lahoradigital.com
Edición testing    20 de abril de 2021

Fernando Simón

Fernando Simón asegura que se observa un ascenso “apreciable” en la incidencia acumulada que debe tratarse “con cautela"

Este lunes las comunidades autónomas notificaron al Ministerio de Sanidad 10.360 casos nuevos de coronavirus, de los cuales 2.247 fueron diagnosticados en las últimas 24 horas. Durante la rueda de prensa para evaluar la situación epidemiológica, Fernando Simón ha asegurado que se ha producido un aumento en la incidencia acumulada de 12 puntos en tan solo dos días, situándose en los 163,37 casos por cada 100.000 habitantes este lunes, en comparación con los 151,79 casos notificados este mismo sábado por el ministerio. Además, se han notificado 85 muertes más por COVID-19, 189 en total esta última semana. Simón ha asegurado que aún hay que mirar estos datos "con cautela" pues, hasta el final de esta semana, no sabremos “el impacto que ha tenido la movilidad en la Semana Santa”.

A la espera de que el Ministerio de Sanidad actualice este lunes los datos oficiales sobre la expansión del SARS-Cov2 en España, sabemos que, en las diferentes comunidades autónomas y provincias, la tendencia de los contagios es al alza en la mayoría. Sin embarogo, en 13 de ellas la curva de la tercera ola sigue disminuyendo. El repunte en comunidades como Madrid, Navarra, País Vasco, Cataluña o en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla puede ser síntoma de la próxima ola de COVID-19, que las nuevas cepas del virus y las vacaciones de Semana Santa podrían haber acelarado.

La llegada de la Semana Santa ha traído consigo el aumento de los contagios en España. Las comunidades autónomas han notificado este lunes al Ministerio de Sanidad 15.501 nuevos casos y 189 decesos por coronavirus durante el fin de semana, elevando la cifra de contagios a 3.270.825 y la de muertes a 75.199 desde el inicio de la pandemia. Siguiendo esta línea, la incidencia acumulada (IA) en los últimos 14 días se sitúa en 149,26 casos por cada 100.000 habitantes, representando una subida de más de diez puntos con respecto a hace una semana, cuando se situó en 138,6 casos. De esta forma, la IA nacional se sigue encontrando en riesgo medio, pero siete comunidades autónomas se encuentran sobrepasando esa media y cuatro de ellas por encima de la barrera de los 250 casos, pasando a estar en situación de riesgo muy alto. Por su parte, la situación en los hospitales y en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) va mejorando ligeramente, con un nivel de actuación general del 6% y de un 18% en las UCI.

Las nuevas actualizaciones de Sanidad muestran una “estabilización” en el descenso de la curva de contagios por coronavirus y Fernando Simón ha advertido de la posibilidad de un nuevo “repunte”. En países europeos vecinos como Francia o Países Bajos la situación ha empeorado notablemente en la última semana e Italia ha decretado un nuevo confinamiento ante el grave repunte de casos. En este sentido, España ha descendido a una incidencia de 127,80 casos, situación mucho mejor que la de los países mencionados, pero que apenas supone un punto de descenso frente al pasado lunes. Los fallecidos continúan sumándose, 141 ayer martes y 357 en la última semana, y el escenario no da pie a errores. Expertos sanitarios señalan que se ha podido llegar al suelo de contagios y no esperan mejoras notables por el momento. Además, la situación de las UCI se mantiene muy precaria, con una ocupación media del 20’24%, menos de 5 puntos por debajo del riesgo extremo, y cinco comunidades lo superan, Madrid, La Rioja, Asturias, Cataluña y Castilla y León. Esto se podría deber a una mejora en los tratamientos que han reducido la mortalidad y, por consiguiente, aumentado el tiempo de hospitalización, pero Simón señala que hay que mantener una situación controlada porque si no las regiones podrían abocarse al colapso.

La incidencia de Coronavirus en España continúa descendiendo pero a un ritmo “muy lento” que supone un “riesgo importante de que vuelva de nuevo a incrementarse”. Así lo advertía este lunes el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, que también señalaba la situación desigual en las diferentes regiones españolas. Sanidad confirmaba ayer 11.958 nuevos casos y 298 fallecidos. Con eso, la incidencia media desciende a los 142,24 casos por cada 100.000 habitantes, por debajo del riesgo extremo de los 250 casos, pero a un ritmo de descenso muy inferior al observado durante el mes de febrero tras el pico de la tercera ola. La ocupación hospitalaria desciende también a un ritmo muy lento con un 7’81% de ocupación en planta y un 24,27% en UCI. Madrid se mantiene como la peor comunidad con una incidencia muy superior a la media de 236,41 casos por 100.000 habitantes, solo superada por las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, con una incidencia de 291 casos y 414 respectivamente. La vacunación avanza a buen ritmo con 4.712.191 dosis administradas y 1.383.488 personas que ya están inmunizadas, pero el objetivo de vacunación depende ahora de la llegada de más dosis que permitan inmunizar a la población.

La Comisión de Salud Pública, en la que se encuentran representadas todas las comunidades y ciudades autónomas y el Ministerio de Sanidad, ha acordado la propuesta de medidas frente al coronavirus para Semana Santa, que trasladará el próximo miércoles al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para su ratificación. Con las medidas acordadas se busca limitar la movilidad y los contactos sociales lo máximo posible, por lo que la Comisión defiende restringir perimetralmente todas las comunidades, al tiempo que recomienda que “se eviten todos los viajes que no sean necesarios”, algo a lo que, como ya viene siendo habitual, se opone la Comunidad de Madrid. La presidenta Díaz Ayuso, para llevar la contraria, no es partidaria “a priori” de cerrar la región, ya que “abrir o cerrar una comunidad a estas alturas no soluciona nada”, dice ella. Canarias tampoco quiere cerrar pero sus razones son obvias y sus datos mucho mejores.

El epidemiólogo rectifica sus palabras sobre el 8M estableciendo que “se debe evitar” una manifestación multitudinaria y responde a las polémicas declaraciones negacionistas de Victoria Abril

El epidemiólogo Fernando Simón ha apuntado a una desescalada paulatina de las restricciones contra el coronavirus en “un mes o mes y medio” tras los datos positivos registrados estas últimas semanas que dejan el mejor escenario que se veía en España desde el pasado agosto. En este sentido, Simón ha apuntado que “las cosas van bien” pero descarta una reapertura para Semana Santa tras los desastrosos datos de Navidad que han marcado febrero como el mes con más muertos desde el pasado abril. “Si las condiciones de transmisión no son las correctas para que se pueda tener un poco de apertura, no se debe ni plantear”, zanjaba señalando que “tenemos las ucis atestadas de gente y hemos tenido el sistema sanitario contra las cuerdas”. También aprovechaba para rectificar unas desafortunadas declaraciones que emitió en su pasada rueda de prensa en las que daba a entender que se posicionaba a favor de las manifestaciones multitudinarias en el 8M y en contra de las procesiones. “No en todas las situaciones se pueden respetar igual las medidas de control, es lo que tenemos que tener claro. Da igual que nos permitan hacer una manifestación o una celebración, las distancias se deben mantener siempre”, establecía subrayando que se deben “evitar” las concentraciones y se disculpaba: “Me llamó la atención lo mal que me había expresado”. Además, Simón respondía a las polémicas declaraciones negacionistas de la actriz Victoria Abril: “No quiero juzgarlo, pero ayudar no ayuda”.

España, Austria, Bulgaria, Grecia, Malta y Eslovaquia han firmado este lunes un documento conjunto pidiendo unificar criterios para reactivar los viajes no esenciales dentro de la Unión Europea (UE) y en el exterior, para aquellas personas que hayan sido vacunadas contra el coronavirus y para las que acrediten un resultado negativo en un test antes de viajar. Siguiendo esta línea, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció este mismo lunes una propuesta similar que su equipo presentará el próximo 17 de marzo, con el fin de crear un ‘pasaporte digital verde’, que permita dichos desplazamientos reclamados por algunos Estados miembro de cara a la época turística de verano.

La evolución de la pandemia en España sigue su curso. El Ministerio de Sanidad ha notificado este lunes una bajada de la incidencia acumulada (IA) a los 252 casos por cada 100.000 habitantes, e incluso 11 autonomías ya se encuentran con una IA por debajo de los 250 casos, pasando del riesgo extremo al riesgo alto. Asimismo, el departamento dirigido por Carolina Darias ha notificado 20.849 nuevos contagios y 535 decesos desde el pasado viernes. A pesar de la palpable mejoría en las cifras, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha advertido de que las incidencias en el país siguen siendo altas, y que no se debe bajar la guardia, ya que “una relajación excesiva de las medidas actuales puede llevar a que tengamos incrementos y nos supongan problemas graves”. Además, cabe resaltar que ya son 3.090.351 las personas vacunadas contra la enfermedad en España, concretamente el 85,3% de las dosis recibidas. Ante este hecho, Simón ha resaltado que “la infección en aquellos que están vacunados es más leve”, lo que permite valorar “el impacto positivo que está teniendo la vacuna”.

Por primera vez desde que se inició la campaña de vacunación en España, la incidencia de coronavirus entre los mayores de 65 años vacunados contra la enfermedad ha descendido con respecto al colectivo de la misma edad que no está inmunizado. Así lo ha anunciado este lunes el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, confirmando que esa bajada “es mucho más rápida en residentes que en otros grupos” y, sobre todo, “más que en aquellas personas de 65 años que no viven en residencias”. Siguiendo esta línea, Simón ha celebrado un descenso de la incidencia a nivel general, pero advierte de que los datos del coronavirus “siguen siendo todavía muy altos”, por lo que no es partidario de rebajar todas las medidas ni tampoco hacerlo muy rápido. Asimismo, el director del CCAES ha expuesto como razonable la consideración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de recomendar la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford para los mayores de 65 años en ciertos países con dificultades logísticas para avanzar en su proceso de vacunación, al tiempo que también ha tratado el tema del pasaporte de vacunación y la difícil retención de la variante británica.

Las comunidades autónomas informan de una bajada en el número de diagnosticados y de fallecidos en esta tercera ola de la pandemia. En el último fin de semana, la incidencia acumulada ha descendido hasta los 416 casos, respecto a los 496 registrados el viernes. Por su parte, el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, recalca que no es momento de relajar las medidas higiénico-sanitarias, tal y como planea hacer Madrid a partir de este jueves, ya que el descenso en ocupación de camas hospitalarias y en UCI sigue siendo lento.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha avisado este jueves del peligro de relajar las medidas del coronavirus demasiado pronto, afirmando que “todavía no estamos en niveles de vacunación suficientemente altos ni en niveles de transmisión suficientemente bajos”. Esta advertencia ha sido respaldada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde la responsable de emergencias para Europa, Catherine Smallwood, ha establecido que en el país se ve “una caída relativa muy significativas”, pero que “las tasas de transmisión se mantienen muy altas”. La pandemia en España sigue cierto retroceso desde que la tercera ola dejó cifras escalofriantes a finales de enero, pero los contagios de Navidad todavía siguen manteniendo números muy altos en mortalidad -superando los 500 diarios- y una elevada presión hospitalaria y de UCI, además de una incidencia acumulada de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes, el doble de lo que Sanidad considera riesgo extremo.

Las peligrosas gracias de un magistrado: "supongamos que en Bizkaia suben un 2.000% las enfermedades de transmisión sexual. Y llego yo, el gran epidemiólogo de la zona y digo: ‘Muy fácil. Esténse ustedes dos años sin relaciones sexuales y bajará la curva".

El magistrado del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Luis Garrido, sería para muchos, responsable moral del incremento de muertes que se puedan producir, en el país vasco, tras su "graciosa decisión" de no creer en los epidemiólogos, ni en la ciencia ni en las autoridades sanitarias que pidieron el cierre de la hostelería en la región, decretado por el gobierno vasco desde diciembre. Mientras las UCI están saturadas, el personal sanitario dándolo todo y al borde del desmayo, la gente muriendo en UCI, el magistrado se dedica a hacer gracias en las tertulias radiofónicas despreciando a los epidemiólogos de quien dice que son, en tono despectivo, "simples médicos de familia que han hecho un cursillito". Este juez, ha sido contestado contundentemente por la clase científica -epidemiólogos y otros especialistas- que han clamado ante semejante ingnorancia que raya en lo delictivo ya que lo que está en juego son muchas vidas humanas. "Los bares, si son lugares de transmisión del virus; en Europa, con menor incidencia, no son idotas y han cerrado la hostelería", le han corregido las mismas fuentes.

El Gobierno de España ha recibido este sábado las primeras 196.800 dosis de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford contra la Covid-19, que serán distribuidas este lunes a las distintas comunidades autónomas y el martes llegarán a las islas y a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Tal y como anunció la Comisión de Salud Pública, este suero solo se aplicará a personas de entre 18 años y 55 años de edad, comenzando por la inmunización del personal sanitario y sociosanitario que no esté en primera línea. Asimismo, se ha aprobado que el intervalo recomendado en la administración de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford sea, de 10 a 12 semanas, entre la primera y la segunda dosis. Con la incorporación de los envíos previstos de AstraZeneca, el Gobierno del país tiene previsto distribuir a lo largo del mes de febrero más de cuatro millones de dosis de las vacunas de Pfizer/BioNTech, Moderna y AstraZeneca.

Ya son ocho países europeos los que han optado por establecer restricciones de edad a la hora de administrar la vacuna de AstraZeneca. Francia, Alemania, Polonia, Austria, Suecia, Italia y Países Bajos han decidido reservar la vacuna para aquellas personas menores de 65 años, mientras que Bélgica a reducido este grupo a menores de 55. España, por el momento, solo ha tomado la determinación de que la vacuna no llegará a mayores de 80, lo que supone un rediseño en la campaña de vacunación que contempla gran parte de los primeros grupos prioritarios por encima de esta edad. No obstante, las dosis llegadas de Pfizer y Moderna, que sumarán 2’2 millones en febrero, más otros 2.750.040 de Pfizer en marzo, servirían para inmunizar a estos grupos, según explicaba el pasado lunes Fernando Simón. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, anunciaba ayer en la rueda de prensa tras el Consejo Interterritorial que, a partir de la semana que viene, empezarán a llegar 1.810.575 dosis de AstraZeneca y se espera que hoy se tome una decisión final que se podría alinear con la del resto de países para no administrar la vacuna a mayores de 65. El rediseño pasaría por la determinación de otro grupo prioritario del total de 15 que contempla Sanidad que sí cumpla estos requisitos de edad. La razón no pasa por problemas de seguridad, sino por una falta de información recopilada sobre este grupo generacional con respecto al suero, que podría proporcionar un porcentaje de inmunidad menor.