mayoría absoluta en el congreso y siete fuerzas políticas, muy diferentes todas ellas”. En este sentido, los dirigentes del PSOE, Martínez Seijo, Maravall y Gabilondo se han unido a las declaraciones de la ministra y han expresado el bienaventurado futuro que le espera a la nueva ley educativa, considerando que se trata de uno de los mejores progresos en educación que ha tenido el socialismo español y desestimando, de esta forma, la LOMCE creada en su día por el PP.

Tras la batalla que ha tenido que liderar con el respaldo de su fuerza política la ministra de educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, por la controversia de su nueva ley aprobada el pasado noviembre, el PP no ha podido quedarse de brazos cruzados y se las ha apañado para retrasar su aplicación en aquellas Autonomías donde gobierna. Frente a esta Ley que pretende situar la Educación Pública como el eje principal del sistema educativo español promoviendo una igualdad de oportunidades también entre los alumnos más desfavorecidos, la Comunidad de Madrid apuesta por la educación concertada, el castellano, la religión y todo aquello que tenga que ver en contra de lo propuesto por los socialistas. A la espera de nuevas autonomías que se sumen a esta iniciativa, el PSOE empieza a hacerse eco en el Senado denunciando el plan de actuación que está ejecutando la derecha.

La ministra de Educación, Isabel Celaá, estuvo este domingo en La Sexta en la que ha respondido a las polémicas marcadas por la oposición a la Ley Celaá. La eliminación del castellano como lengua vehicular, los cambios en la escuela concertada y la supuesta eliminación de la educación especial han marcado las protestas apoyadas por Vox, PP y Ciudadanos. Celaá mantiene que la ley pretende acabar con “los desequilibrios” marcados por la anterior ley, la LOMCE, que permitía a algunos alumnos prosperar mientras dejaba a otros atrás. Mantiene que “no toda la concertada es igual” y que “la educación no es un negocio”. Por ello, la ley elimina los pagos de los padres para la escuela concertada por aquellos servicios educativos que son completamente gratuitos. Asimismo, la ministra ha señalado que, no solo no se van a eliminar los centros de educación especial, sino que se va a aumentar el apoyo para convertirlos en escuelas de referencia. El objetivo, en este caso, es hacer un trasvase de aquellos alumnos con necesidades especiales que se podrían incorporar a centros ordinarios si contarán con los medios expertos necesarios. Los centros “van a mantenerse con toda rotundidad”, ya que “es la obligación de las Administraciones Públicas” y se aumentará la inversión en la educación pública para lograrlo. “La educación es una inversión clarísima, una inversión en las personas, una inversión de futuro para una sociedad”, zanjaba.

Acusando a las fake news como principal causante del desentendimiento de la nueva ley educativa, LOMLOE, la ministra de Educación, Isabel Celaá, en una entrevista para el programa “La hora de la 1” de TVE, desmiente el cierre de los centros de educación especial, desmiente que vaya a desaparecer la educación concertada, desmiente que desaparezca el castellano de la educación territorial, y pide a los que difunden estas mentiras, que por favor, se lean la ley LOMLOE y una vez en la mano, se darán cuenta de que es más igualitaria, inclusiva y deja libertad absoluta a los padres para elegir la educación de sus hijos. Celaá subraya el compromiso del Gobierno por la equidad para acabar con las fisuras sociales y excluyentes promovidas por la anterior ley educativa.

La nueva ley educativa, la LOMLOE, también conocida como Ley Celaá fue aprobada este jueves en el Pleno del Congreso con un voto por encima de la mayoría absoluta. Esta ley ha generado indignación, sobre todo de la escuela concertada que ha protagonizado numerosas protestas y que no ha dudado, incluso en utilizar a sus alumnos y alumnas en acciones contra la ley, lo que ha provocado la protesta de numerosos padres. Diversos centros concertados han llevado a cabo manifestaciones activas, actos de protesta, lectura de manifiestos, etc. y más de un millón y medio de padres y madres han firmado un manifiesto contra la ministra.

Con esta Ley se pretende que la Educación Pública sea el eje principal del sistema educativo español promoviendo una igualdad de oportunidades también entre los alumnos más desfavorecidos.

La sesión plenaria del Congreso de los Diputados se ha convertido de nuevo en un circo de gritos tras la discusión de la nueva Ley de Educación, conocida como Ley Celaá, que finalmente salió adelante con los votos favorables del grupo llamado de investidura. El texto se aprobó con los votos de PSOE, Unidas Podemos, Más País, PNV, ERC, Compromís y Nueva Canarias. Mientras, PP, Ciudadanos y Vox salían del Congreso a gritos de “libertad” por lo que califican como una norma de “dudosas garantías democráticas” que acaba con el “ascensor social”. El principal punto de polémica: la promoción de la educación pública frente a la concertada para garantizar una mayor inclusión.

El Ministerio de Educación y Formación Profesional, dirigido por Isabel Celaá ha recuperado el Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar, con un primer encuentro tras nueve años de inactividad. La recuperación de este organismo busca ofrecer los recursos necesarios para la prevención y la erradicación de cualquier tipo de violencia generada en las escuelas.

Las tres formaciones proponen que las Comunidades Autónomas donde existen dos lenguas cooficiales se pueda elegir la lengua vehicular principal en el sistema educativo, aunque señalan que la enseñanza del Castellano está garantizada

El trámite de la nueva Ley de Educación que presentó la ministra Isabel Celaá sigue su curso. Ahora está en proceso de elaboración y de presentación de enmiendas. El PSOE, Unidas Podemos y ERC han presentado una de esas enmiendas de forma conjunta que propone que las Comunidades Autónomas con dos lenguas cooficiales elijan dicha lengua vehicular. Se quiere así blindar la inmersión lingüística. Habrá que esperar si esta propuesta cuenta con el suficiente respaldo parlamentario para que salga adelante. Pero la polémica ya está creada ya que PP y Ciudadanos se oponen frontalmente. Desde el Ejecutivo ya se asegura que la educación en castellano estaría garantizada.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha sacado adelante una nueva normativa defendida por la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, que permitirá al equipo docente evaluar a un alumno en función de unos objetivos generales establecidos por ellos mismos para que puedan alcanzar los conocimientos básicos. Serán los docentes los encargados de decidir si un estudiante avanza o no en su formación al considerar si cumplen estos nuevos criterios establecidos en su itinerario académico. Los partidos de la derecha han rechazado el RDL al considerar que conlleva un “aprobado general” y un consiguiente “empobrecimiento” educativo mientras Celaá ha asegurado que “afirmar que podrá titularse con suspensos es sencillamente falso”. Este Decreto recoge también la opción de reforzar las plantillas de profesorado con profesionales que no cuenten con el máster específico siempre que sea necesario.

La ministra de Educación y FP, Isabel Celaá, deja en manos de las comunidades autónomas que un alumno pueda pasar de curso sin límite de asignaturas suspensas, siguiendo el contexto de la pandemia de coronavirus. El Consejo de Ministros ha aprobado este martes un Real Decreto Ley donde se establece que los docentes valorarán la evaluación global del estudiante y no el número de materias suspensas, lo que contradice una Ley de mayor rango, la LOMCE, que aún sigue vigente.

La segunda reunión interministerial entre Sanidad y Educación ha confirmado que las medidas impuestas para la reapertura de las clases están funcionando. El 95,5% de los casi 30.000 centros no ha tenido ninguna incidencia por lo que el ministro de Sanidad, Salvador Illa declaraba este viernes que “los centros educativos no son un lugar de contagio”. Ello garantiza, por el momento, el mantenimiento de las clases presenciales, aunque se preservará un seguimiento continuo. La ministra de Educación, Isabel Celaá, también ha anunciado otras medidas, entre ellas un refuerzo del profesional docente. Todas estas medidas han permitido que más de ocho millones de alumnos y 700.000 profesores vuelvan a su actividad presencial en los colegios españoles.

El regreso a las aulas por parte de alumnos y profesores, tras seis meses de modalidad telemática, ha hecho extremar las medidas sanitarias en todos los centros. Sin embargo, la propia ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha señalado este lunes que "no tiene ninguna importancia" aplazar este inicio en aquellos lugares donde la incidencia del coronavirus es mayor, con tal de que la 'vuelta al cole' sea lo más segura posible y con todas las garantías.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, se ha reiterado en la necesidad de que esta crisis ha evidenciado de llevar a cabo reformas determinantes para la construcción de un modelo educativo de calidad, nuevo, inclusivo y equitativo.