lahoradigital.com
Edición testing    17 de enero de 2021

Enrique Ruíz Escudero

La pandemia ha evolucionado de forma alarmante hasta superar los 400 casos por 100.000 habitantes en varios municipios de la Comunidad de Madrid. Concretamente, el Ayuntamiento de Arganda del Rey, dirigido por Pedro Guillermo Hita Téllez, ha convocado a los vecinos para someterse a un estudio serológico de prevalencia - la citación será por vía telefónica- con el objetivo de identificar los principales focos de contagio y evitar un cierre perimetral a partir del próximo 25 de enero, día en el que el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, anuncia las nuevas restricciones en varias de sus zonas básicas de salud.

El número de caídas a consecuencia de la nieve no ha parado de incrementarse desde el pasado fin de semana. El paso de la borrasca Filomena ha supuesto que el 40% de las consultas en hospitales sean a consecuencia de este tipo de incidencias, suponiendo la rotura de radios y caderas en muchos de los casos. Las urgencias se encuentran en una situación de colapso total, puesto que el número de contagios en la Comunidad de Madrid por coronavirus no para de aumentar, tras el fin de las celebraciones de Navidad - 3.663 nuevos casos registrados en las últimas 24 horas y 24 fallecidos-. Ante la falta de recursos, como suministros de sangre, las autoridades sanitarias recuerdan no salir de los domicilios, siempre que se pueda evitar. Para todos aquellos madrileños que se vean en la obligación de desplazarse, la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (SECOT) ha publicado una guía de recomendaciones para evitar este tipo de caídas.

A pesar de que las restricciones por áreas de salud, han demostrado que no sirven para rebajar los datos de contagio sino al contrario, Isabel Díaz Ayuso sigue erre que erre con cerrar la Comunidad de Madrid, por calles. Habiendo superado los 450 casos por 100.000 habitantes, Madrid –452,19– ha comunicado la ampliación de nuevas zonas básicas de salud pública y localidades. Desde el lunes 11 de enero hasta el lunes 25 -en la mayoría de los casos -, la movilidad de 41 ZBS y 14 localidades se verá restringida, salvo en casos justificados. El consejero de Salud de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero ha anunciado la decisión asegurando la eficacia que suponen estas medidas quirúrgicas. Por su parte, alabando la propia gestión de la comunidad, Escudero ha querido aprovechar la situación para atacar al Gobierno ante la falta de presencia policial por su parte. Es la única Autonomía que aplica este método a pesar de haberse demostrado que no sirve. Pero Ayuso se empeña siempre en dar su nota a contracorriente de las recomendaciones del Consejo Interterritorial de Salud.

Hace cuatro días se conocía que la Comunidad de Madrid había firmado un contrato a dedo con la Cruz Roja a día 29 de diciembre para contratar la insignificante cifra de 25 enfermeros por valor de 804.000 euros, justificando la privatización del servicio de vacunación con los pésimos datos registrados tras una semana del comienzo de la campaña. Madrid utilizaba solo un 6% de las dosis, aunque Isabel Díaz Ayuso mantenía sus críticas al Gobierno por asignar un número de vacunas muy pequeño para la capital. Un día después se conoció que este contrato a dedo estaba previsto, al menos, 15 días antes del pasado 29, por lo que buscaban la privatización de los servicios desde un principio. Entonces ya se hablaba de un boicot de la campaña para asignar contratos a dedo. Ayer, El País confirmaba esta teoría cuando revelaba que Elena Andradas, directora general de Salud Pública de la Comunidad, rechazó una oferta de Madrid Salud que ofrecía 300 enfermeros expertos en vacunación de gripe para participar en la campaña a día 21 de diciembre. Esta oferta fue rechazada sin ninguna razón explicando que Madrid ya tenía recursos suficientes mientras trabajaban en la privatización del servicio. Ahora estos recursos suficientes han demostrado no serlo tras una información revelada por La Ser que ha tenido acceso a unos correos enviados a todos los centros de salud madrileños con el asunto “URGENTE VACUNACIÓN COVID”. En ellos piden enfermeros voluntarios sin especificar ningún tipo de condiciones ni sueldo paran incorporarse cuanto antes a la campaña y “adaptarse a la estrategia que se vaya definiendo”, por lo que parece que ni siquiera existe una estrategia de vacunación en Madrid.

Isabel Díaz Ayuso, no para de desacreditar a la Sanidad Pública madrileña. La presidente popular de Madrid, ha vuelto a humillar al sindicato de Enfermería, prefiriendo contratar la vacunación con empresas privadas. Ya ha firmado un contrato de ochocientos mil euros, 133.512 euros mensuales durante los próximos seis meses, con la Cruz Roja Española. Y pretende firmar uno más con Quirón Salud. Para caldear el ambiente, ha ralentizado la vacunación que comenzó el 27 de diciembre, y solo ha inyectado el 6% de las dosis recibidas. Y además, ha culpado al sindicato de Enfermeras, que le han declarado la guerra, ya que están dispuestas y preparadas para vacunar incluso sábados y domingos, pero la presidenta, prefiere el negocio privadoo. Las Enfermeras han iniciado una campaña con el hashtag #SoyEnfermeraYoTeVacuno. Además, Alda Recas, presidenta de la Asociación Madrileña de Enfermería, ha denunciar la ofensa que supone la contratación de empresas externas teniendo un personal perfectamente dotado y público.

El balance de vacunación en España ha dejado datos pésimos del inicio de la campaña. En España tan solo se han utilizado un 11% de las 718.535 vacunas que han llegado, vacunando a 82.834 personas. Tan solo dos comunidades han sido capaces de superar la administración del 50% de las dosis, Asturias con un 81%, el más alto, seguida de Galicia que ya desciende hasta el 51%. A la cola se encuentran Extremadura, con un 7%, Cantabria con el porcentaje más bajo, un 5%, Cataluña con un 13% y Madrid con un 6%. Madrid es el caso más grave de todos por la falta de recursos y personal destinado a la campaña, hecho que ya denunciaban ayer los sanitarios. La comunidad ha destinado la cifra ridícula de 59 parejas de enfermeros para inmunizar a toda la población, alcanzando solo 3.090 vacunados desde que llegaron las dosis. Este porcentaje servía ayer al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, como excusa para justificar la privatización del proceso. Hoy se conocía el primer contrato entregado a dedo a una empresa privada, la Cruz Roja, contrato que se cerró el pasado día 29 de diciembre, antes de que Madrid pudiera conocer el balance de vacunación e incluso antes de que recibiera gran parte de las dosis. No obstante, esto no fue obstáculo para que la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, volviera a culpar al Gobierno estableciendo que es su cometido el organizar la campaña de vacunación. Ahora, la Consejería de Salud desembolsará un total de 804.098 euros para contratar la ridícula cantidad de 25 trabajadores.

Hace tan solo una semana Isabel Díaz Ayuso, presidenta madrileña, levantaba una nueva polémica acusando al Gobierno de repartir un número de dosis “realmente bajo” de la vacuna de Pfizer para Madrid. Ahora el viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, anunciaba que de las 48.750 dosis recibidas el pasado día 29 de diciembre, tan solo se han utilizado el 6%, vacunando en estos últimos días a 3.090 personas. Otra de las consecuencias del desmantelamiento que desde hace treinta años, el PP de Madrid, está haciendo de la Sanidad Pública de esta comunidad. El consejero pone excusas increíbles y asegura que los nuevos objetivos están entre 10.000 y 15.000 vacunados por semana, lo que en el mejor caso supondría un 30% de las dosis que llegarán durante las próximas doce semanas. De momento, quejándose de la falta de recursos en la Pública, están sembrando el terreno para "dar negocio a los amigos" y vacunar en las clínicas privadas, eso si, mediante factura a la Seguridad Social. Un negocio que dominan a la perfección.

La Comunidad Valenciana ha anunciado la detección de cinco casos de la nueva variante británica del coronavirus en la región, dos en Elche, Alicante, y tres en Valencia. Hace escasas horas el consejero de Sanidad de la Xunta de Galicia, Julio García Comesaña, confirmaba el positivo de una persona en Santiago de Compostela. En todos los casos las personas viajaban desde Reino Unido a España y se sometieron a una prueba específica para la detección de la nueva cepa, no más letal que la conocida hasta ahora pero sí más contagiosa. El pasado sábado se confirmaba oficialmente la llegada de estos casos al país con la confirmación de cuatro casos en Madrid, que ya ascienden a seis.

La concejala de Salud del Ayuntamiento de Getafe, Isabel Espinosa, ha enviado tres cartas dirigidas al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz, a la gerencia de Atención Primaria y a la dirección Asistencial Sur de la Comunidad de Madrid, en las que expone la predisposición del Consistorio de ayudar, a través de los recursos municipales de los que dispone, en la vacunación frente a la Covid-19 prevista a partir este domingo 27 de diciembre. Una vez más, el Ayuntamiento de la localidad se ofrece para colaborar con la Comunidad de Madrid, ya que hace varias semanas brindó medios humanos y materiales para asistir en la Campaña de la Gripe.

A consecuencia del incremento del número de casos en la Comunidad de Madrid, que ya vuelve a ir a la cabeza de positivos, además de doblar la media de contagiados según el estudio nacional de seroprevalencia, el Ejecutivo madrileño ha presentado nuevas limitaciones para estas celebraciones. Distando de las 10 personas permitidas hasta ahora en encuentros familiares, Madrid, al igual que otras CCAA - Valencia, Galicia, Asturias, Canarias y Baleares- ha limitado la cifra a 6 personas, permitiendo la agrupación de hasta dos núcleos familiares. Sin descartar un mayor endurecimiento de los protocolos, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, hecho hincapié en el empleo de la mascarilla como principal medida efectiva. Diversas asociaciones de médicos y sanitarios achacan al gobierno regional "hacer contabilidad imaginativa", con los datos de la pandemia, ya que la CAM no realiza apenas PCR y además los positivos no los suma en el día, sino en el acumulado, con lo cual, da sensación equívoca a la población de que mejora cuando es justo lo contrario.

El Hospital Enfermera Isabel Zendal ha quedado inaugurado este martes en un acto publicitario que pretendía ser monumental y que ha quedado tapado por la polémica y las protestas que rodean al centro. El lunes se produjo una manifestación de la Marea Blanca y hoy más personas se congregaban a la entrada del hospital denunciando la privatización de la Sanidad Pública y la precariedad en el sistema de salud madrileño. La idea es la misma: existe dinero para construir un centro de 80.000 metros cuadrados pero no para reforzar los centros de Atención Primaria, los hospitales ni para contratar rastreadores. El negocio ya se ha comido 100 millones de euros, el doble de los 51 anunciados inicialmente, en un proceso sin concurso público y rodeado de falta de transparencia y se llevará más, ya que las construcciones aun no están acabadas. De las 1.000 camas prometidas, solo se han instalado 240, y de todo el personal que no podía esperar a presentarse voluntario, según Ayuso, solo cuentan con 111 de los 699 empleados necesarios para poner en marcha el pabellón número dos.

Las calles de Madrid se llenaron ayer con miles de manifestantes que denunciaban la construcción del nuevo negocio de Ayuso que ya supone, como mínimo, 100 millones de euros. El hospital se ha inaugurado supuestamente hoy con, tan solo, 111 trabajadores de los 699 que necesitaban para abrir uno de sus pabellones. De las 1.000 camas prometidas, solo se han instalado 240 pero, aun así, la comunidad continúa con sus esfuerzos de reubicar personal en vez de contratar refuerzos, lo que CC.OO. califica como “surrealista”. Los sindicatos y organizaciones sanitarias protestaban por “el ladrillazo hospitalario” que solo ha servido “para la gloria de Ayuso y sus amigos los constructores”, con contratos a dedo que aun no se conocen en su totalidad. Los profesionales reclaman que se destine dinero a reforzar una sanidad pública que queda más deteriorada cada año con el negocio de las privatizaciones y que se acabe con este tipo de construcciones que suponen “un insulto para la ciudadanía”. “Si tenemos, por desgracia, una tercera ola en enero, vamos a tener muchos más problemas sanitarios que ahora porque estarán llenos los hospitales otra vez. Los trabajadores están en estrés y no van a poder aguantar mucho más”, mantienen desde UGT con preocupación por la falta de contratación y dinero realmente invertido para la sanidad pública.

Nada nuevo bajo el sol, Madrid no tolera estar de acuerdo con ni una sola de las medidas restrictivas señaladas por el Ministerio de Sanidad. Tanto es así, que se opone -como siempre- a las propuestas del plan nacional de Navidad frente al coronavirus . El Ejecutivo marcó ayer el tope de gente en reuniones familiares, en seis personas, y el toque de queda a partir de la una de la madrugada. Inmediatamente, Ayuso propone un aumento de hasta 10 personas de hasta tres núcleos de convivencia siempre que sean familiares. También se aumenta el toque de queda en media hora para Nochebuena, Nochevieja, Año Nuevo y Navidad, el Gobierno solo propone el aumento para las dos primeras fechas. El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, defenderá estas medidas aunque fuentes del Ejecutivo ya han señalado que serán las comunidades las que tomen sus propias decisiones.

La presidenta de la Cominidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha abierto un proceso de selección de 669 sanitarios para cubrir las plazas necesarias para la apertura del segundo módulo del Hospital Enfermera Isabel Zendal. Como ya confirmó Enrique Ruíz Escudero, consejero de Sanidad, hace dos semanas, no se contratará a nuevo personal para el centro, sino que se procederá al traslado de profesionales de otros centros a pesar de que esto supone el desabastecimiento de los segundos. Ayuso da un plazo de 10 días para cubrir los puestos y si no lo logra procederá a un traslado forzoso de los sanitarios contratados de forma temporal para reforzar todos los centros sanitarios que lo requerían, que se quedarán sin estos refuerzos durante un tiempo indefinido.

El centro hospitalario de Arganda del Rey lleva más de diez años abierto y también lleva mucho tiempo esperando una ampliación que ahora es más necesaria que nunca. Precisamente el pasado miércoles, el alcalde de este del municipio, Guillermo Hita, mostraba su descontento por la situación y ya ha pedido una reunión con el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, para exigir que se decrete una fecha para el inicio de la ampliación que lleva planificada desde el año 2017.