lahoradigital.com
Edición testing    30 de octubre de 2020

comisión de Reconstrucción

La presidenta del PSOE y vicepresidenta del Senado, Cristina Narbona ha repasado los temas que se han tratado en la reunión telemática de la Comisión Ejecutiva Federal de su partido celebrada este lunes. La dirigente socialista ha valorado de manera enormemente positiva el papel desempeñado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez en el último Consejo Europeo que ha aprobado el Fondo de Recuperación que “abre un panorama cargado de buenas perspectivas para España”. Narbona ha destacado también el papel del ministro de Sanidad, Salvador Illa, en su coordinación permanente con las CCAA para hacer frente a los rebrotes de la pandemia y ha recordado que existe ya un plan desde hace semanas para dar respuesta a esta situación.

El Congreso de los Diputados ha debatido y votado en pleno las propuestas de resolución de la Comisión de Reconstrucción. En total se sometieron a votación 290 propuestas divididas en cuatro áreas: Sanidad y Salud Pública (70 propuestas); Reactivación Económica (140); Unión Europea (60) y Políticas Sociales (20). Los El Ejecutivo ha utilizado la ‘geometría variable’ para buscar el apoyo de unos y otros grupos parlamentarios, incluido el PP, en los dictámenes de las cuatro áreas de trabajo. Sin embargo, ha perdido la votación del área de Políticas Sociales ya que no consiguió convencer a Ciudadanos que pedía igual trato para la educación concertada que para la pública. El PSOE tampoco ha querido acordar con Bildu una enmienda sobre pensiones a cambio de su apoyo. Pero el balance final de la Comisión puede calificarse como positivo ante el amplio respaldo de 270 de las 290 medidas planteadas.

Este martes 21 de julio el Pleno del Congreso debate y somete a votación el dictamen de la Comisión de Reconstrucción Social y Económica que es el resultado de cuatro meses de trabajo dividido en cuatro grupos de trabajo por donde pasaron más de 125 comparecientes para proponer medidas en Sanidad y Salud Pública, Reactivación Económica, Políticas Sociales y Sistema de Cuidados y Unión Europea. Este fin de semana, representantes del PSOE y del PP aún se intercambiaban propuestas para cerrar acuerdos en Sanidad y en políticas europeas. En políticas sociales y economía el acuerdo ya está descartado desde hace semanas.

La crispación y la bronca de ultras y cayetanos no han impedido ni los numerosos acuerdos alcanzados por el gobierno en ejercicio del diálogo con otros partidos, durante estos duros meses de pandemia, ni los procesos participativos de deliberación y consulta que se vienen desarrollando.

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, se ha mostrado optimista este miércoles y ha calificado como “una buena noticia, sobre todo para la ciudadanía” la puesta en marcha de la Comisión de Estudio para la Recuperación e Impulso de la Actividad Económica y Social de la Comunidad de Madrid tras la pandemia.

Este pasado miércoles acabó el plazo para que las distintas formaciones políticas presentaran sus borradores con las propuestas y conclusiones de la Comisión de Reconstrucción. Cada grupo podía presentar cuatro documentos, uno para cada grupo de trabajo. PSOE y Podemos han presentado sus medidas en las que han aparcado temas conflictivos como la subida de impuestos a las rentas más altas o la derogación de la reforma laboral. Anteponen la búsqueda de un consenso amplio que pudiera incluir al PP y por eso sus borradores son propuestas de mínimos para, a partir de ahí, poder debatir cuestiones más ambiciosas. Concluyen que nuestro modelo de bienestar social ha mostrado sus debilidades y proponen su fortalecimiento; también señalan los desequilibrios y cambios de nuestro modelo productivo con un débil sector industrial y asumen que hay que actualizarlo; Detallan las fortalezas y debilidades de nuestro Sistema Nacional de Salud que consideran que hay que reforzar; y estiman que el papel de la Unión Europea en la reconstrucción tiene que ser urgente, decidido y orientado a la recuperación social y económica.

Josep Borrell, responsable de la Diplomacia Europea, asegura que la ayuda de Bruselas no será “un cheque en blanco pero no habrá hombres de negro".

El Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y videpresidente de la Comisión Europea, Josep Borrell, manifestó durante la comparecencia de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica advertía que “esta crisis será la mayor recesión de las últimas ocho décadas” y que cuando se apruebe la ayuda europea esta no será “un cheque en blanco”. También ha considerado que "no habrá una condicionalidad macroeconómica" que suponga duros recortes como sucedió tras la crisis del 2008.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha pasado este martes por la Comisión de Reconstrucción Social y Económica del Congreso donde ha ensalzado el papel de los ERTE durante la pandemia lo que “ha permitido mantener en suspenso un elevado número de relaciones laborales, que deberían reanudarse paulatinamente”. Y por ello, ha señalado que “tiene sentido mantener los ERTE y asegurar los mecanismos de flexibilidad de las empresas”. El Gobierno de Pedro Sánchez sigue negociando con los agentes sociales extender esta medida, aunque el acuerdo no parece terminar de llegar.

Las agendas políticas de PP y Ciudadanos han vuelto a chocar en la Comunidad de Madrid añadiendo más tensión a la relación entre los socios de gobierno en la región. El vicepresidente, Ignacio Aguado, ha organizado una reunión entre todos los Grupos Parlamentarios que componen la Asamblea para abordar la reconstrucción tras la pandemia. Sin embargo, la presidenta, la popular Díaz Ayuso, ha rechazado dicha reunión, puesto que no quiere reunirse con PSOE o Podemos, con quien tiene un enfrentamiento directo. Rocio Monasterio ha confirmado que Vox tampoco se plantea acudir.

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital presentó en la Comisión de Reconstrucción del Congreso de los Diputados el plan que el Ejecutivo quiere impulsar para superar la crisis sanitaria, económica y social del coronavirus. Se trata de un ambicioso programa de inversiones a dos años vista que se enfoca en seis grandes áreas: “la transición ecológica, la digitalización, el empleo de calidad, la educación y la formación, la innovación y la ciencia, los servicios públicos, y un pacto por el campo y el reto demográfico”. Para la titular de Economía, es un “proyecto de país, un esfuerzo intergeneracional” que debe servir para encauzar el potente Fondo de Recuperación europea que prevé para España hasta 140.000 millones de euros procedentes de la Unión Europea.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, abrió las comparecencias del Ejecutivo en la recien creada Comisión para la Reconstrucción Social y Económica post Covid-19 del Congreso de los Diputados. La dirigente socialista detalló los planes del Ejecutivo de cara a proseguir con la desescalada, lo que podría incluir una última prórroga del Estado de Alarma, siempre que el Gobierno cuente con los apoyos necesarios para lograr extender la medida durante dos semanas más. Calvo apostó en su comparecencia por que la comisión parlamentaria sirva para "reconstruir, para compartir, para debatir, pero, sobre todo, para apostar por nuestro país". En los próximos días, comparecerán en la comisión los responsables del Ministerio de Sanidad, Trabajo, Igualdad y Exteriores, además de los agentes sociales.

La formación ultraderechista se ha hecho la Presidencia de la comisión de reconstrucción de Andalucia, pese a haber sido la única formación que votó en contra de su creación. Los socios del Gobierno andaluz le han entregado a Vox este cargo con sus votos, con tal de tejer lazos con el partido que permitió su investidura. La oposición, Partido Socialista y Adelante Andalucía, se han mostrado muy críticos con ésta decisión y se han levantado de la comisión.

La Comisión de la Reconstrucción Económica y Social, llevada al Congreso por parte del Partido Socialista y Unidas Podemos para debatir propuestas que aceleren la reconstrucción del país tras la crisis del coronavirus. La votación para la aprobación del trabajo ideado por los partidos del Gobierno ha salido adelante sin ningún voto en contra, pero con casi tantas abstenciones -162- como votos a favor -168-.

Este lunes, el presidente del Gobierno aceptó sin problemas que la Mesa de la Reconstrucción que ha ofrecido a las fuerzas políticas, a los agentes sociales, a las Comunidades Autónomas y a los ayuntamientos se reconvirtiera en una comisión parlamentaria en el Congreso de los Diputados. Se trata de una exigencia de Pablo Casado para participar en los pactos. Sin embargo, no han pasado ni 24 horas y el Partido Popular, a través de su portavoz parlamentaria Cayetana Álvarez de Toledo, ha hecho una nueva petición: Quiere presidir dicha comisión parlamentaria. Así, excusa tras excusa, Pablo Casado sigue exigiendo escalonadamente condicionamientos cada vez más inasumibles, para no sumarse al llamamiento de unidad y de una Mesa de Reconstrucción de España Pedro Sánchez. Si en semanas anteriores, sus comparecencias han sido una visión exagerada y magnificada de fallos en la gestión de una crisis, ayer creyó encontrar un enésimo truco para nadar y guardar la ropa: Hacer que se unía al Gran Pacto de Reconstrucción -y evitar de este modo que le señalaran como antipatriota- pero al mismo tiempo, reventarla.

  • 1