lahoradigital.com
Edición testing    1 de diciembre de 2020

Estado de alarma

Estas cuatro semanas, del Estado de Alarma y las medidas implantadas en cada comunidad autónoma, según las autoridades sanitarias, estan surtiendo su efecto. El coronavirus va ralentizándose en España, con unos datos de incidencia acumulada de 374 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 529 del pasado día 8. Lo mismo ocurre con los contagios, ya que este fin de semana se han registrado 25.886 nuevos casos, en relación con los 38.273 contagios del pasado lunes y los 52.386 del anterior. Sin embargo, en el informe de este lunes se han registrado 512 nuevos decesos, en comparación con los 328 del viernes y los 484 del lunes, suponiendo la segunda cifra más alta en un fin de semana de la segunda ola.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha repasado en una entrevista televisiva la situación actual de la pandemia del coronavirus en nuestro país y ha afirmado que, por el momento, ni el Ejecutivo ni las autoridades sanitarias están pensando en volver a una situación de confinamiento domiciliario. El dirigente socialista considera que “hoy por hoy se está controlando la situación y se irá mirando dentro de la coordinación”. Aunque asume, el también Secretario de Organización del Psoe, que en una situación cambiante como la que vivimos el Gobierno podría aplicar de forma rápida un nuevo Estado de Alarma que incluya la posibilidad de confinamientos domiciliarios.

El Congreso aprueba por mayoría holgada, 194 votos a favor, la prórroga del Estado de Alarma hasta el 9 de mayo. Con la finalidad de frenar la alarmante expansión del virus en España (algo que también sucede en casi toda Europa), esta medida excepcional se prolongará durante los próximos seis meses, aunque podrá ser levantada en marzo en función de la evaluación del comité de expertos durante su transcurso. El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acudirá cada dos meses a dar cuenta de la evolución de la pandemia, tras la enmienda de ERC que fue aprobada con 189 votos a favor. El PP se ha abstenido de forma tosca con duras críticas al Ejecutivo de Sánchez.

El presidente del Partido Popular ha anunciado la abstención de su grupo parlamentario a la prórroga del Estado de Alarma y ha justificado su decisión porque afirma no querer abandonar a las Comunidades Autónomas. Su postura no le ha impedido lanzar fuertes críticas por la “imprevisión e incompetencia” del Gobierno. Por su parte, Inés Arrimadas, ha manifestado el apoyo de su partido a la prórroga por “responsabilidad y sentido de Estado”. El líder de la ultraderecha, Santiago Abascal, ha dicho que votarán ‘no’ a lo que llama estado de excepción y ha centrado sus críticas en el Gobierno y en la “oposición sumisa”.

El ministro de Sanidad ha defendido este jueves en el Congreso de los Diputados la decisión del Gobierno de España de activar nuevamente el Estado de Alarma durante un periodo de seis meses. El Ejecutivo necesita el respaldo de la cámara baja para convalidar su Decreto Ley, apoyo que consigue gracias al voto afirmativo del PSOE, Unidas Podemos y el resto de socios de investidura, tras acordar nuevas medidas de control de esta medida excepcional. El Partido Popular continúa con sus fuertes críticas al Gobierno, pero se abstendrá. El líder ultraderechista, Santiago Abascal, ha adelantado que votará en contra y prosigue su choque frontal con el PP lo que le ha llevado a calificar a Casado como “ministro de la oposición”.

Un centenar de jóvenes de la barriada sevillana Pino Montano han protestado contra la medida y sus protestas han desembocado en actos vandálicos

Durante la noche del martes, un centenar de jóvenes se reunieron en el barrio sevillano de Pino Montano para protestar contra la activación del Estado de Alarma. La convocatoria se llevó a cabo a través de las redes sociales, donde se convocó una protesta “pacífica”, bajo el lema “El barrio lucha por su libertad”.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha ofrecido una nueva medida de valoración del Estado de Alarma para tratar de conseguir el mayor apoyo posible a la prórroga de la medida en el Congreso de los Diputados. Ha dicho, en respuesta a Pablo Casado en la cámara alta, que el Consejo Interterritorial de Salud analizará en cuatro meses si la situación de la pandemia permite terminar con el Estado de Alarma y será en ese foro donde están representadas las Comunidades Autónomas donde se decidirá entonces si se continúa hasta el 9 de mayo o en el mes de marzo decae la medida. Por su parte, el líder de la oposición, Pablo Casado, en un tono mucho menos agresivo que hasta ahora ha criticado que el Ejecutivo quiera aprobar una medida tan drástica durante medio año sin que haya un control parlamentario.

Las cifras de la pandemia del coronavirus en esta segunda oleada, son extraordinariamente alarmantes. El Ministerio de Sanidad ha comunicado un nuevo récord de contagios durante el fin de semana, dejando 52.188 casos y lo que es peor, 272 muertos en el país, la cifra más alta tras el verano. La incidencia acumulada ha aumentado a 410 casos por cada 100.000 habitantes, de media en España, y todas las comunidades autónomas, excepto Canarias, Baleares y la Comunidad Valenciana se encuentran en un nivel de riesgo extremo. A su vez, el director de la CCAES, el doctor Fernando Simón, ha advertido de que varias regiones cuentan con un 40% de ocupación de las UCI y que en noviembre, la situación podría volverse más que crítica.

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha vuelto a jugar su juego de la negación, dice que brinda su apoyo al Estado de Alarma, siempre que este no dure más de ocho semanas y que se apruebe un marco legal que permita la modificación de la Ley Orgánica 3/86 en materia de Salud Pública. Lo cual, en román paladino es tanto como decir que no lo va a apoyar puesto que el Ejecutivo viene descartando la modificación de la ley de Sanidad Pública, alegando que la Constitución alberga la más eficaz de las medidas jurídicas para hacer frente a un estado de emergencia sanitaria como el actual: El Estado de Alarma. Por tanto, el Ejecutivo de Pedro Sánchez, reafirma su posición insistiendo en la necesidad de seguir las directrices establecidas por los expertos. Por su parte, Vox ha anunciado que recurrirá el decreto ante el Tribunal Constitucional.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha declarado la aplicación de un nuevo Estado de Alarma en todo el territorio nacional, que entró en vigor el domingo por la tarde. La intención es prolongarlo hasta el 9 de mayo, con el objetivo de frenar la segunda ola de coronavirus. La declaración de este nuevo Decreto, el cuarto desde la reciente Democracia española, permite al Ejecutivo aplicar medidas excepcionales en situación de extrema necesidad y en este caso, se centra fundamentalmente en la limitación de movilidad nocturna de carácter general, junto a la posibilidad de cerrar la entrada y salida de territorios y limitar las reuniones sociales. A continuación resolvemos las dudas que plantea este nuevo decreto.

La segunda ola del coronavirus llegó hace semanas a España y durante este tiempo las Autonomías han estado luchando contra la pandemia, pero no ha sido suficiente. Los datos de epidemiológicos no dejan de subir y por eso el Gobierno ha tomado las riendas de la situación y desde este domingo España tiene activo el cuarto Estado de Alarma de la democracia. Su duración inicial será de 15 días, pero esta semana está previsto que el Ejecutivo solicite al Congreso de los Diputados su extensión para los próximos seis meses. Así, las medidas que se vayan a tomar a partir de ahora contarán con la cobertura jurídica necesaria. De momento, se extiende a todo el país la limitación de la movilidad desde las 23:00 horas de la noche hasta las 06:00 de la mañana, además se restringen las reuniones y se faculta a las Autonomías para cerrar sus regiones. El objetivo, según ha explicado Pedro Sánchez tras el Consejo de Ministros Extraordinario es doblegar esa segunda curva, igual que hicimos con la primera. Pero también se pretende evitar a toda costa un confinamiento total para que la economía no se termine de hundir de manera dramática.

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha solicitado a Pedro Sánchez la proclamación del Estado de Alarma en Euskadi, tras el aumento del número de positivos en la comunidad. La cifra de contagios ha ascendido a 1.207 en los últimos días. Con la intención de parar la extensión del virus de la manera más ágil posible, el Gobierno Vasco ruega el autoconfinamiento de las zonas más afectadas y avisa de la aplicación de medidas severas en 25 municipios, afectando a 237 mil ciudadanos.

El presidente del Gobierno ha anunciado nuevas medidas que impiden un confinamiento domiciliario y considera que “debemos detener la transmisión del virus sin detener la vida”

El presidente Pedro Sánchez ha comparecido este viernes para anunciar el preocupante agravamiento de la pandemia del coronavirus que ya ha infectado a más de 40 millones de personas en todo el mundo y ha matado a más de un millón de personas, “miles de ellos en nuestro país”. La llegada del invierno podría agravar la situación y el presidente ha anunciado que se tomarán nuevas medidas en colaboración con las Comunidades Autónomas. El objetivo, ha dicho, es impedir llegar a un nuevo confinamiento domiciliario, por ello ha pedido la colaboración de toda la ciudadanía y de todas las administraciones públicas. El objetivo es frenar la pandemia con la menor repercusión para las libertades y para la economía por lo que se descarta, de momento, un nuevo Estado de Alarma.

Desde hace tres semanas, al menos, el Ejecutivo de la Comunidad de Madrid viene presumiendo de una insólita disminución de los casos de contagios acumulados en toda la región. La semana pasada se notificaba una reducción del 26’6% de incidencia. Ese mismo día también se descubría que podrían ser debidos a una reducción del 40% de las pruebas PCR realizadas, pasando de 169.741 entre el 21 y el 27 de septiembre, a 80.273 la semana del 3 al 10 de octubre, curiosamente cuando la presidente regional Ayuso empezó a sacar pecho sobre los "datos satisfactorios" de Madrid, presuntamente como resultado de sus medidas. Desde entonces, estas pruebas disminuyen por miles y se aumentan los cribados masivos usando test de antígenos, que son incapaces de detectar positivos asintomáticos. El resultado, solo 237 nuevos positivos detectados, una incidencia del 0’47% y un desperdicio de recursos, según apuntan los expertos. Mientras, Ayuso continúa celebrando estas cifras y pidiendo el fin del Estado de Alarma declarado por Sanidad.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, medita la posibilidad de establecer un toque de queda en Madrid y en otras regiones de España, como posible medida para luchar contra la pandemia. Para garantizar la aprobación de la propuesta, planteada por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, Illa advierte de la necesidad de establecer un nuevo Estado de Alarma que diera cobertura legal a la medida. Y para ello, el Gobierno tendría que tener la garantía del resto de grupos políticos del Congreso de los Diputados para alargar la propuesta más allá de quince días.