lahoradigital.com
Edición testing    24 de noviembre de 2020

Andalucía

El PSOE ha sido el partido más votado en las elecciones del día 2 de diciembre pasado en Andalucía, pero los partidos de derecha, PP, Cs, y VOX, andan negociando para hacerse entre todos con el Gobierno de la comunidad autónoma, aunque para eso se desdigan de lo que siempre han afirmado, que gobierne el partido más votado.

Al 2019 el olor a nuevo le va a durar bastante tiempo. Contrariamente a otros años atrapados por la rutina a los escasos días de su nacimiento, no parece que la monotonía vaya a ser una de las características de este que estamos estrenando, al menos en lo que a la vida política se refiere.

En diciembre saltó la sorpresa en Andalucía. Las derechas tienen la posibilidad de gobernar en esta comunidad por primera vez en democracia. Si son capaces de llegar a un acuerdo, Partido Popular y Ciudadanos con el apoyo de la extrema derecha de Vox, gobernarán Andalucía los próximos cuatro años.

Andalucía es la comunidad autónoma cuyos datos de digitalización son superiores a la media española, según el informe Bankia Índicex, un detallado estudio que se realizó sobre unas 760 empresas de Andalucía.

Vox ha amenazado con no dar sus votos a la coalición de derechas si no se eliminan, entre otras medidas, aquellas que impulsen el desarrollo de la ley de violencia de género.

En el que podría ser su último mensaje, Susana Díaz ha felicitado el año a los andaluces y ha opinado sobre temas algo escabrosos al señalar el creciente “auge del nacionalismo egoísta y el populismo” que acecha Europa y del que no se libran ni Andalucía ni España. En cuanto al nuevo Parlamento Andaluz, cree que es necesario que los andaluces no infravaloren su poder político y que no consientan que las decisiones que les afectan se tomen sin tenerlos en cuenta.

El partido ultraderechista comandado por Santiago Abascal ha avisado a través de Twitter que deben eliminar, entre otros, los puntos de su acuerdo programático que prevén dotación presupuestaria para desarrollar la ley de prevención y protección integral contra la Violencia de Género.

Los socialistas serían los vencedores en unas hipotéticas elecciones generales, pero la suma del PP, de Ciudadanos y de la extrema derecha de Vox llegaría al 50% de los votos y podrían imitar el pacto puesto en marcha en Andalucía. Es un estudio del promedio de varias encuestas. No obstante fuentes de uno y otro lado, no le dan demasiada importancia dado el margen tremendo de error de las encuestas del último año.

El líder ultraderechista de Vox ha lanzado una clara advertencia a las otras dos derechas que quieren gobernar Andalucía al avisarles de que su partido "no va a votar un gobierno que no se siente a escuchar y atender a los representantes y las propuestas de 400.000 andaluces". Y no es la primera vez que lo advierte ya que hace dos días afirmó que "me preocupa que los que se disponen a gobernar Andalucía no sepan sumar".

La gobernanza de Andalucía vuelve a ser una encrucijada. Susana Díaz se agarra a que es caballo ganador, con 33 escaños y un millón de votos y que su obligación es formar gobierno. Juanma Moreno y su jefe, Pablo Casado han decidido hacer lo que sea para unirse a Ciudadanos y Vox y expulsar a Díaz. Para ello han firmado un pacto con 90 medidas, entre tramposas, viejas y alguna arrebatada al Psoe. Pero la llave sigue estando en Santiago Abascal, líder del partido de extrema derecha Vox, que lejos de quedarse callado, aletea y dice que "o se cuenta con él y se asumen sus medidas, o se repetirán las elecciones". Y de paso, la lideresa andaluza, tampoco asume que ella es la causante de la pérdida de casi cuatrocientos mil votos socialistas que se fueron a la abstención.

Estoy convencido que algunos dirigentes políticos van a pedir a los Reyes un “ilegalizador de partidos” marca ACME, como todo aquello que usaba el Correcaminos contra el Coyote. Se lo pide el cuerpo. La política de ocurrencias y exabruptos, o eso que ahora llaman “zascas”, lo único que hacen es enranciar aún más el ya rancio ecosistema político, como lo denominan actualmente los politólogos.

Juan Marín, candidato de Ciudadanos en Andalucía, ha confirmado este viernes, 21 de diciembre, que su partido junto con el PP en Andalucía, liderado por Juanma Moreno, ha cerrado un acuerdo programático para a los 100 primeros días de gobierno. En él se han englobado un total de 20 medidas para el futuro Ejecutivo de la Junta de Andalucía que pretende echar del gobierno a Susana Díaz y al Psoe tras 36 años de mandato ininterrumpido.

El asesinato de Laura Luelmo vuelve a poner sobre la mesa la misma cuestión: Las mujeres son asesinadas por depredadores sexuales y psicópatas no porque las penas sean más cortas o largas, si no porque existen estos monstruos y el sistema judicial y policial, no sabe ni preveerles ni tratarles. La cuestión no es más autoritarismo y mano dura, incrementar las condenas y meterles de por vida en la cárcel. La solución, como ha avanzado la vicepresidenta Carmen Calvo, pasa por dos vertientes, tratamiento más especializado y eficaz al delincuente, y mayor prevención y vigilancia cuando salen, así como desarrollar medidas de información y protección a la sociedad y a las mujeres.

Los primeros movimientos de sus partidos hermanos para ocupar San Telmo no han convencido a Vox. El Partido Popular y Ciudadanos han comenzado las negociaciones y se han reunido sin contar con el partido de extrema derecha, a pesar de que dependen de sus votos para “acabar con 36 años de régimen del PSOE”. Por su parte Cs se esconde tras los movimientos del PP para que no le situen en el mismo marco ideológico que Vox. Finalmente, Abascal ha dicho "que no quiere ser una alfombra para el socialismo con otras siglas".

La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, ha asegura que “vamos a cumplir con nuestra obligación y nuestro compromiso de intentar garantizar la gobernabilidad” de la comunidad ante el más de millón de andaluces y andaluzas que han votado socialista como fuerza más votada el pasado 2 de diciembre, subrayando que “voy a intentar formar gobierno” con la garantía de que “al PSOE de Andalucía nadie lo va a poner de rodillas”.