lahoradigital.com

Disturbios Barcelona

La normalidad parece volver en Cataluña. No ha hecho falta alimentar los enfrentamientos con los tanques en la calle, el 155 y la Ley de Seguridad Nacional. Ente otras cuestiones porque no se daban las condiciones para ninguna de esas “soluciones” reclamadas por la derecha y la extrema derecha día si y día también.

Tras la reunión del Comité de Seguimiento de los acontecimientos de orden público acontecidos desde el pasado lunes en Cataluña, el ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska ha explicado que la violencia está retrocediendo gracias a que el “Estado actúa". "Seguimos deteniendo a quienes llevan a cabo hechos violentos y que nadie tenga duda de que el peso de la Ley caerá sobre ellos. No cabe impunidad". "Quiero volver a transmitir un mensaje político al independentismo. Estamos ante un problema de orden público como el que viven otras grandes democracias de nuestro entorno”. Es un escenario para el que el Gobierno estaba preparado desde hace semanas, y que responde con “firmeza, ponderación, y con arreglo al desarrollo de las circunstancias”. Lo primero que hizo Marlaska fue “agradecer la magnífica labor y coordinarión de todos los cuerpos de seguridad, Mossos, Policías, Guardia Civil y Guarda Urbana”.

Mientras el Gobierno está al frente del Gabinete de seguimiento interministerial, con el Presidente del Gobierno, la vicepresidenta y vaios ministerios, actuando y pidiendo "Unidad" y apoyo" a las tres grandes fuerzas políticas de la oposición, los líderes del PP, Pablo Casado y de CS, Alberti Rivera, se desplazaron este sábado a las calles de Barcelona a "criticar al Gobierno, echar leña al fuego" e intentar aprovechar la desgracia de un pueblo para rascar algunos votos con una flagrante deslealtad al Estado.

En la era de los teléfonos móviles y las redes sociales los ‘likes’ y el número de seguidores parecen ser lo más importante. Las protestas y los graves incidentes que se están produciendo esta semana en las calles de Barcelona son el marco perfecto para ‘instagramers’, ‘influencers’ y jóvenes que utilizan como fondo para sus fotos las hogueras y barricadas de los violentos. Así las revueltas urbanas se convierten en todo un acontecimiento al nivel de fiestas populares como las Hogueras de San Juan, las Fallas de Valencia o los Sanfermines de Pamplona.

  • 1

Analizando los acontecimientos de los últimos días en Cataluña, tanto a nivel nacional, pero también en el ámbito internacional, se llega a la conclusión de que existe un mínimo común denominador a todos los actores, políticos, tertulianos y periodistas de este “esperpento nacional del independismo a ninguana parte” que puede acabar en tragedia. Los catalanes, la mayoría al menos, y el resto de españoles asistimos mitad asombrados mitad asustados, ajenos a esta quimera llamada independentismo que nada tiene que ver con nosotros ni con ellos. A esta lamentable farsa iniciada por una burguesía catalana corrupta, por unos fanáticos adoctrinados en un independentismo imposible, y azuzada por unos irresponsables políticos de la derecha, en la oposición, que viendo que la casa arde, echan más gasolina para conseguir el premio: ganar las elecciones. Quien se abrase entretanto, poco a nada les importa. Y hablamos directamente de políticos tan irresponsables como: Torra, Puigdemont, Abascal, Casado, Rivera... y en menor medida Ada Colay y Pablo Iglesias. Estos dos últimos por su ambiguedad calculada en réditos electoralistas bastardos.