lahoradigital.com

Casimiro Cubero

Las posiciones van acercándose y el puzzle nacional se va cerrando pieza a pieza. El Psoe se sabe ganador en los cuatro campos, municipales, autonómicas, nacionales y europeas. En Europa no tiene quién le dispute el liderazgo, y ahora con la unión de las dos familias, Liberal y Socialdemócrata, bajo la batuta de Emmanuel Macron y del propio Pedro Sánchez, queda aún más en evidencia la actitud suicida del caprichoso Albert Rivera, que se puede despedir de Europa y también de su reputación en España. El equipo negociador de Sánchez, Ábalos y Lastra, ya tiene configurado el esqueleto del gobierno central y autonómico. Se da por hecho el gobierno de cooperación con Unidas Podemos; se da por hecho la abstención de ERC, si no de forma gratuita, si de forma coherente con los mínimos negociables dentro del marco constitucional; se da por hecho que hay que sacrificar a dos regionalistas, UPN (2 escaños) y Coalición Canaria (2 escaños) a cambio de conseguir las Comunidades de Navarra y Canarias y un gobierno de estabilidad para España.
  • 1