lahoradigital.com
Edición testing    27 de septiembre de 2020

deporte femenino

Ya ganó el premio en 2017 y su gran año la posiciona de nuevo favorita para repetir la hazaña. El reconocimiento es entregado por la Federación Internacional de Halterofilia.

Con el nombramiento de Alejandra Quereda, subcampeona de los Juegos Olímpicos de 2016, como seleccionadora nacional, la gimnasia rítmica individual promete en este nuevo año.

Los triunfos de las categorías inferiores de la selección española de fútbol femenina e importantes nombres como Sandra Sánchez y Lydia Valentín, han hecho de este año un año histórico para el deporte femenino.

Tras un gran partido del combinado español, un misil de la lateral holandesa en el último segundo supuso la primera derrota de España en esta competición.

Vencieron por 0-2 a la Selección de Nueva Zelanda en semifinales con goles de Claudia Pina e Irene López Ruiz. Disputará la final en dos días ante México.

Atlético de Madrid y FC Barcelona, las favoritas, estarán presentes en la siguiente ronda. Rayo Vallecano, Athletic Club y Levante vencieron en la tanda de penaltis.

La campeona mundial de kárate, Sandra Sánchez, fue homenajeada en la federación española de Las Rozas y la levantadora, Lydia Valentín, recibió la visita de María José Rienda, presidenta del Consejo Superior de Deportes, tras sus dos medallas de oro y una de bronce.

La competidora canaria completó el Rally de Letonia en el segundo puesto y sin incidentes. Le fue suficiente para lograr proclamarse campeona de Europa.

El ayuntamiento de la capital ha organizado una gala para dar visibilidad a las mujeres, para honrar su talento y su trabajo y para que sean referentes de niñas y jóvenes.

Un inicio invicto del Atleti y del Barcelona femenino ponen la Liga Iberdrola muy emocionante.

El huracán Leslie dejó “congelado” por unos días el quinto campeonato de Europa consecutivo para la selección femenina de hockey sobre patines. Se disputaba la final cuando de repente se fue la luz del pabellón y comenzaron a caer trozos del techo. Como consecuencia de ello, se tuvo que suspender la final, a menos de dos minutos para el pitido de los árbitros.