lahoradigital.com
Edición testing    8 de julio de 2020

Iñigo Urkullu

El trabajo preelectoral sobre las elecciones autonómicas de Galicia y el País Vasco realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas apunta a sendas victorias de los actuales presidentes de ambas autonomías. En el caso del popular Alberto Núñez Feijóo se espera que revalide su mayoría absoluta con una estimación de voto del 46% que le daría entre 40 y 42 escaños en el parlamento regional. Y el lehendakari Íñigo Urkullu también ganará los comicios vascos con una estimación de voto del 41,7% lo que le daría al PNV entre 31 y 34 escaños, sin mayoría absoluta, pero con la posibilidad de repetir gobierno con el apoyo del PSOE.

En la XII reunión de todos presidentes y presidentas de las Comunidades Autónomas hubo numerosas peticiones al Gobierno de España entre las que destacan la adopción de medidas fiscales en esta fase de desescalada, la recuperación de competencias o la puesta en marcha cuanto antes del Ingreso Mínimo Vital, una medida que fue ampliamente aplaudida por varios presidentes regionales. Esta semana, el Ejecutivo volverá a pedir una nueva prórroga del Estado de Alarma y las Autonomías piden más capacidad de decisión, pero al mismo tiempo “prudencia” para evitar rebrotes de la enfermedad. El presidente de la Generalitat, Quim Torra fue el más duro con el Gobierno y pidió recuperar cuanto antes todas sus competencias, pero también vinieron críticas de los presidentes del Partido Popular, especialmente del de Murcia, Fernando López Miras, Por el contrario, los presidentes del PSOE respaldaron ampliamente las medidas del Gobierno de Pedro Sánchez.

La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, y su marido, Alfonso Gil -teniente de alcalde de Bilbao-, sufrían el pasado martes por la noche un ataque a su vivienda. Pero no es un hecho aislado. También se ha podido ver cómo sedes de partidos políticos como el PNV, Podemos e incluso el propio PSOE, eran saboteados. Las reacciones no se han hecho esperar, aunque la candidata socialista advierte que no se va a achantar ante la vuelta al "matonismo y al amedrentamiento".

Tal y como hemos conocido a primera hora de la mañana, el lehendakari Iñigo Urkullu ha convocado para este lunes un Consejo de Gobierno extraordinario que ratifique su intención de convocar elecciones para el próximo 12 de julio, algo que podría anunciar una vez celebrado el mismo.

Según se pública en el BOE con fecha de este sábado, a partir del próximo lunes día 11 de mayo la mitad de la población española pasará a la fase 1 en el tránsito hacia la denominada “nueva normalidad”. El resto tendrá que esperar para cumplir una serie de criterios consensuados por el comité de expertos, el ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas. Si bien la última palabra la tiene Sanidad. Mientras tanto, Cataluña, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Andalucía avanzan, pero no en todas, sino en varias de sus zonas. Madrid se queda, aunque le pese a la señora Ayuso, en la fase 0. Para algunos, esto parece haberse convertido en una carrera de competición, a ver quíen desescala, o sale del confinamiento, antes y pone a producir a su Comunidad Autónoma. Señores, paciencia, los negocios se abren, las vidas no se recuperan.

La octava reunión de todos los presidentes y presidentas de las Comunidades Autónomas con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha servido para que los líderes regionales del Partido Popular, siguiendo la estrategia de su presidente nacional, Pablo Casado, hayan pedido a Sánchez que acabe ya con el Estado de Alarma. Fieles a su estrategia de doble moral y tras dos años criticando tajantemente que Sánchez dialogara, siquiera, con Quim Torra, en esta ocasión no les ha importado unirse al President de la Generalitat, Quim Torra para pedir al Gobierno el retorno a la legislación ordinaria para ‘recuperar’ competencias y ser ellos los que gestionen la fase de desescalada. El jefe del Ejecutivo les ha ofrecido una ‘cogobernanza’ en la que los distintos territorios podrán trasladar al Gobierno central sus propuestas y se consensuarán las decisiones. Pero, en caso de discrepancia, decidirá el Gobierno de España. También Íñigo Urkullo, lendakari de Euskadi, se ha puesto en clave electoral, ya que quiere que las elecciones, aplazadas a causa del coronavirus, sean antes de otoño. Por esta razón intenta también recuperar cuanto antes las competencias, para no acudir a unas elecciones en Estado de Alarma o muy próximas a ello.

El Gobierno de Pedro Sánchez decretó el paro total de las actividades no esenciales el pasado sábado, pero el Boletín Oficial del Estado no fue publicado hasta ayer a la medianoche. Esta tardanza ha provocado cierto desconcierto y malestar en buena parte de empresarios y trabajadores. El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha explicado este lunes que esa tardanza se ha debido a la complejidad técnica del mismo.

EL GOBIERNO VASCO HA ACTIVADO LA EMERGENCIA SANITARIA

El Gobierno vasco ha anunciado la activación de la “Declaración de Emergencia Sanitaria” en Euskadi para frenar la expansión del COVID-19.

Los juristas consideran que la medida de cambiar la fecha de los comicios autonómicos es muy complicada ya que no hay legislación que prevea esa circunstancia. Lo que está descartado es que el Gobierno o los propios ejecutivos autonómicos puedan suspender la cita con las urnas. Una posible solución sería activar el estado de alerta lo que capacitaria al Ejecutivo a sacar un decreto de aplazamiento. Entre los políticos se plantean dudas sobre si la Junta Electoral tiene capacidad de atrasar las elecciones. Feijóo se plantea pedir un aplazamiento para salvaguardar la salud pública y Urkullu estudia las vías legales.

Diez días después del derrumbe, continuan las labores de búsqueda de los dos trabajadores que quedaron sepultados. El gobierno vasco rechazó la ayuda de la Unidad Militar de Emergencias para encontrarlos, según ha informado El Diario Vasco. Además, la desconfianza entre los vecinos de las localidades más próximas crece cada vez más y se especula con la posible existencia de una situación peor de lo que afirman desde las instituciones.

Desde el 28 de abril del año pasado, los vascos y gallegos han acudido a las urnas tres veces para elegir al Gobierno de España (en dos ocasiones) y para elegir a sus representantes locales y europeos. Este maratón electoral se alargará hasta el próximo 5 de abril cuando la ciudadanía de estas regiones tendrá que volver a los colegios electorales por cuarta vez en menos de un año para renovar sus cámaras legislativas regionales. El lehendakari vasco, Íñigo Urkullu, y el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, han querido desmarcarse de otros comicios, los catalanes, que probablemente también tendrán lugar este año. Todos los partidos políticos, por tanto, reactivan sus maquinarias electorales para hacer frente a una nueva e incierta campaña electoral.

A su llegada al Parlamento Vasco, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha anunciado que Presidencia del Gobierno le ha confirmado que el jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, se pondrá en contacto con él el próximo martes en el marco de la ronda de contactos que prevé mantener con los presidentes autonómicos.

El juicio del procés ha arrancado este jueves con la declaración del Lehendakari Urkullu que ha explicado su papel de mediador entre el Gobierno y la Generalitat. Puigdemont le pidió que “interviniera para encauzar la situación y conducirnos a una solución pactada entre ambos Gobiernos”.

  • 1