lahoradigital.com
Edición testing    14 de agosto de 2020

Capilla Ardiente

Sobre las once de la mañana de este lunes llegaba el féretro de Camilo Sesto a la sede de la SGAE en Madrid. Decenas de personas hacían cola para despedir a uno de los cantantes más laureados y respetados de la escena musical española, que fallecía el pasado domingo a los 72 años de edad.


Alfredo Pérez Rubalcaba no llegó a ser presidente del Gobierno, pero se le despide como si lo hubiera sido. De facto, el socialista fue una de las figuras políticas más importantes e influyentes de las cuatro décadas de Democracia española y por eso, el mundo de la política y cientos de ciudadanos, socialistas o no, le rindieron un sentido homenaje en el Congreso de los Diputados. Como ministro del Interior del Gobierno de Zapatero, en enero de 2011, anunció que la banda terrorista ETA dejaba de matar. Ese es su gran legado político para todos los españoles, fue el encargado de finiquitar una de las lacras más dolorosas de la sociedad española. l


  • 1