lahoradigital.com

Elecciones Andalucía

El líder ultraderechista de Vox ha lanzado una clara advertencia a las otras dos derechas que quieren gobernar Andalucía al avisarles de que su partido "no va a votar un gobierno que no se siente a escuchar y atender a los representantes y las propuestas de 400.000 andaluces". Y no es la primera vez que lo advierte ya que hace dos días afirmó que "me preocupa que los que se disponen a gobernar Andalucía no sepan sumar".

La gobernanza de Andalucía vuelve a ser una encrucijada. Susana Díaz se agarra a que es caballo ganador, con 33 escaños y un millón de votos y que su obligación es formar gobierno. Juanma Moreno y su jefe, Pablo Casado han decidido hacer lo que sea para unirse a Ciudadanos y Vox y expulsar a Díaz. Para ello han firmado un pacto con 90 medidas, entre tramposas, viejas y alguna arrebatada al Psoe. Pero la llave sigue estando en Santiago Abascal, líder del partido de extrema derecha Vox, que lejos de quedarse callado, aletea y dice que "o se cuenta con él y se asumen sus medidas, o se repetirán las elecciones". Y de paso, la lideresa andaluza, tampoco asume que ella es la causante de la pérdida de casi cuatrocientos mil votos socialistas que se fueron a la abstención.

Aunque no sea lo más adecuado, ya dije en 'La Hora Digital' que la catástrofe del domingo podía pasar. En dicho artículo señalé que VOX tenía un escenario difícil para convertirse en una fuerza política relevante a nivel nacional, pero que veríamos un potente ascenso de la misma en el corto y medio plazo. En especial, si la cobertura mediática continuaba sobredimensionando este fenómeno de derecha radical.

Jose Luis Ábalos, en nombre del PSOE, ha reconocido que el Partido Socialista ha experimentado un retroceso que nos lleva a una reflexión, "pero ha ganado las elecciones y es primera fuerza en siete provincias andaluzas". Desde hoy mismo el PSOE está trabajando ya en recuperar esta confianza, ha dicho el Secretario General del Psoe. "Los socialistas andaluces deben saber que cuentan con todo el apoyo del resto de los socialistas españoles", ha continuado el socialista para quien es "preocupante y una mala noticia que la extrema derecha haya entrado en las instituciones".

El PSOE gana los comicios andaluces según los primeros datos de escrutinio que están a más de 85%. Pero puede ser la victoria más amarga de los socialistas porque la suma de las derechas (PP, C's y Vox) podría gobernar en Andalucía Los socialistas reúnen el 28,29% de los votos emitidos y 33 diputados. Le siguen el PP (20,66% votos y 26 diputados), Ciudadanos (18,12% y 21 diputados), Adelante Andalucía (16,16% y 17 diputados) y Vox (10,88% y 12 diputados).

En el debate celebrado ayer en la televisión pública andaluza, Susana Díaz resultó vencedora claramente entre reproches mutuos de Ciudadanos y Partido Popular. La candidata de Ahora Andalucía mostró un discurso que, llegado el caso, podría ser compatible a la hora de acordar con el del Partido Socialista.

Tras cuarenta años de gobiernos socialistas, Susana Díaz está segura de que el Psoe volverá a gobernar Andalucía aunque tendrá que negociar con otro partido de apoyo o con la abstención de alguno de ellos. Es altamente improbable que los tres partidos de la oposición, PP, Ciudadanos y Podemos se unan contra la presidenta andaluza.

Cuando aún no ha empezado siquiera la campaña electoral, todos los estudios de opinión vaticinan una clara victoria del Partido Socialista en Andalucía.

  • 1

En unas declaraciones a la radio, a dos días de ganar y perder las elecciones en Andalucía, reconoce que hacerse con la victoria así "es triste". Un triunfo agridulce, ya que se teme que el bloque de derechas se aliará con la extrema derecha y conseguirá el objetivo de sacarla de la presidencia de la Junta a cualquier precio.

Finalizaba hace un mes mi artículo expresando mi deseo de que el voto ciudadano de los andaluces sirviera para cerrar el parlamento andaluz a la extrema derecha. Sería ese resultado la premonición de que en el mes de mayo esa ideología xenófoba, centralista y antidemocrática saldría de España camino del cementerio electoral metida en una urna a modo de féretro.

Creíamos que VOX era una amenaza lejana para la libertad y, por tanto, nos parecía imposible que sus postulados reaccionarios y preconstitucionales encontraran eco en ningún sector representativo de nuestro país. El resultado de las elecciones andaluzas me ha dejado estupefacta. Casi con el 100% escrutado, VOX ha obtenido el 11% de los votos, lo que supone, a falta de un análisis de género, que aproximadamente la mitad de los 382.076 votos que ha obtenido, proceden de mujer

Los andaluces y andaluzas acuden a las urnas este domingo con el primer puesto relativamente claro. La incógnita está en cómo se configurarán los apoyos, con la segunda, tercera y cuarta fuerzas políticas, a partir del lunes 3 de diciembre. La duda está en si Adelante Andalucía sorpassa al Partido Popular, e incluso si Ciudadanos se coloca por delante del partido de Pablo Casado, y si Teresa Rodríguez finalmente intentará que las izquierdas se unan y conformen un Gobierno frente a una más que posible triple alianza de la derecha, incluyendo los votos del ultra derechista partido xenófobo, homófogo y misógino, VOX.

Estas elecciones andaluzas son algo más que unos comicios para elegir un gobierno. El voto de los andaluces decidirá si a partir de mayo España se echa en brazos de los señoritos radicales de Vox, Ciudadanos o del Partido Popular, tres formaciones dirigidas por unos líderes cuyo único proyecto político es descalificar y excluir a todos aquellos que no piensan como ellos...

Decía José Luís Rodríguez Zapatero que Andalucía era una "fuente renovable de votos para el Partido Socialista". Lo decía en 2007 y sabía que tenía en esa comunidad el mayor empuje para revalidar la victoria en 2008. Él, que era un optimista antropológico, en esto por ahora no se ha equivocado: sin ganar en Andalucía no puede haber un Gobierno socialista en Moncloa.