lahoradigital.com
Edición testing    26 de enero de 2021

Crisis migratoria

El Gobierno canario ha desmontado finalmente el campamento provisional del muelle de Arguineguín donde se ha tenido que acoger a cientos de inmigrantes durante las últimas semanas en la crisis migratoria más graves desde hace años. Ahora, se ha puesto en marcha un servicio sanitario para todas aquellas personas que lo necesiten. La llegada de miles de migrantes procedentes del continente africano ha provocado un desbordamiento en las infraestructuras y de los planes de acogida de inmigrantes en plena crisis sanitaria.

España se ha unido en un intento por frenar las políticas migratorias de Europa a los presidentes Giuseppe Conte, italiano, el griego Kyriakos Mitsotakis y el maltés Robert Abela. Los cuatro han firmado un documento enviado a Bruselas y a Angela Merkel, presidenta semestral de la UE, que muestra una firme oposición al acuerdo que quieren cerrar en unos días que elimina la cuota obligatoria de inmigrantes que los países europeos deben aceptar. Este acuerdo pretende permitir que solo aquellas personas que lleguen al continente con derecho a asilo puedan entrar, algo que los países del sur califican como una “ficción jurídica”. Temen que los territorios se conviertan en centros de retención de migrantes como ya sucede con la isla de Lesbos en Grecia, la isla de Lampedusa en Italia y, recientemente, con Canarias. Establecen que el pacto ignora los derechos de estas personas y que no se pueden asentar en una solidaridad voluntaria por parte del resto de países de la UE que terminará con los europeos del sur soportando toda la carga migratoria. Declaran que “los estados miembros en primera línea no pueden afrontar la presión migratoria sobre toda la UE” y que se necesita una solidaridad “mucho más clara”.

Este viernes han viajado a Las Palmas los ministros José Luis Ábalos y José Luis Escrivá. Y el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska ha viajado a Marruecos

El Gobierno se ha movilizado al máximo para atajar la grave crisis migratoria que se vive en las Islas Canarias tras la llegada de miles de inmigrantes durante las últimas semanas lo que ha desbordado las infraestructuras y los planes destinados a la acogida de las personas que llegan a España y Europa desde el continente africano. El presidente Sánchez encargó a la vicepresidenta Carmen Calvo que coordinara la acción de varios ministerios para poner las medidas necesarias. Así, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos; y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá han viajado este viernes a Canarias para abordar la crisis. Además, el ministro del Interior, Grande Maslaska, viaja a Marruecos para reunirse con su homólogo marroquí, Laftit.

  • 1