lahoradigital.com
Edición testing    29 de septiembre de 2020

fondo de reconstrucción

Hay una serie de películas italianas, que tiene su réplica francesa, en las que ponen de relieve en clave de humor las diferencias de identidad entre los ciudadanos del Sur y del Norte de los respectivos países, que hacen énfasis en los estereotipos culturales de unos y otros. En España se intentó también con los ocho apellidos vascos y catalanes. Los estereotipos regionales existen en todas las latitudes, en muchos casos sirven de broma, unas veces con gran carga ofensiva. Estos terminan en la mayoría de las ocasiones convirtiéndose en verdaderos prejuicios que condicionan y orientan decisiones políticas y económicas. Los PIGS de ayer y los frugales de hoy son consecuencia de esto.

Al filo de la noche del cuarto día consecutivo de reuniones para negociar el Fondo de Recuperación post-Covid19, el Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha lanzado una nueva propuesta basada en los 750.000 millones de euros de los que 390.000 millones de euros se destinarían a ayudas directas o subvenciones a fondo perdido y el resto correspondería a préstamos. Esta propuesta, con algunos matices sobre el control y la unanimidad exigida, desbloquea en parte las negociaciones, multilaterales, que se vienen produciendo desde hace 4 días y en las que los grandes países tratan de vencer "la tacañería y las rigidez" de los llamados "países frugales", Paises Bajos, Austria, Suecia y Dinamarca.

Lo dijeron todos los líderes europeos el pasado viernes antes de entrar a la reunión en Bruselas, estamos ante uno de los Consejos Europeos más importantes de la historia, pero las posiciones siguen alejadas y el acuerdo será muy complicado, a la vez que enormemente necesario. Entramos este lunes en el cuarto día de negociaciones maratonianas con reuniones bilaterales, encuentros informales, intercambio de propuestas y contrapropuestas… pero los cuatro países autodenominados ‘frugales’ (Países Bajos, Austria, Dinamarca y Suecia) junto a Finlandia siguen bloqueando el acuerdo porque quieren recortar la propuesta de la Comisión Europea sobre el fondo de reconstrucción de 750.000 millones de euros así como el presupuesto plurianual de la UE. Enfrente están el resto de socios comunitarios encabezados por Alemania, Francia, España e Italia que consideran inasumibles las peticiones de los primeros. A las cuatro de la tarde de este lunes se reanuda el encuentro de los jefes de Estado de y Gobierno en un nuevo intento de llegar al consenso definitivo.

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez se reunió este martes con la canciller alemana Angela Merkel antes del trascendental Consejo Europeo de los próximos 17 y 18 de julio en el que los 27 de la UE debatirán sobre la reconstrucción tras el Covid-19 y el presupuesto plurianual de la Unión para hacer frente a la crisis económica. El dirigente español tuvo un encuentro más cordial con su homóloga alemana que con el primer ministro holandés el pasado lunes. Tanto España como Alemania apuestan por una salida que fortalezca los vínculos europeos y, aunque reconocen las dificultades y divergencias, apuestan por una respuesta “coordinada, concertada y con prontitud” para superar cuanto antes la situación.

El presidente del Gobierno comenzó este lunes un periplo por las capitales europeas del norte que tratarán de torpedear este fin de semana un acuerdo de reconstrucción que ayude a los países más golpeados por la pandemia. Y lo hizo presentando las credenciales de nuestro país al más duro de los representantes de los países “frugales”, el impermeable primer ministro holandés, Mark Rutte. España no está dispuesta a ceder ni un milímetro y el presidente español explicó a su homólogo holandés la importancia de alcanzar un acuerdo solidario y ambicioso en julio que sea beneficioso para toda Europa. A pesar de los ataques de la caverna mediática española que defiende más las posturas de dirigente holandés que la estrategia de nuestro presidente, las buenas dotes negociadoras de Sánchez hacer prever un largo Consejo Europeo del que debe salir una Europa más fortalecida.

La Delegación Socialista Española en el Parlamento Europeo que lidera la eurodiputada Iratxe García, ha denunciado las maniobras de los representantes del PP español para manchar la reputación de nuestro país. El objetivo de los populares, con Dolors Monserrat a la cabeza, es que las ayudas europeas del Fondo de Recuperación tras el Covid19 estén condicionadas y que no sirvan para que el Gobierno de coalición cumpla su programa de Gobierno. En el trasfondo del asunto están los recelos de la derecha española a que el Ejecutivo español se vea fortalecido, y con ello nuestro país, de la ingente cantidad de dinero que llegará desde las instituciones europeas.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, detalló este domingo en la XIV conferencia de presidentes los nuevos criterios de reparto del Fondo Covid19 que distribuye durante este año entre las autonomías 16.000 millones de euros para hacer frente a la crisis económica producida por la pandemia. La última propuesta del Ejecutivo es destinar 9.000 millones a sanidad, 2.000 a educación y 5.000 para paliar la pérdida de ingresos por impuestos. El reparto se hace en un porcentaje por la población y otra parte tiene en cuenta la afectación de la enfermedad y el coste de los servicios. Hasta seis presidentes se han quejado por sentirse perjudicados, el más crítico ha sido Quim Torra que pide para Cataluña 15.000 millones de euros.

  • 1