lahoradigital.com
Edición testing    2 de marzo de 2021

Iñaki Xavier Velez Domingo

El Grinch de la Navidad. No es que quiera yo ser este año un Grinch de la Navidad, en realidad tengo que reconocer que en mi caso me dejo llevar más por el entusiasmo de las personas de mi entorno, puesto que siento confesarlo, no soy un gran defensor de la Navidad marquetiniana y consumista que es en lo que se ha convertido este periodo tan señalado del año. Me temo que he sido a veces el aguafiestas austero de esta desbocada escalada de gasto y alegría que imponen socialmente las navidades. Este año, como nos dicen las autoridades científicas: regala vida, regala seguridad y regala salud. Si me quieres, no me invites a tu casa.

Hay que reconocer que los españoles somos únicos para adoptar rápidamente cualquier moda creada por los marquetinianos del mundo anglosajón, que por mucho que ahora China se haya posicionado como una potencia global, los norteamericanos siguen siendo los dueños del imperio cultural y económico fundado sobre la ideología neoliberal. Con tal de que sea una palabra en inglés y que parezca exótica y que nos bombardeen noche y día con publicidad en todos los canales, nos basta para convertirnos en fervorosos seguidores de la nueva religión mayoritaria: el consumo desenfrenado.

  • 1