lahoradigital.com
Edición testing    30 de octubre de 2020

Iñaki Xabier Vélez Domingo

Cualquiera que me conozca sabe que llevo la república en el corazón. Desde que tengo uso de razón política, siempre he pensado que la República es la mejor y más democrática forma de cualquier Estado moderno. Mi convencimiento es profundo, parte me viene en los genes, y parte por mi educación. En los genes, porque mis abuelos eran republicanos, porque soy socialista, librepensador y sindicalista, y porque el republicanismo es inherente al ideario socialista. Por mi educación, puesto que la mayor parte de ella se me dio en Francia, y todos sabemos de la tradición francesa con respecto a esta forma de Estado. Pero considero que no es el momento ahora y que seria un regalo a esa derecha que quiere que naufrague el gobierno de coalición.

España en los últimos 43 años ha ido evolucionando y madurando en su calidad democrática, subiendo puestos y colocándose a la vanguardia en materia de democracia, libertad, igualdad y Estado de Derecho. Así, hasta 2019 nuestro país ocupaba el lugar número 19 de una lista de 165 países que integran el Democracy Index, la clasificación anual elaborada por The Economist Intelligence Unit (EIU). Este organismo nos situaba como una de las 20 democracias plenas del mundo y, al menos hasta el año pasado, nos colocaba por encima de países con sistemas democráticos muy consolidados como por ejemplo Francia o Italia. En la actualidad, y viendo cómo la derecha y la extrema derecha no asumen ni respetan el Gobierno legítimo emanado de las urnas, concluimos que la Democracia española está en serio peligro de involución.

Los caceroleros gritan '¡Libertad!'. La misma libertad de cuando vivía Franco, ¿verdad? Lo que nunca esperábamos ver, los represores, los amantes del franquismo y del pensamiento único, pidiendo "Libertad", ahora que nuestra democracia ha evolucionado y todos -incluso ellos, que están insolidariamente poniendo en riesgo nuestra salud- pueden manifestar libremente sus discrepancias y sus protestas, quieren '¡Libertad!'. Libertad, cuando medio mundo, de derechas, de izquierdas, está confinado para proteger la propagación de un virus que ha matado a casi trescientas mil personas en poco tiempo, y enfermado a más de cinco millones, y se propaga a la velocidad del rayo… ¡ellos quieren 'Libertad' para salir a la calle a propagar la pandemia e infectarnos a todos!

¡Hasta aquí hemos llegado! Tantos años sufriendo en sus carnes esa pérdida constante de privilegios y prebendas. Se les ha agotado la paciencia, y no solo aquí en España , en el famoso barrio de Salamanca, sino también en Francia, Reino Unido, Italia, Polonia, Estados Unidos etc. El facherío y dentro de él, las élites nostálgicas, se sublevan. Es un movimiento retro-revolucionario a nivel mundial. Las cayetanas, borjamaris y demás personajes que conforman las clases sociales pertenecientes a las élites socioeconómicas internacionales gritan, y sus seguidores del cafrerío inculto con ellos, todos a una, ¡Basta Ya!

Al hombre de paja de Aznar no le interesa reconstruir España ahora. El ahora está en lo suyo, cuanto peor mejor, porque espera que sea su turno para llegar como un ejército de salvación nacional -junto con Vox se supone- y reconstruir sobre los escombros originados por la pandemia. Es la forma de hacer opocición de su patrón, el destroyer Aznar, el de la Guerra de Irak, las mentiras del 11M, del Yak42, del bodorrio de El Escorial que acabo con sus invitados en la cárcel, el de los fondos buitre que deja a miles de familias madrileñas sin casa. El que da las órdenes a un pool de pimpollos, Casado, Egea, Gamarra,

A los virus no se les extermina. A los virus sólo se les domestica. Con vacunas, antivirales, medidas de aislamiento o distanciamiento social. Pero según los expertos, hasta que una gran parte de la humanidad no esté inmunizada, mucho me temo que tendremos que seguir conviviendo con este Covid-19 durante mucho tiempo. Aventurando cómo van a ser nuestras vidas cuando nos dejen salir a la calle, nuestra forma de trabajar, de consumir, de relacionarnos, creo que todo habrá cambiado. Y también, esperemos que hayamos reflexionado en este periodo de hibernación y saquemos consecuencias a nivel social, económico y personal. Una primera reflexión: ¿es racional endeudarse treinta años por una propiedad en la que nos sintamos prisioneros solo con tener que estar 15 días o un mes?. Volveremos a vivir en las afueras de las ciudades, en el campo, en casas con jardín, huerto y pozo. Porque el miedo al confinamiento ya no se nos irá del cuerpo.

Mientras el mundo tiembla y en 170 países se sabe, a la baja, que hay más de seiscientas mil personas contagiadas del Covid-19 con casi 30.000 muertos, y se lucha a brazo partido -con lealdad y unión entre los Gobiernos y sus oposiciones- en España, la oposición, aparte de no aportar solucciones, lucha contra el Gobierno en lugar de contra el virus. Pero hete aquí que nos ha espeluznado a todos, el señor Casado con su única aportación de genialidad manifiesta: proponer que las banderas ondeen a media asta yque se hagan funerales de Estado o que se levante un monumento conmemorativo. Perdonad por mí crudeza, pero solo estoy esperando a que algún iluminado de estos que ahora tanto abundan por ciertos medios de comunicación deje caer que una medida contra la pandemia es fabricar más ataúdes...Apúnteselo señor Casado para el próximo Pleno del Congreso. Qué nivelazo!!

Hoy hace una semana que el Gobierno de España decretó el RD del Estado de Alarma. Hoy hace una semana que la mayoría de los ciudadanos, acatando las instrucciones de nuestros dirigentes, nos hemos confinado en nuestras viviendas, reduciendo las salidas de nuestros domicilios a lo estrictamente necesario. Todos sabemos qué es lo que tenemos que hacer. Ya no valen las medias tintas- Estamos en un Estado de Guerra. El enemigo es microscópico pero no por eso menos peligroso y dañino. El Covid-19 no nos da tregua, la batalla se presenta larga y dura. Parte de guerra. Datos del 20 de marzo de 2020 en España: casos positivos: 21.509, muertos: 1.093 curados: 1.585. Las bajas en esta guerra siguen aumentado exponencialmente y según nos dicen los expertos lo peor está por venir.

«Tus hijos no son tus hijos / Son hijos e hijas de la vida deseosa de sí misma / No vienen de ti, sino a través de ti y aunque estén contigo no te pertenecen / Puedes darles tu amor, pero no tus pensamientos / Pues ellos tienen sus propios pensamientos / Puedes hospedar sus cuerpos, pero no sus almas…” Khalil Gibran. Les recomiendo esta lectura, señores Casado, Abascal y señora Arrimadas. Y en cualquier caso, señor Casado, ya que pesume de ser docto en Derecho, vuelva a Aravaca a hacer otro Master de Oxford, pero esta vez dedíquele un poco más que un fin de semana. Primero de Derecho: "las personas no son propiedad de nadie". Si se aplican un poco y abren algo la mente, sus hijos crecerán más sanos y libres y dejarán tranquilos a los demás para que el Estado proteja los derechos de la Infancia conforme estipula la Ley.

Durante los últimos más de 40 años de democracia, el PSOE ha sido leal, cuando ha gobernado y cuando le ha tocado ser oposición. Fuimos leales con los Gobiernos de UCD y del PP en la lucha contra ETA, más recientemente en la lucha contra el terrorismo yihadista, y, últimamente, en el conflicto con Cataluña. Apoyamos a Rajoy en la aplicación del famoso artículo 155, intentando ayudar al Gobierno de España en un momento crítico. Siempre hemos sido leales, porque creemos en la democracia y somos un partido de gobierno. Apoyamos al gobierno en las políticas de Estado que trascienden a las políticas partidistas, siempre en defensa del interés general y dentro del marco constitucional.

En estos 5 años en los que he estado apoyando el proyecto de renovación del PSOE y de España liderado por Pedro Sánchez, he tenido la suerte de descubrir a compañeros y compañeras de partido, que si no hubiera sido por los muchos movimientos internos que nos ha tocado vivir, no hubiera tenido la suerte de conocer. Una de estas personas de las que me enorgullezco de poder llamar compañero, es, desde el 18 de junio de 2017, nuestro Secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.

Es casi imposible entender muchos de los sucesos que están aconteciendo en ámbitos políticos y sociales tanto a nivel nacional como internacional. Sí, es incomprensible, al menos para una mente sencilla como la mía, poder llegar a entender comportamientos de ciertos políticos españoles que en teoría, algún día podrían llegar a tener que asumir responsabilidades de Gobierno. Muchos políticos que no representan a una mayoría de ciudadanos en función de sus últimos resultados electorales y que no se cansan de afirmar que España necesita urgentemente un gobierno estable, luego tienen comportamientos incoherentes que contradicen estas hipócritas declaraciones. La estulticia aumenta y la estupidez humana es infinita...

Acabamos de celebrar el 41 aniversario de la Constitución española. Por mucho que se la critique y aún a sabiendas de que más tarde o más temprano, tendremos todos los españoles que abordar su actualización al siglo XXI, nunca jamás un marco legal como lo es esta ley de leyes, ha aportado tanta estabilidad, libertad y desarrollo a nuestra nación. Hace 41 años España era un país pobre y poco desarrollado, un país excluido de la mayoría de los foros y organismos internacionales, en los pocos en los que estábamos presentes, solo lo hacíamos de forma testimonial. Hoy a las puertas del 2020, España es considerado el 4º país mejor del mundo para vivir y trabajar (https://twitter.com/spectatorind…/status/1202210948330610688.) Cuidemos nuestra Democracia y no sigamos bloqueando la formación de un gobierno estable. ¿Cuantas veces tiene que seguir ganando las elecciones Pedro Sánchez para que la derecha, la ultraderecha y la izquierda irresponsable le impidan formar Gobierno?.

Desde que me embarqué en el proyecto que lidera Pedro Sánchez , hace más de 5 años, creo que siempre he intentado ser fiel a mis ideas, equivocadamente o no, expresando mis opiniones con total libertad, primero en las redes -no nos olvidemos que soy un simple militante de base en el partido socialista- y últimamente en este medio -muchas gracias a Concha Minguela por permitirme compartir las reflexiones de este humilde “juntaletras” - al lado de personas de reconocido prestigio en diferentes ámbitos sociopolíticos. Desde luego, Minguela, te gusta arriesgar…Dicho esto, mi voto es un sí a que Unidas Podemos entre en el gobierno formado por el Psoe y presidido por Pedro Sanchez. Y ahora explico las razones.

Votaré este domingo, como siempre he hecho, e iré a votar las veces que hagan falta. Nadie votará por mí. Un demócrata nunca se cansa de ir a votar. Quede esto por delante. Que no os engañen. Los que dicen que no van a votar, suelen ser de derechas o aparentan ser de ese terreno de nadie que os intentan desmotivar para que su voto valga el doble. Eso pasó en Andalucía, con una campaña pagada por gente del PP y mirad lo que sucedió...La extrema derecha toma el hueco que vosotros dejáis.