lahoradigital.com
Edición testing    2 de julio de 2020

Alvaro Frutos Rosado

Ayuso en su actuación de estos dos meses ha demostrado un actuar no solo cargado de impericia, que ya será analizado, es peor, con su continuo y tortuoso actuar ha atentado gravemente contra el interés general. Por ello, me permito sugerir al Gobierno de la Nación que inicie el procedimiento para la aplicación del artículo 155 de la Constitución a la Comunidad de Madrid y que inste a la Fiscalía del Estado para que investigue a la Presidenta de la Comunidad de Madrid y a sus colaboradores inmediatos y necesarios por la comisión de diferentes delitos contra los intereses generales, la salud …y entre los que está el de desobediencia a la Autoridad (art. 410 CP).

El debate en las anteriores elecciones generales cambió la intención de voto en un 7 %. En este, en el mejor de los casos, lo mismo. Espectáculo aparte este tampoco ha añadido mucho. Los convencidos al suyo sin duda, solo el dudoso habrá apreciado los matices y le hará pensar antes de votar. El resultado posible sigue siendo una gran incógnita. Es reiterativo que los electores deciden en el último momento su voto. En la última encuesta del CIS un 67,3% tiene seguro que irá a votar el día 10; de ellos sólo un 66,6% tiene decidido su voto, hay un alto porcentaje que no sabe si irá a votar y, en su caso, a quién. Todas las encuestas marcan una tendencia parecida. En todo caso, en estos momentos, las encuestas no dejan de ser potenciales intencionalidades. Queda la prueba del algodón y en unos días tendrán que ser millones de votantes los que corroboren, o no, lo dicho por unos millares de encuestados. No podemos vivir en estado de elección permanente y este viaje es el que tenemos para encontrar camino y no puede desaprovecharse.

Que la extrema derecha, representada formalmente por VOX, entre en las instituciones, o se cuente con su apoyo para gobernarlas, significa un claro punto de ruptura en nuestro sistema político. “Formalmente representada”, ya que la colusión entre las tres fuerzas de derechas, deja al margen los matices ideológicos y los elementos de diferenciación programática entre ellas. El extremismo político es asumido por todos. España tiene ya un Frente Nacional con tres fracciones.
  • 1