lahoradigital.com
Edición testing    26 de septiembre de 2020

Alberto Núñez Feijóo

Tras el escrutinio del Censo Español de Residentes Ausentes (CERA), que las juntas electorales han realizado este lunes, el presidente de la Xunta en funciones, Alberto Núñez Feijóo, amplía su mayoría hasta los 42 escaños al perder uno en Pontevedra en detrimento del PSdeG.

Alberto Nuñéz Feijóo se proclama ayer como el vencedor de las elecciones gallegas por cuarta vez consecutiva con mayoría absoluta y prometió dedicarse a Galicia “con más ahínco, dedicación y ganas”.

El actual presidente de la Xunta y candidato a la reelección por el Partido Popular, Alberto Nuñez Feijóo, celebraba su victoria en la noche electoral del 12J en Santiago de Compostela, A Coruña, prometiendo dedicarse a Galicia “con más ahínco, dedicación y ganas”, ya que, asegura, ahora “le debe más que nunca”.

Para el secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, la estrategia nacional de los socialistas y populares ha marcado el resultado obtenido en los comicios de Euskadi y Galicia y demuestran que se impone en las urnas la “tesis de la moderación” del PSOE frente a la de “la crispación” del PP. Según su criterio, en Galicia, el candidato ganador, Núñez Feijóo, se alejó de las posturas beligerantes de Pablo Casado y escondió las siglas de su partido, por eso retuvo su mayoría absoluta. Sin embargo, en Euskadi, donde se han implicado los líderes nacionales del PP y donde se impuso al candidato Iturgaiz apartando a Alfonso Alonso ha significado para el PP de “ser pocos a pasar casi a la inexistencia”.

El PP tiene 41 escaños, igual que en 2016 lo que les permite mantenerse en el poder. El BNG se convierte en segunda fuerza política gracias a una enorme subida que le da 13 escaños más que en la pasada legislatura hasta alcanzar los 19. El PSOE de Galicia, liderado por Gonzalo Caballero, mantiene los apoyos del 2016 pero se esperaba una mejoría, que se ha quedado en ganar un diputados para alcanzar los 15. No deja de ser una pequeña decepción. El gran perdedor es Podemos que desaparece del Parlamento Gallego tras ser la segunda formación política más votada hace cuatro años. El partido de Pablo Iglesias y las mareas de diluyen seis años después de su primera irrupción electoral.

El trabajo preelectoral sobre las elecciones autonómicas de Galicia y el País Vasco realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas apunta a sendas victorias de los actuales presidentes de ambas autonomías. En el caso del popular Alberto Núñez Feijóo se espera que revalide su mayoría absoluta con una estimación de voto del 46% que le daría entre 40 y 42 escaños en el parlamento regional. Y el lehendakari Íñigo Urkullu también ganará los comicios vascos con una estimación de voto del 41,7% lo que le daría al PNV entre 31 y 34 escaños, sin mayoría absoluta, pero con la posibilidad de repetir gobierno con el apoyo del PSOE.

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta, se defiende de la negativa de llevar a ancianos dependientes a residencias medicalizadas, argumentando que estas personas se encontraban muy delicados de salud y era contraproducente proceder a cambiarles de centro. La noticia se conoce después de que la Comunidad de Madrid también aprobara un protocolo parecido, algo que el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, considera que podría ser una ilegalidad.

En la XII reunión de todos presidentes y presidentas de las Comunidades Autónomas hubo numerosas peticiones al Gobierno de España entre las que destacan la adopción de medidas fiscales en esta fase de desescalada, la recuperación de competencias o la puesta en marcha cuanto antes del Ingreso Mínimo Vital, una medida que fue ampliamente aplaudida por varios presidentes regionales. Esta semana, el Ejecutivo volverá a pedir una nueva prórroga del Estado de Alarma y las Autonomías piden más capacidad de decisión, pero al mismo tiempo “prudencia” para evitar rebrotes de la enfermedad. El presidente de la Generalitat, Quim Torra fue el más duro con el Gobierno y pidió recuperar cuanto antes todas sus competencias, pero también vinieron críticas de los presidentes del Partido Popular, especialmente del de Murcia, Fernando López Miras, Por el contrario, los presidentes del PSOE respaldaron ampliamente las medidas del Gobierno de Pedro Sánchez.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha convocado finalmente elecciones para el próximo 12 de julio, "la primera" que permite los plazos legales de 54 días, porque es "más seguro" a principios de verano y hay "menos incertezas" que de cara a otoño.

Los juristas consideran que la medida de cambiar la fecha de los comicios autonómicos es muy complicada ya que no hay legislación que prevea esa circunstancia. Lo que está descartado es que el Gobierno o los propios ejecutivos autonómicos puedan suspender la cita con las urnas. Una posible solución sería activar el estado de alerta lo que capacitaria al Ejecutivo a sacar un decreto de aplazamiento. Entre los políticos se plantean dudas sobre si la Junta Electoral tiene capacidad de atrasar las elecciones. Feijóo se plantea pedir un aplazamiento para salvaguardar la salud pública y Urkullu estudia las vías legales.

El candidato del PSdeG a la presidencia de la Xunta de Galicia, Gonzalo Caballero ha presentado en Madrid, en el Forum Europa, su proyecto para Galicia. El líder socialista ha estado arropado por 11 ministros del Gobierno y ha presentado a Núñez Feijóo como “heredero de Romay Beccaría”. Además considera que su rival conservador “ni es buen gestor, ni es moderado, ni fue capaz de aprovechar las posibilidades del autogobierno”. Caballero considera que el PP “sabe que tiene perdida la mayoría” por eso ha pedido un esfuerzo para “retirar a Feijóo en Galicia igual que retiramos a Rajoy (…) porque el 60% de los gallegos quiere cambio”.

El presidente de la Xunta de Galicia, el popular, Alberto Núñez Feijóo, ha estado este martes en un desayuno informativo en Madrid. En plena precampaña electoral, el dirigente gallego ha considerado una buena noticia el acercamiento a Ciudadanos, pero sigue recelando del partido ‘naranja’ ya que considera que cambia muchas veces de opinión y le ha acusado, incluso, de ser el germen de la Moción de Censura a Mariano Rajoy. Sobre los comicios, está convencido de que Vox no tendrá representación en Galicia y ha situado la pelea electoral de todos contra él.

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, señalaba este martes que su partido y el Partido Popular comparten "la voluntad" de ir en coalición a las próximas elecciones en el País Vasco, sin embargo, la formación naranja no las tiene todas consigo en el caso de Galicia, donde tendrá que esperar a que los 'populares' resuelvan el "escollo", tras negarse los dirigentes locales. Este mismo miércoles ha anunciado que llamará al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para acercar posturas.

Desde el 28 de abril del año pasado, los vascos y gallegos han acudido a las urnas tres veces para elegir al Gobierno de España (en dos ocasiones) y para elegir a sus representantes locales y europeos. Este maratón electoral se alargará hasta el próximo 5 de abril cuando la ciudadanía de estas regiones tendrá que volver a los colegios electorales por cuarta vez en menos de un año para renovar sus cámaras legislativas regionales. El lehendakari vasco, Íñigo Urkullu, y el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, han querido desmarcarse de otros comicios, los catalanes, que probablemente también tendrán lugar este año. Todos los partidos políticos, por tanto, reactivan sus maquinarias electorales para hacer frente a una nueva e incierta campaña electoral.

La tarde de este jueves, Pablo Iglesias trasladó a Pedro Sánchez su última ‘propuesta’ para evitar la repetición electoral, pero desde las filas socialistas estiman que el líder de Unidas Podemos sigue en su posición inicial y que lo único que hace es ‘disfrazar’ de todas las formas posibles su único objetivo que es entrar en el futuro Ejecutivo.

El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha "tendido la mano" este jueves al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, al que ha instado a mirar al resto de la Cámara y buscar una solución si no se fía de Podemos, por lo que ha propuesto una hipotética "coalición de gobierno" o "pacto de legislatura" entre el PSOE y el PP.