lahoradigital.com
Edición testing    20 de abril de 2021

Coronavirus España

Las nuevas actualizaciones de Sanidad muestran una “estabilización” en el descenso de la curva de contagios por coronavirus y Fernando Simón ha advertido de la posibilidad de un nuevo “repunte”. En países europeos vecinos como Francia o Países Bajos la situación ha empeorado notablemente en la última semana e Italia ha decretado un nuevo confinamiento ante el grave repunte de casos. En este sentido, España ha descendido a una incidencia de 127,80 casos, situación mucho mejor que la de los países mencionados, pero que apenas supone un punto de descenso frente al pasado lunes. Los fallecidos continúan sumándose, 141 ayer martes y 357 en la última semana, y el escenario no da pie a errores. Expertos sanitarios señalan que se ha podido llegar al suelo de contagios y no esperan mejoras notables por el momento. Además, la situación de las UCI se mantiene muy precaria, con una ocupación media del 20’24%, menos de 5 puntos por debajo del riesgo extremo, y cinco comunidades lo superan, Madrid, La Rioja, Asturias, Cataluña y Castilla y León. Esto se podría deber a una mejora en los tratamientos que han reducido la mortalidad y, por consiguiente, aumentado el tiempo de hospitalización, pero Simón señala que hay que mantener una situación controlada porque si no las regiones podrían abocarse al colapso.

La incidencia de Coronavirus en España continúa descendiendo pero a un ritmo “muy lento” que supone un “riesgo importante de que vuelva de nuevo a incrementarse”. Así lo advertía este lunes el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, que también señalaba la situación desigual en las diferentes regiones españolas. Sanidad confirmaba ayer 11.958 nuevos casos y 298 fallecidos. Con eso, la incidencia media desciende a los 142,24 casos por cada 100.000 habitantes, por debajo del riesgo extremo de los 250 casos, pero a un ritmo de descenso muy inferior al observado durante el mes de febrero tras el pico de la tercera ola. La ocupación hospitalaria desciende también a un ritmo muy lento con un 7’81% de ocupación en planta y un 24,27% en UCI. Madrid se mantiene como la peor comunidad con una incidencia muy superior a la media de 236,41 casos por 100.000 habitantes, solo superada por las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, con una incidencia de 291 casos y 414 respectivamente. La vacunación avanza a buen ritmo con 4.712.191 dosis administradas y 1.383.488 personas que ya están inmunizadas, pero el objetivo de vacunación depende ahora de la llegada de más dosis que permitan inmunizar a la población.

Los datos del coronavirus a nivel mundial dejan cifras prometedoras que coinciden con la llegada masiva de las vacunas. La Organización Mundial de la Salud informaba hace una semana de que las duras restricciones contra la pandemia funcionaban tras registrar un descenso en el mes de febrero hasta los 283.244 casos registrados ayer. Esta cifra ascendía a los 879.905 en el pico de la tercera ola, el pasado 7 de enero. No obstante, la llegada de las nuevas variantes no deja espacio para la tranquilidad y un repunte de casos en Europa Central y Europa del Este advierte, según epidemiólogos, de que la cuarta ola podría llegar antes de haber superado esta tercera. Estonia, Hungría, Polonia, Eslovaquia y la República Checa han notificado una subida en la incidencia de hasta el 50%, en el caso de Hungría, en una semana. Otros como Alemania o Francia notifican un crecimiento muy ligero del 8’8% y el 4’3% respectivamente. Aun así, los datos globales con la caída masiva en Reino Unido tras el nuevo confinamiento y en otros países como España registran el fin de la tercera ola que ha dejado peores datos que los registrados la pasada primavera. La llegada de Biden a Estados Unidos también cambia el escenario en este país que acumula más contagios y muertes en todo el mundo, llegando al medio millón de fallecidos la semana pasada.

Sanidad ha notificado 766 fallecimientos en solo venticuatro horas. Esta es la peor cifra contabilizada desde la primera ola de Covid y se muestra como el claro reflejo del pico de esta ola que no parece relajarse. Con esto, 63.061 personas han perdido la vida desde la llegada del coronavirus. No obstante, los datos muestran una bajada de la incidencia acumulada que ya desciende a los 630 casos por 100.000 habitantes después de alcanzar el máximo el pasado 27 de enero con 894 contagios. La última notificación también refleja una mejora con 16.402 nuevos casos frente a los 29.064 de hace una semana. La presión hospitalaria baja ligeramente pero aún se sitúa por encima de los umbrales de riesgo máximo con un 20’4% de ocupación en planta y un 42,28% en UCI. La vacunación ofrece la mayor esperanza para el país con 2.167.241 dosis administradas y 838.782 personas ya inmunizadas. España ya ha sobrepasado los tres millones de personas contagiadas, que se sepa oficialmente. Y todavía algunas CCAA quieren relajar las medidas.

La situación del coronavirus en España parece estabilizarse a un ritmo muy lento pero el impacto de las cifras récord registradas hace dos semanas golpea ahora con toda su fuerza a los hospitales. La última actualización de Sanidad indicaba 38.118 nuevos contagios, cifra ligeramente por debajo del máximo registrado en toda la pandemia el pasado 21 de enero de 41.576, a falta de la actualización del fin de semana. No obstante, estos máximos llegan ahora a los centros sanitarios que se encuentran por encima de la cifra considerada como riesgo extremo de colapso. La ocupación de pacientes Covid en camas hospitalarias se encuentra en el 24% cuando el máximo riesgo marcado por Sanidad está en el 20%. La situación en las plantas UCI es aún más precaria superando en casi 20 puntos el riesgo extremo del 25% de ocupación, con un 44% de camas de cuidados intensivos ocupadas. Los datos proporcionados por las comunidades con las actualizaciones del fin de semana muestran un ligero descenso en el ritmo de contagios pero prácticamente todas las regiones españolas aumentan esta presión hospitalaria en una cifra que continúa creciendo, con las pocas excepciones de Cataluña, Canarias y Cantabria. Ante este escenario, todas las comunidades endurecen al máximo sus restricciones con la excepción de siempre, Madrid, donde los hospitales viven el mismo escenario que la pasada primavera pero, de nuevo, pasan las responsabilidades al Gobierno central para que tome medidas más duras. “A partir de ahora, si hacemos algo, será levantar esas restricciones”, indicaba ayer el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado.

Sanidad ha notificado 41.576 nuevos contagios según el informe recogido este miércoles. Es la cifra más alta desde que comenzó la pandemia y los expertos advierten de que aún quedan semanas para que se alcance el pico máximo de casos y la curva empiece a caer. La incidencia acumulada se sitúa en 736’22 casos por cada 100.000 habitantes, Sanidad estableció la cifra de riesgo extremo en 250, muy por debajo del índice del país. Los peores datos, la presión hospitalaria que continúa creciendo y podría llevar a un colapso en unas semanas. Las camas se encuentran ocupadas al 19’95% mientras que el riesgo extremo de colapso está situado en el 20%. El riesgo máximo de ocupación en camas UCI, un 35%, ya se supera, situándose en el 35’02%. Algunas comunidades superan incluso el 40%, los casos de Madrid, Melilla, Cataluña, Baleares, Castilla – La Mancha, La Rioja y la Comunidad Valenciana. Sanidad insiste en que hay que esperar una semana más para evaluar los resultados de las últimas medidas restrictivas, antes de endurecerlas de forma más drástica.

El Ministerio de Sanidad ha actualizado los datos aportados el pasado 5 de enero sobre el balance de la campaña de vacunación en España. El país ha aumentado ligeramente el ritmo alcanzando el 27’9% de las vacunas administradas pero aún mantiene un porcentaje muy por debajo de los objetivos marcados por la estrategia de vacunación. La única comunidad que consiguió cumplir la semana pasada con los objetivos fue Asturias, que administró el 100% de las dosis recibidas y esta semana se encuentra también a la cabeza, habiendo inyectado el 60’7% (datos del 6 de enero). Le siguen Ceuta (57’3%), Galicia (54%) y Castilla y León (43%). A la cola se sitúan la Comunidad Valenciana, Extremadura, La Rioja, Cantabria y Madrid en este orden, que no alcanzan el 20% de las dosis administradas. Madrid registra tan solo un 11’5% frente al 6% que registraron la semana pasada, un avance ridículo marcado por los escándalos de privatización de la campaña. Europa comienza también con cifras muy inferiores a las marcadas en los objetivos. Tan solo Dinamarca cumple lo establecido vacunando al 88’5% de las personas registradas en su primera fase de vacunación.

El coronavirus ha generado una crisis sanitaria en España, pero también una grave crisis económica, en especial para miles de trabajadores que han perdido su empleo a causa de la pandemia. En este sentido, muchos de los afectados reclaman no haber recibido su prestación. Por su parte, el director general del SEPE, Gerardo Gutiérrez, ha desmentido esta situación estableciendo que “no hay ERTE pendientes de pago” y asegurando que “todas las solicitudes están reconocidas”. Asimismo, Gutiérrez ha comentado que la carga de trabajo se ha multiplicado por seis en los últimos meses debido a la gran cantidad de solicitudes de prestaciones recibidas, por lo que “es normal la ralentización en un momento dado”.

El Decreto del Estado de Alarma deja en manos de las Comunidades Autónomas la decisión de continuar con esta medida después del 9 de noviembre

Las comunidades autónomas siguen endureciendo las medidas restrictivas para tratar de frenar la curva de coronavirus. Por ello, la mayoría de los gobiernos autonómicos se abren a seguir con el toque de queda en sus territorios a partir del 9 de noviembre, fecha en la que expira la restricción de la movilidad nocturna actual y los gobernantes de cada región deciden si mantienen o levantan esta medida. Aragón, Cataluña, Extremadura, La Rioja, Navarra y Castilla y León han declarado ya su posición favorable a mantener la restricción, mientras que otras autonomías aún no se han pronunciado.

La mayoría de CCAA, incluidas algunas del PP, se suman a cierres perimetrales mientras Ayuso se desdice de su acuerdo con las dos Castillas y juega con la vida de los madrileños.

Ocho Comunidades, además de Ceuta y Cantabria, se suman a las restricciones perimetrales de movilidad que ya están en vigor en Navarra, La Rioja, País Vasco, Aragón y Asturias, Andalucía, la dos Castillas, Murcia, Cataluña y Valencia está a punto. Estas medidas se extenderían hasta el 9 de noviembre aunque se podrían prolongar si fuera necesario y entrarán en vigor este viernes. El principal objetivo es reducir la movilidad con la llegada del puente de todos los Santos y ante el imparable avance del coronavirus en España. Los casos han aumentado en un 71% en las últimas dos semanas y ya se alcanza la tasa de incidencia más alta en esta segunda ola de 452’63 positivos por 100.000 habitantes de media. Andalucía apuesta por un cierre de toda la región al que se suman los cierres de Granada, Sevilla y Jaén. Murcia va un paso más allá y restringe la movilidad dentro de la propia región confinando los 45 municipios que la forman. Las dos Castillas han establecido un cordón sanitario alrededor de Madrid ante la posición "irracional y a la contra" de Ayuso que solo ha conseguido aumentar la confusión entre los madrileños. Sin haberse leído el RDL del Estado de Alarma, impropio de una presidenta de CCAA, Ayuso ahora pide caprichosamente que se aplique el decreto durante los días que ella quiera. Alguien debería recordarle que el RDLey establece que las medidas deben durar un mínimo de siete días. Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León, explicaba perplejo que le habían tenido que recordar a Ayuso esta condición que, al parecer, desconocía.

Hasta el momento son cinco las Comunidades Autónomas que han decidido restringir su acceso y salidas salvo por las excepciones recogidas en el nuevo Estado de Alarma. Estas regiones son: Aragón, País Vasco, Asturias, Navarra y La Rioja, aunque la situación va cambiando por momentos, ya que Cataluña está preparando la orden para un confinamiento domiciliario de 14 días, así como la Comunidad de Madrid, que quiere evitar desplazamientos innecesarios durante el puente de Todos los Santos.

El estudio titulado "Reapertura de las escuelas en tiempos de pandemia" ha analizado las tres primeras semanas de curso escolar en todo el país y ha comprobado que, de momento, los centros educativos no están sirviendo como zonas de expansión de la pandemia. “Las comunidades donde la incidencia estaba subiendo han seguido haciéndolo a un ritmo parecido, y las que estaban bajando han continuado haciéndolo”, explica el informe al que ha tenido acceso El País y que fue entregado a la Comisión Europea. Aunque estos resultados son tempranos, confirman que, hasta ahora, las medidas impuestas por Sanidad están funcionando aunque habrá que observar los datos durante las próximas semanas ya que “todo puede cambiar”.

Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León están estudiando adoptar la normativa implantada por la Xunta

A partir de este jueves está prohibido fumar en la vía pública, los espacios al aire libre y las terrazas de Galicia si no se puede mantener la distancia de dos metros de seguridad. Los expertos consideran que el humo del tabaco supone un medio de transmisión del virus de alto riesgo, y con esta medida quieren frenar su propagación. La normativa propuesta por la Xunta se ha considerado pionera en Europa, y Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León están estudiando implantarla también en su territorio.

Pese a los 361 brotes registrados en el país, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado que la situación en España está bajo control. Los principales focos de contagio se encuentran en Cataluña y Aragón, y el 70 por ciento de ellos tiene asociados menos de 10 casos positivos. Desde el Ministerio rechazan la idea de que España esté viviendo una segunda oleada de coronavirus y confían en que para la primera mitad del año que viene esté disponible una o varias vacunas para hacer frente a la pandemia.

El aumento de los focos regionales en España ha llevado a Alemania a emitir una recomendación por la que se desaconsejan los viajes no esenciales a las comunidades de Aragón, Cataluña y Navarra. El Ministerio de Asuntos Exteriores alemán ha decidido actualizar sus recomendaciones debido a las “altas tasas de infección”. Una decisión que llega después de que Reino Unido haya decidido imponer la cuarentena obligatoria a todos aquellos viajeros que provengan de España.