lahoradigital.com
Edición testing    23 de enero de 2021

Comisión Europea

Los Veintisiete de la Unión Europea han acordado nuevas restricciones a la movilidad ante la situación de alerta máxima en la que se encuentra el continente con la expansión del coronavirus y la llegada de las nuevas cepas mucho más contagiosas. La Cumbre se reunió ayer incorporando una nueva estrategia que pasa por endurecer estas medidas sin que esto suponga en ningún momento el cierre total de fronteras. Para lograrlo, se incorporará una nueva categoría para las zonas gravemente afectadas por el virus y las nuevas cepas dentro del sistema semáforo ya adoptado por la UE y diseñado por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades. Estas zonas estarán representadas por un color rojo oscuro y cada Estado tomará medidas “adaptadas” a la situación con una movilidad “fuertemente desaconsejada” pero que en ningún momento supondrá “prohibiciones generalizadas que dañarán nuestra economía pero no frenarán la pandemia”, según confirma la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen.

La Universidad de Oxford junto a la farmacéutica AstraZeneca han solicitado este martes a la Agencia Europea del Medicamento (EMA) la autorización para la comercialización de su fármaco en la Unión Europea. La EMA sigue un “calendario acelerado” para aprobar las dosis que superan todas las fases de investigación conseguido gracias al seguimiento en tiempo real de los estudios publicados por las farmacéuticas. Los expertos europeos ya han evaluado en gran parte la vacuna y en las próximas tres semanas estudiarán la seguridad y eficacia de las inyecciones. Se espera, si todo funciona como se está previsto, que el próximo 29 de enero la Agencia podría conceder esta licencia a Oxford que luego tendría que ser ratificada por la Comisión Europea. Europa ha asegurado que solo se aprobará si “los datos remitidos sobre la calidad, la seguridad y la eficacia de la vacuna son lo suficientemente sólidos y completos”. La vacuna de Oxford/AstraZeneca lleva una semana en uso en Reino Unido que se encuentra en medio de una campaña de vacunación acelerada en un intento por frenar la nueva cepa de coronavirus que está dejando datos alarmantes a los británicos. Esta se convertiría en el tercer fármaco distribuido en la Unión Europea tras los de Pfizer y Moderna.

Europa ya tiene una segunda vacuna, tras la de Pfizer, para frenar la Covid-19. La Comisión Europea ha autorizado este miércoles el uso de la vacuna de Moderna. La aprobación se produjo horas después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) otorgase una licencia condicional de comercialización a la compañía estadounidense para distribuir sus vacunas por los distintos países de la Unión Europea. UE ha comprado 160 millones de dosis del fármaco, ampliando el contrato inicial en otros 80 millones.Esta vacuna llega a Europa en un momento crítico por el desatado incremento de contagios tras las fiestas navideñas, así como por los problemas logísticos y el retraso en la administración de la vacuna de Pfizer y BioNTech al inicio de la campaña de vacunación, concretamente en España, desde el 27 de diciembre.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha adelantado que el déficit público cerró 2020 conforme a la estimación prevista de “en torno al 11,3% del PIB”, con una caída de los ingresos cercana al 7,6%, como consecuencia de la crisis generada por la pandemia de la Covid-19. Estas cifras suponen la mayor bajada en términos de porcentaje de déficit registrada en un solo ejercicio, en torno a tres puntos. En este sentido, Montero ha avanzado que dichos números se situarán en los entornos estimados, aunque a lo largo del mes de enero se tendrá una aproximación más clara, una vez se cierre la contabilidad y cuando las autonomías y las entidades locales comuniquen sus finanzas públicas. Asimismo, la ministra ha explicado que se continuará con las políticas “anticíclicas” y ha abogado por unos Presupuestos “expansivos” en 2022, retrasando el plan de ajuste a cuando sea realmente necesario y “lo exija la Comisión Europea”.

La vacunación contra la Covid-19 comienza este domingo 27 de diciembre en España. El ministerio de Sanidad ha establecido que inmunizarse contra el virus será voluntario, pero que registrará a aquellas personas que no quieran administrarse las dosis, con el objetivo conocer “las razones de reticencia en los diferentes grupos de población”. Así se establece en la Estrategia de Vacunación publicada este lunes por Sanidad y en la que se indica con más detalle quién estará dentro de los primeros grupos que recibirán el fármaco de Pfizer/BioNTech, aprobado recientemente por la Agencia Europea del Medicamento (EAM) y la Comisión Europea. Según los datos del último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), tres de cada diez personas se niega a ponerse “inmediatamente” la vacuna contra la enfermedad, lo que se traduce en un 28% de la población, porcentaje que mejora la perspectiva presentada en la anterior encuesta de noviembre, cuando el 47% de los españoles se negaba a recibir el fármaco.

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha mantenido una reunión en Bruselas con Paolo Gentiloni, el comisario europeo de Economía y Nicholas Schmit, el comisario de Empleo y Derechos Sociales, para abordar la reforma laboral que desarrolla su departament. El Gobierno de España enviará un borrador del texto en unas semanas, previsiblemente en enero, y será necesario que recoja las recomendaciones que emitió la Comisión Europea el año pasado. En este sentido, Gentolini y Díaz han estado de acuerdo en los problemas que esta reforma tiene que atajar “de precariedad, de temporalidad, de segmentación del mercado de trabajo, de dualidad”.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, estima que los países miembros de la Unión Europea podrían empezar su campaña de vacunación el próximo 27 de diciembre, siempre que la Agencia Europea del Medicamento asegure el próximo lunes la eficacia y seguridad de la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNtech.

El primer ministro británico, Boris Johnson y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen han decidido continuar con las negociaciones para alcanzar un acuerdo comercial del Brexit y evitar de esta manera la caótica situación que se podría haber generado si ambos países no están en consonancia. Ambos dirigentes habían establecido el domingo como fecha límite para decidir si continuaban con las negociaciones, sin embargo, la llamada que mantuvieron a primera hora de la tarde desbloqueó la situación y dio nuevas esperanzas. Desde la salida de Reino Unido de la Unión Europea el pasado 31 de enero, Londres y Bruselas han contado con 11 meses para establecer cómo será la futura relación que entrará en vigor el 1 de enero de 2021, pero consideran “responsable” seguir intentando llegar a un pacto, con tal de evitar un Brexit ‘duro’, tal y como han establecido en un comunicado conjunto. En este sentido, la ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, ha sido cubierta en halagos por los británicos al establecer que la mejor salida es un consenso que beneficie a ambas partes para evitar un escenario “extremadamente negativo”, sobre todo al tratar el tema de la pesca, donde considera que Reino Unido está enfocando el punto como una ruptura y no como una cooperación, lo que ha supuesto una realidad para muchos y por lo tanto, ha sido aplaudido.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA), institución encargada de validar la comercialización de las vacunas, ha notificado que el Comité de Medicamentos Humanos (CHMP) estima finalizar el proceso de evaluación de la vacuna contra la Covid-19 antes del fin de año. Tras la solicitud de las empresas estadounidenses Moderna y Pfizer para la autorización condicional de lo que podría ser la cura definitiva para vencer la pandemia, la EMA ha señalado los días 29 de diciembre y 12 de enero como las fechas en las que podría concluir tal proceso. Por otro lado, España ya ha anunciado la compra de 52 millones de vacunas de las empresas Moderna, Janssen y Curevac.

España se ha unido en un intento por frenar las políticas migratorias de Europa a los presidentes Giuseppe Conte, italiano, el griego Kyriakos Mitsotakis y el maltés Robert Abela. Los cuatro han firmado un documento enviado a Bruselas y a Angela Merkel, presidenta semestral de la UE, que muestra una firme oposición al acuerdo que quieren cerrar en unos días que elimina la cuota obligatoria de inmigrantes que los países europeos deben aceptar. Este acuerdo pretende permitir que solo aquellas personas que lleguen al continente con derecho a asilo puedan entrar, algo que los países del sur califican como una “ficción jurídica”. Temen que los territorios se conviertan en centros de retención de migrantes como ya sucede con la isla de Lesbos en Grecia, la isla de Lampedusa en Italia y, recientemente, con Canarias. Establecen que el pacto ignora los derechos de estas personas y que no se pueden asentar en una solidaridad voluntaria por parte del resto de países de la UE que terminará con los europeos del sur soportando toda la carga migratoria. Declaran que “los estados miembros en primera línea no pueden afrontar la presión migratoria sobre toda la UE” y que se necesita una solidaridad “mucho más clara”.

La llegada de la vacuna contra el coronavirus a España podría tardar más o menos, según las fuentes que informen de la noticia. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha declarado que es posible contar con una primera tanda, de Pfizer, para principios del próximo año, mientras que farmacéuticas como AstraZeneca o Moderna aún no garantizan un plazo. A día de hoy, la Unión Europea (UE) y por extensión España poseen tres acuerdos con diferentes farmacéuticas para la compra y suministro de vacunas. En este sentido, la UE ha firmado tres contratos para la adquisición de 300 millones de dosis con AstraZeneca, otras 300 millones con Sanofi y 200 millones con Johnson & Johnson. España cree que en enero ya se estarán administrando las primeras dosis a diez millones de vulnerables, mayores y sanitarios.

La llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos ha sido recibida desde Europa con el anuncio de la imposición de aranceles a productos de este país. En total, se impondrán unas tasas por valor de 4.000 millones de dólares, o 3.370 millones de euros, que servirán como compensación por unas subvenciones por parte del país a Boeing que han sido declaradas como ilegales por la Organización Mundial del Comercio (OMC). La decisión de esta institución llegó el pasado 26 de octubre y es un “reflejo exacto”, según describen desde la Comisión Europea, de los aranceles impuestos a la UE hace tan solo un año por parte de los estadounidenses por unas subvenciones a la competencia, Airbus, que también fueron declaradas como ilegales. Pero el objetivo del viejo continente no es acrecentar este conflicto, sino poner fin a una guerra comercial que marcó las políticas proteccionistas de Trump.

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha puesto en valor este jueves que el crecimiento económico del 16% en el tercer trimestre demostró que "España tiene una base sólida para la recuperación", llegando incluso a "superar las expectativas de todos los organismos".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha insistido en mayor control y rastreo en su reuníon europea con los 27 estados miembros que forman el Consejo Europeo para abordar nuevas soluciones contra el avance de esta pandemia como son la realización de múltiples test rápidos, el rastreo de casos positivos y las futuras vacunas.

Los ministros de agricultura de la Unión Europea (UE) han pactado esta madrugada, después de 42 horas de negociaciones, un acuerdo sobre la reforma de la Política Agraria Común (PAC) que regulará el campo desde 2023 hasta 2027. La nueva PAC estará dotada de 390.000 millones de euros, de los que 47.724 millones corresponderán a los agricultores y ganadores españoles.