lahoradigital.com
Edición testing    29 de noviembre de 2020

Inés Arrimadas

La debacle electoral de Albert Rivera el pasado 10 de noviembre y su posterior dimisión ha dejado al partido naranja en una situación tan delicada que su próximo líder tendrá que trabajar para que no se produzca la disolución del partido. Este jueves el secretario general José Manuel Villegas ha anunciado que dejará su cargo tras las primarias. Y el secretario de comunicación, Fernando de Páramo, diputado electo, ha anunciado que abandona completamente la vida política.

La que probablemente sea nueva líder de Ciudadanos tras la dimisión de Albert Rivera, Inés Arrimadas, ha afirmado en una entrevista en la Cadena Cope que han tenido un primer contacto con el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez para hablar de la posición de su partido en una futura sesión de investidura del líder socialista. La dirigente de la formación ‘naranja’, sin embargo, ha dicho que entiende que la “prioridad” del PSOE está en recabar el apoyo de ERC tras su preacuerdo con UP y que a ellos les dejarán para el final.

Tras la dimisión de Albert Rivera, Ciudadanos tiene ante sí el reto de buscar una nueva persona que se haga cargo de la formación tras la debacle electoral del 10N. Todos apuntan a Inés Arrimadas y la líder “naranja” ha dejado entrever en una entrevista televisiva que está dispuesta a ello. Se siente “abrumada” del apoyo recibido por parte de sus compañeros y considera que “en situaciones difíciles es cuando hay que dar u paso adelante”.

Este jueves tuvo lugar el último debate de la campaña 10-N, protagonizado solo por mujeres y emitido por La Sexta. María Jesús Montero (PSOE), Ana Pastor (PP), Inés Arrimadas (Cs), Irene Montero (UP) y Rocío Monasterio (Vox) han participado en este encuentro apenas un día antes del cierre de la campaña. La dirigente y ministra socialista, consiguió mantener el temple frente a los ataques recurrentes de las representantes del resto de formaciones, las tres derechas y Podemos. Las declaraciones de la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, demonizando inmigrantes, homosexuales, menores, mujeres que "se inventan las denuncias de falso maltrato o agresión"... dieron una idea muy exacta de lo que amparan los dos partidos de la derecha, PP y Cs, que lejos de poner un cordón sanitario a la extrema derecha, lo han hecho contra el PSOE. Por su parte, la podemita Irene Montero, digna alumna de su jefe y marido, como siempre, con su carta a los Reyes Magos. En el debate se palpó la diferencia entre las dos Montero, que representan a la izquierda; la joven e inexperta, que se lee las "solapas del libro y copia dos o tres ideas efecto..." y la otra, la ministra de Hacienda, la que escribe los libros, pone en marcha las medidas y sabe lo que cuesta hacer avanzar la economía de un país, sin dejar a las clases trabajadoras atrás, sino poniéndolas por delante.

“El voto de Cs vale para que los corruptos no decidan por los currantes, los extremistas por los moderados y los nacionalistas por todos los españoles”, ha dicho la candidata de Ciudadanos (Cs) al Congreso de los Diputados por Barcelona, Inés Arrimadas.

Así lo ha asegurado la candidata de Ciudadanos (Cs) al Congreso por Barcelona, Inés Arrimadas, en un acto en Tarragona durante el cual se ha desplegado una gran lona con el corazón tribandera catalán, español y europeo: "La repetición electoral le va a salir mal a Sánchez porque España empieza a oler como Andalucía", ha pronosticado.

Excluyendo las declaraciones y propuestas de Gabriel Rufián, de ERC, dejando claro que lo que quiere es sacar a Oriol Junqueras de la cárcel y re-establecer el diálogo y recuperar la convivencia con el Estado español; de Aitor Esteban, PNV, que explica claro y conciso que quiere mejor financiación para que los vascos vivan mejor, y tengan más oportunidades, y de Adriana Lastra, PSOE, que explica por qué y para qué el Psoe necesita conformar un gobierno estable que amplíe y mejore lo ya realizado durante 16 meses, es decir, llevar al BOE reformas sociales y laborales para que los españoles disfruten de mayor bienestar social. Quitando esto, el debate a siete de RTVE fue entre mediocre y obsesivo contra Sánchez. Álvarez de Toledo, PP, Arrimadas, Cs, e Irene Montero, UP, se dedicaron a lanzar salvas al aire con un común denominador: la culpa de todos los males que acechan a España la tiene Pedro Sánchez. Su programa: echar a Sánchez de España.


Ahora que para la mayoría de los españoles, y a efectos prácticos, el verano ya ha acabado, observo con escéptica resignación, que todo sigue igual. Sí, como bien se hizo patente en el pleno extraordinario del Congreso que tuvo lugar el jueves 29 de agosto que trató sobre la gestión de la crisis del Open Arms, la comparecencia de la vicepresidenta Calvo fue una mera excusa que utilizaron todos los partidos de la oposición para volver a atacar al gobierno de Pedro Sánchez. Como siempre. No es ninguna sorpresa.

"Un aquelarre de ofensas contra la vicepresidenta Carmen Calvo". Así lo ha calificado en su turno el portavoz del PSOE, Rafael Simancas, durante el Pleno Extraordinario del Congreso convocado a petición del PP, CS, Vox y UP, para exigir a la vicepresidenta socialista explicaciones sobre la actuación del Gobierno en funciones durante la crisis del Open Arms. Tras sepultar con datos las descalificaciones personales de la oposición y UP, Calvo se ha dirigido a Ione Belarre: "Mi nombre es Carmen, no Matteo, a la que llamabas por las mañanas para hablar y estabas de acuerdo sobre el Open Arms".

Después de un mes retirado de la escena política, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera planea volver al Congreso de los Diputados este jueves con motivo del pleno extraordinario convocado para la comparecencia de la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, acerca del Open Arms.

Una de las amigas apunta que a su compañera adscrita a Ciudadanos la llamaron el día antes de la manifestación del Orgullo para que hiciera bulto con Arrimadas...

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha mostrado este martes su malestar ante el "apartheid político" al que le está sometiendo Ciudadanos. De poco le ha servido al presidente de la formación ultraderechista aludir a su antigua relación de amistad con Albert Rivera para provocar su reacción y conseguir sortear una de las líneas rojas de su partido para votar a favor, o al menos abstenerse, del acuerdo de gobierno entre PP y Cs: una reunión a tres bandas para desbloquear la situación en Madrid y Murcia.

El partido de Albert Rivera juró y perjuró el pasado 4 de junio que no habría “mesas a tres”, que nunca negociará nada con Vox. Solo dos días más tarde ya ha celebrado una mesa a tres en Murcia. Los máximos dirigentes de CS se han involucrado directamente con Vox. También dijo que no gobernaría con el partido de Abascal y lo está haciendo en el Ayuntamiento de Badajoz. señales inequívocas de que el partido naranja ha ido debilitando su veto a Vox hasta hacerlo desaparecer. Los esfuerzos de sus dirigentes por negar la mayor son cada vez más difíciles por la propia evidencia de los acontecimientos.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se ha reunido este martes con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en La Moncloa. El encuentro ha sido un fiel reflejo de las posturas que ambos han mantenido en las últimas semanas. Por una parte, los socialistas intentaron acordar un Gobierno de "cooperación" con la formación morada, algo que fue recibido por su secretario general con bastante escepticismo, ya que ha reiterado en numerosas ocasiones que sería "impensable" que Podemos no entrase a formar parte en el Consejo de Ministros. Por otro lado, el presidente del PP, Pablo Casado, se ha pronunciado al respecto sobre las negociaciones ofreciendo "estabilidad" a una posible legislatura socialista, pero sin apoyarla, mientras que la 'número 2' de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha insistido en el "no es no", cerrando la puerta una vez más a cualquier tipo de acuerdo.

El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, se ha mostrado contundente tras el difícil comienzo de semana del partido, con deserciones a cuentagotas de personas tan reconocidas del mismo como Toni Roldán o Javier Nart, asegurando que la formación mantendrá la misma línea que en los últimos meses y ha advertido a los más díscolos que, quien no lo acepte, “puede echarse a un lado”.