lahoradigital.com
Edición testing    10 de agosto de 2020

Debate político

Los discursos de los políticos son infantiles, simples y teatrales”. La frase no es mía, es de Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid. La suscribo al cien por cien. La decadencia de la democracia española, mas que por el alejamiento ciudadano de las instituciones, empieza a notarse por el lenguaje de nuestros representantes carente de un transfondo intelectual.

El diputado Gabriel Rufián ha equivocado su profesión. Si piensa que el dinero que le pagamos todos los españoles, sus impresionantes 7.700 euros al mes, que cobra en una época en la que miles de familias no tienen un trozo de pan que llevarse a la boca, son para que se luzca como "enfant terrible" provocador y maleducado profesional en el Congreso de los Diputados, está muy equivocado. Por suerte este miércoles, el ministro de Exteriores, Josep Borrell le ha parado los pies y la presidenta del Congreso le ha mandado a la calle.

  • 1