lahoradigital.com
Edición testing    8 de marzo de 2021

cuentas públicas

El Gobierno de Pedro Sánchez se consolida a pasos agigantados con la aprobación definitiva de sus primeros Presupuestos Generales del Estado. Las cuentas públicas pasaron este martes el último trámite con la aprobación por amplia mayoría en el Senado y el 1 de enero entrarán en vigor para dar carpetazo definitivo a los Presupuestos de la era de Mariano Rajoy, en vigor desde el 2018. Estas cuentas rompen varios hitos de la historia democrática: Son las que más apoyo de distintos grupos políticos han tenido, las que más diálogo político han supuesto, las que mayor respaldo han cosechado en el Congreso de los Diputados y las que mayor gasto social de la historia incluyen con alrededor de 239.000 millones de euros para blindar el Estado del Bienestar. Además, como plus añadido, los PGE vehiculan las ayudas económicas del Fondo Europeo de Recuperación que en el próximo ejercicio ascienden a 27.000 millones de euros.

Este miércoles, los Presupuestos Generales del Estado han llegado al Senado en una tramitación parlamentaria que se convertirá en la más rápida de la democracia tras más de dos meses de proceso legislativo. Durante esta semana, se celebran las comparecencias en comisión de autoridades y altos cargos de la Administración del Estado comenzando por la presidenta de la Airef, Cristina Herrero y finalizando con la intervención del Gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. Si la Cámara Alta no introduce enmiendas y no prosperan las posibles propuestas de veto las cuentas saldrán directamente aprobadas, de lo contrario volverán al Congreso donde se prevé que la votación final sea el 29 de diciembre.

Este jueves el Congreso de los Diputados finaliza el trámite parlamentario de los Presupuestos Generales del Estado y el Gobierno de Pedro Sánchez podrá aprobar sus primeras cuentas públicas con una amplia mayoría de 188 diputados y el apoyo de nueve grupos parlamentarios distintos. Ahora, la Ley de Presupuestos llegará al Senado que realizará su trámite durante las dos próximas semanas.

El Ejecutivo ha logrado ‘pasar de pantalla’, esa que se le resistió la pasada legislatura y desencadenó el adelanto electoral. Y lo ha hecho con nota alta al aunar el voto de 198 escaños que dijeron ‘no’ a las enmiendas a la totalidad presentadas por PP, Vox, y dos formaciones del Grupo Plural y tres del Grupo Mixto. Ahora, el objetivo de Pedro Sánchez y los suyos es mantener intacto este apoyo durante la tramitación de las enmiendas parciales que se realizan en la comisión de presupuestos y, lo más complicado, llegar hasta el final del trámite parlamentario con este amplio respaldo. La clave está en la capacidad de los socialistas para romper los vetos cruzados que mantienen Ciudadanos y ERC y que son alentados por Unidas Podemos de manera incomprensible.

El anuncio de Bildu de su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado, celebrado con entusiasmo por el vicepresidente Pablo Iglesias, ha creado mucho malestar en el seno de las filas socialistas. Barones como Emiliano García Page o Guillermo Fernández Vara han criticado este ‘peaje’ del Ejecutivo para sacar adelante las cuentas públicas. Pero los números en el parlamento son los que son y hoy por hoy, los ciudadanos decidieron conformar el Congreso más fragmentado de la historia democrática. El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, se ha manifestado sobre el asunto destacando que “hemos trabajado mucho en este país por la normalización democrática” y recalca que “con la mentalidad de algunos, la Transición hubiera sido imposible”.

El Congreso de los Diputados rechaza las enmiendas a la totalidad que han presentado PP, Vox, Junts, BNG, CUP, Coalición Canaria y Foro Asturias que piden la devolución del anteproyecto de Presupuestos al Gobierno. El Ejecutivo ha salvado holgadamente este primer escollo y los PGE seguirán su tramitación parlamentaria, con un histórico de 198 votos a favor, para que estén listos a primeros del año 2021. Durante el debate parlamentario, la ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero, que los ha defendido durante dos jornadas consecutivas, ha dado a conocer medidas concretas como la bajada del IVA de las mascarillas y también el apoyo de Bildu, lo que refuerza la mayoría de la investidura, pero abre cierto malestar en las filas socialistas y que deja a Ciudadanos muy poco espacio para que pueda finalmente sumarse a una amplia mayoría parlamentaria, como quiere Pedro Sánchez.

La portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados, Adriana Lastra, ha mostrado cierto optimismo de cara a la inminente tramitación de los Presupuestos Generales del Estado con el inicio del debate de las enmiendas a la totalidad este mismo miércoles. La dirigente socialista recuerda que a principios del 2019 “tuvimos que convocar elecciones porque ERC y PdCAT presentaron una enmienda a la totalidad y votó también la derecha”. Ahora, ese primer obstáculo parece salvado ya que los independentistas catalanes y Ciudadanos han optado por no presentar enmiendas totales y el Ejecutivo no tendrá problemas para que las cuentas públicas sigan su curso parlamentario. Pero los socialistas deberán seguir negociando y salvando problemas, entre ellos, el veto cruzado entre el partido de Arrimadas y ERC. A pesar de ello, la vicesecretaria general del PSOE espera poder negociar con sus socios de investidura, con Ciudadanos e incluso con el Partido Popular. Parece la cuadratura del círculo.

Los PGE que prepara el Gobierno de Pedro Sánchez para el 2021 incluyen una importante partida para acometer el proceso de modernización y transformación del sistema educativo. Así lo ha presentado la ministra de educación y FP, Isabel Celaá, y ha explicado que el objetivo del Ejecutivo es proveer a los estudiantes españoles de medidas que garanticen la finalización de sus estudios.

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, considera que estas cuentas públicas “inauguran una nueva época de política económica”.

Poco antes de la celebración del Consejo de Ministros que aprobará el anteproyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado, el presidente Pedro Sánchez y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, han presentado las líneas generales de las primeras cuentas públicas del Gobierno de coalición. El jefe del Ejecutivo ha considerado que se trata de unos presupuestos progresistas y excepcionales por el tiempo en el que llegan y por el volumen del dinero público que movilizan. Los objetivos son reconstruir lo que ha destruido la pandemia, reforzar los pilares de nuestro sistema productivo y fortalecer nuestro sistema de bienestar. Para Sánchez se trata de unos PGE “inaplazables, indispensables y necesarios para nuestro país”.

Este jueves, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, continúa recibiendo en La Moncloa a los portavoces de los distintos grupos políticos parlamentarios en su búsqueda de los apoyos necesarios para aprobar los próximos Presupuestos Generales del Estado. Ayer, hubo un nuevo portazo de Pablo Casado a cualquier negociación de las cuentas públicas, pero por la tarde, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, confirmó su predisposición a negociar en el momento crítico en el que está viviendo España y llamó a todos a dejar las ideologías radicales al margen. Sánchez se ve hoy con Gabriel Rufián, de ERC; y Aitor Esteban, del PNV. Y por la tarde, a través de video conferencia contactará con los portavoces del Grupo Plural, de Bildu y del Grupo Mixto.

La votación de Ciudadanos a la cuarta prórroga del Estado de Alarma la semana pasada supuso un cambio en la estrategia de la formación naranja que ahora lidera Inés Arrimadas. Se ha acabado con el “no” tajante de Albert Rivera a Sánchez y los liberales están dispuestos a volver al centro político. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, reveló este lunes que la ministra de Hacienda Mª Jesús Montero, ya busca los apoyos necesarios para sacar adelanta unos Presupuestos Generales del Estado “de emergencia” y nadie veta la participación de Ciudadanos en estas necesarias cuentas públicas.

En los presupuestos desvelados hoy por el Ayuntamiento de Fuenlabrada, el alcalde, Javier Ayala, ha insistido en el aumento de las partidas a servicios sociales, cultura u otros ámbitos muy descuidados y que gracias a la calidad de sus cuentas, se pueden permitir.

Los PGE destinarán 953 millones de euros al gasto cultural en 2019, un 9,7% más con respecto al año pasado. Los más afortunados al respecto son el cine, con 100 millones y el Museo del Prado, que con motivo de su Bicentenario recibirá 9 millones más que el año anterior. 2019 se convierte en el año con mayor partida presupuestaria de los últimos siete años: un 0,3% del total de los PGE.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha entregado el Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado a la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor. Las Cuentas Públicas del Ejecutivo socialista liderado por Pedro Sánchez suponen un importante impulso a las políticas sociales con incrementos presupuestarios en pensiones, dependencia, vivienda o infraestructuras. El principal objetivo de estos presupuestos es revertir los recortes de los gobiernos del PP. Y a ello se va dirigir la mayor parte de los 345.358 millones de euros que el Gobierno prevé gastar este año.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha aprobado su primer proyecto de presupuestos que remitirá ahora al Congreso de los Diputados. El Ejecutivo tiene prácticamente asegurada su tramitación ya que los partidos independentistas catalanes no presentarán enmiendas a la totalidad y tumbarán, junto al PSOE, las enmiendas totales que propondrán Ciudadanos y PP. A partir de ahí se abrirá un debate que durará dos meses en el que se decidirá si los PGE se aprueban o no. El debate presupuestario ya está dividiendo al independentismo catalán. ERC y una parte importante del PdCAT apuesta por dar el sí a las cuentas de Sánchez para no provocar un anticipo electoral ante el peligro de que un tripartito de derechas como el de Andalucía llegue a la Moncloa. Y también porque las cuentas de los socialistas prevén una recaudación récord de 227.000 millones lo que supondrá más dinero para políticas sociales que reviertan los recortes sufridos por los ciudadanos en los siete años de gestión del PP.