lahoradigital.com
Edición testing    17 de abril de 2021

Consejo Europeo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, participó este jueves en el Consejo Europeo Ordinario que se celebró de manera telemática y en el que estuvieron todos los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión. Una vez más, la situación de la pandemia fue el principal orden del día, aunque también se debatieron otros remas relacionados con el mercado único, la transformación digital y la relevancia internacional del euro.

La Comisión Europea ha aprobado la creación del pasaporte verde de vacunación contra la Covid-19, con el fin de facilitar la libre circulación segura dentro de la Unión Europea de cara al verano de este año. En este sentido, la idea es que el certificado sea gratuito y bilingüe, cuente con un código QR con información médica básica del paciente y pueda ser presentado tanto en formato físico como digital. Asimismo, Bruselas ha establecido que este pasaporte no será discriminatorio para ningún ciudadano, ya que tanto vacunados como no vacunados podrán beneficiarse de él cuando viajen por la Unión Europea. Por ello, la Comisión propone que este documento beneficie tanto a quienes hayan sido inmunizados contra la enfermedad, como a quienes tengan anticuerpos o un test negativo reciente. No obstante, hasta junio no se prevé que entren en circulación los primeros pasaportes, ya que el proyecto aún deberá ser aprobado por el Parlamento y el Consejo Europeo en los próximos meses.

La Comisión Europea ha publicado un documento de “orientaciones” que señala las pretensiones de mantener desactivadas las reglas fiscales que imponen límites al déficit y la deuda pública. Esta herramienta se propuso en marzo de 2020 con la llegada de la pandemia para permitir a los países miembros de la Unión Europea el despliegue de todos los medios económicos y el endeudamiento necesarios para hacer frente al coronavirus. Ahora, el vicepresidente de la CE, Valdis Dombrovskis, y el comisario económico, Paolo Gentiloni, han defendido la importancia de mantener este mecanismo hasta la llegada de la recuperación económica a tiempos pre-pandémicos. En este sentido, se evaluará el escenario económico comunitario comparándolo con los niveles de finales de 2019 y no se reactivarán las reglas fiscales hasta alcanzarlos, situación que no se prevé hasta el final del 2022. Además, la Comisión también apuesta por la mayor flexibilidad para todos los Estados, por lo que extenderán este mecanismo en todos los países que no alcancen esta recuperación a finales de 2022, escenario muy probable para España e Italia.

España, Austria, Bulgaria, Grecia, Malta y Eslovaquia han firmado este lunes un documento conjunto pidiendo unificar criterios para reactivar los viajes no esenciales dentro de la Unión Europea (UE) y en el exterior, para aquellas personas que hayan sido vacunadas contra el coronavirus y para las que acrediten un resultado negativo en un test antes de viajar. Siguiendo esta línea, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció este mismo lunes una propuesta similar que su equipo presentará el próximo 17 de marzo, con el fin de crear un ‘pasaporte digital verde’, que permita dichos desplazamientos reclamados por algunos Estados miembro de cara a la época turística de verano.

El Presidente Pedro Sánchez ha informado este viernes de que los veintisiete piden a Bruselas dureza frente al incumplimiento de los contratos de las farmacéuticas que retrasan la campaña de vacunación.

Los Países Miembro han acordado la creación de un “pasaporte sanitario” que sirva para la reapertura de la actividad turística con la llegada del verano, cuando se espera que la campaña de vacunación permita una ligera vuelta a la normalidad. Este sistema se impulsa finalmente a pesar de las reticencias de varios países, entre ellos Alemania, Francia y Países Bajos, y con presiones de España y, principalmente, Grecia, que apremian al desarrollo del sistema tras el anuncio del primer ministro británico, Boris Johnson, de una desescalada paulatina en Reino Unido que ha llevado a reservas masivas de viajes. Aunque aún existen diferencias en los aspectos técnicos y jurídicos del pasaporte, según informaba la canciller alemana, Angela Merkel, “todo el mundo estuvo de acuerdo con que necesitamos un certificado digital de vacunación”. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, también mantenía que “es importante tener una solución europea” para evitar la toma de decisiones unilaterales que ya se estaban discutiendo en varias naciones y que provocarían un escenario caótico que podría vulnerar el Acuerdo de Schengen. No obstante, desde Europa el presidente del Consejo, Charles Michel, recuerda que “la situación epidemiológica sigue siendo grave” y todos los miembros opinan en unanimidad que la prioridad es acelerar la campaña de vacunación.

Los Veintisiete de la Unión Europea han acordado nuevas restricciones a la movilidad ante la situación de alerta máxima en la que se encuentra el continente con la expansión del coronavirus y la llegada de las nuevas cepas mucho más contagiosas. La Cumbre se reunió ayer incorporando una nueva estrategia que pasa por endurecer estas medidas sin que esto suponga en ningún momento el cierre total de fronteras. Para lograrlo, se incorporará una nueva categoría para las zonas gravemente afectadas por el virus y las nuevas cepas dentro del sistema semáforo ya adoptado por la UE y diseñado por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades. Estas zonas estarán representadas por un color rojo oscuro y cada Estado tomará medidas “adaptadas” a la situación con una movilidad “fuertemente desaconsejada” pero que en ningún momento supondrá “prohibiciones generalizadas que dañarán nuestra economía pero no frenarán la pandemia”, según confirma la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen.

Pedro Sánchez participó este jueves en el Consejo Europeo sobre la Covid19 en el que los 27 han abordado el tema de la vacunación, el peligro de las nuevas variantes del virus y la normalización lo antes posible de la movilidad de la ciudadanía de la Unión Europea. El presidente considera que España tiene un ritmo de vacunación bueno y considera que nuestro país está en disposición de recibir más vacunas. Además, ha pedido impulsar acuerdos para reforzar el uso de test que revelen el contagio y encontrar fórmulas para promover los viajes internacionales de manera segura.

El Consejo Europeo ha alcanzado un pacto unánime en la lucha contra el cambio climático tras una dura noche de negociaciones. Finalmente, los 27 han acordado una reducción de las emisiones de los gases de efecto invernadero hasta el 55% para el año 2030 con respecto a los niveles de 1990. Estas negociaciones se vieron complicadas por la negativa de Polonia, seguida de la República Checa, debido a su dependencia económica en el carbón. Desde Varsovia exigían fondos destinados a estas partidas, aunque ya disponen de 100.000 millones de euros en el periodo de 2021 a 2027 que servirán para la transición industrial. Este dinero proviene en parte de los fondos de recuperación pactados por todos los miembros en verano que fueron vetados hace una semana por la propia Polonia junto a Hungría, otra de las naciones más reticentes a aceptar las condiciones del pacto. El incentivo de recibir este apoyo económico para la transición ecológica habría llevado, en parte, al levantamiento ayer de este veto. El objetivo del acuerdo es que, en 2050, se alcance una neutralidad climática y, para ello, el porcentaje se podría ver aumentado al 60% en las próximas negociaciones en el Parlamento Europeo.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea ha logrado desbloquear finalmente el presupuesto plurianual y el plan de recuperación aprobado el pasado verano por el que las instituciones europeas movilizan 750.000 millones de euros que se repartirán entre todos los países de la Unión. Una parte de esos fondos llegará a España, en concreto, 140.000 millones, a través de créditos y también de subvenciones que llegarán, previsiblemente, el próximo verano. De hecho, los PGE del Gobierno ya incluyen el primer tramo de ese dinero que es de 27.000 millones de euros. La viabilidad definitiva de este plan llega después de que Hungría y Polonia hayan levantado el veto que impedía la tramitación final.

España se ha unido en un intento por frenar las políticas migratorias de Europa a los presidentes Giuseppe Conte, italiano, el griego Kyriakos Mitsotakis y el maltés Robert Abela. Los cuatro han firmado un documento enviado a Bruselas y a Angela Merkel, presidenta semestral de la UE, que muestra una firme oposición al acuerdo que quieren cerrar en unos días que elimina la cuota obligatoria de inmigrantes que los países europeos deben aceptar. Este acuerdo pretende permitir que solo aquellas personas que lleguen al continente con derecho a asilo puedan entrar, algo que los países del sur califican como una “ficción jurídica”. Temen que los territorios se conviertan en centros de retención de migrantes como ya sucede con la isla de Lesbos en Grecia, la isla de Lampedusa en Italia y, recientemente, con Canarias. Establecen que el pacto ignora los derechos de estas personas y que no se pueden asentar en una solidaridad voluntaria por parte del resto de países de la UE que terminará con los europeos del sur soportando toda la carga migratoria. Declaran que “los estados miembros en primera línea no pueden afrontar la presión migratoria sobre toda la UE” y que se necesita una solidaridad “mucho más clara”.

El portavoz de la Comisión Europea, Johannes Bahrke, aclaró este lunes que en Bruselas no se ponen objeciones al plan del Gobierno de España para poner en marcha políticas de lucha contra las 'fake news' y la desinformación. Además, abogó por la cooperación, sobre todo en tiempos de pandemia, en una actuación conjunta de todos los países europeos para establecer una estrategia similar que recoja las medidas incluídas en el “Plan de Acción contra la Desinformación” realizado por las autoridades europeas en el año 2018.

Hay una serie de películas italianas, que tiene su réplica francesa, en las que ponen de relieve en clave de humor las diferencias de identidad entre los ciudadanos del Sur y del Norte de los respectivos países, que hacen énfasis en los estereotipos culturales de unos y otros. En España se intentó también con los ocho apellidos vascos y catalanes. Los estereotipos regionales existen en todas las latitudes, en muchos casos sirven de broma, unas veces con gran carga ofensiva. Estos terminan en la mayoría de las ocasiones convirtiéndose en verdaderos prejuicios que condicionan y orientan decisiones políticas y económicas. Los PIGS de ayer y los frugales de hoy son consecuencia de esto.

Seguramente, hemos asistido a uno de los momentos más importantes de la historia de Europa y España de los últimos años. Atrás quedaron capítulos fundamentales como la creación de la Comunidad Económica Europea (25 de marzo de 1957, gracias a los llamados Tratados de Roma) o el Tratado de Maastrich (7 de febrero de 1992) que significaron hitos para la construcción de una Europa unida, fuerte y cohesionada.

Mª Jesús Montero, portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, ha celebrado que tras 5 días consecutivos de reuniones en el Consejo Europeo, los 27 hayan alcanzado un importante acuerdo para hacer frente de forma unitaria a la crisis sanitaria y económica del coronavirus. El Fondo de Recuperación Post- Covid de 750.000 millones de euros aproxima una UE más fuerte, más justa y cohesionada. La reunión de Bruselas acabó en torno a las 5:30 de la madrugada, y a su término, el presidente Pedro Sánchez se desplazó a Madrid para presidir el Consejo de Ministros, donde fue recibido con un fuerte aplauso por los miembros de su Gabinete. "No estoy satisfecho al 100%, pero sí al 95%. Es un acuerdo histórico para Europa y muy bueno también para España", ha dicho Sánchez. Se acerca mucho a las posiciones iniciales de nuestro país.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez ha salido exultante del histórico Consejo Europeo Extraordinario en el que los 27 países comunitarios han acordado un ambicioso paquete financiero que impulsará las prioridades estratégicas de la Unión Europea para superar la crisis del Covid-19. Para Sánchez “Europa se ha enfrentado a un reto histórico y ha sabido responder con un acuerdo histórico”. Todos los líderes del club comunitario salen muy satisfechos, incluso los representantes de los países frugales que han conseguido reducir las transferencias directas a los países más afectados, así como mecanismos de control, pero se ha mantenido el montante inicial de la inversión global propuesta hace semanas por la Comisión Europea.