lahoradigital.com

Albert Rivera

El partido de Albert Rivera sigue creyendo que su posición estratégica tras los comicios, que le ha llevado a pactar con el PP y, de forma indirecta, con Vox, es la adecuada. Y eso a pesar de las fuertes críticas de personas como Francecs de Carreras, uno de los fundadores del partido; y del abandono del proyecto de dirigentes como Manuel Valls, candidato a la alcaldía de Barcelona; Toni Roldán, que acaba de dejar la formación por "su deriva derechista"; y Javier Nart, que deja Cs por su negativa a sentarse a negociar con el PSOE. A pesar de que parece que el partido empieza a hacer aguas por todas partes, la portavoz en el Congreso, Inés Arrimadas, ha defendido la postura de su partido, atacando al PSOE. Y ha dicho al ya dimitido diputado Roldán que él mismo "aprobó por unanimidad un criterio y ahora no quiere que se siga".

"Los costes de la estrategia de Cs son demasiado altos para España"

El portavoz económico en el Congreso y miembro de la ejecutiva permanente de Ciudadanos, Toni Roldán, considerado como una de las grandes promesas de la formación liderada por Albert Rivera, ha hecho tambalearse con su renuncia los cimientos del partido tras una semana convulsa en la que rompieron con Manuel Valls por apoyar a Ada Colau en Barcelona, el Gobierno de Emmanuel Macron tuvo que desmentir las palabras de su presidente o la durísima carta de despedida de su portavoz en Pozuelo de Alarcón (Madrid).

El Gobierno de Enmanuel Macron no ha tardado ni una hora en desmentir a Albert Rivera que en Bruselas, ha declarado ante la prensa internacional que “el Elíseo le había felicitado por su política de pactos en España”. Además de pactar con Vox y abrirle las puertas de las instituciones, Albert Rivera en su deriva errónea de "vetar al Psoe" sigue destruyendo la credibilidad de su partido Cs. “Desmentimos esta información que es inexacta”, han dicho en París fuentes gubernamentales. “No ha habido ninguna declaración pública ni privada -han dicho- que aplauda los pactos de Rivera”. Muy al contrario, han recordado que desde que pactó en Andalucía para formar gobierno con el Partido Popular y la extrema derecha de Vox, "no hemos parado las críticas y las advertencias a esta peligrosa deriva".

Francesc Carreras, profesor de Derecho Constitucional y fundador de Ciudadanos, ha publicado en el diario El País una carta abierta al líder de la formación, Albert Rivera, para que “rectifique” y pacte con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. Le acusa de "adolescente caprichoso que antepone supuestos intereses del partido a los intereses generales de España”.

Tras la reunión de los líderes de Ciudadanos, Albert Rivera y del PP, Pablo Casado, con el Presidente en funciones, Pedro Sánchez, las declaraciones a los periodistas congregados en el Congreso han sido dispares. Mientras Rivera ha negado que exista un documento, que exhibe la diputada Rocío Abascal, para que Vox entre a formar parte de los gobiernos regionales, el de Madrid el primero, allá donde den las cifras, Casado lo ha reconocido indirectamente sin negarlo. El líder popular ha dicho que está seguro de que "habrá investidura de Sánchez, si no en la primera, en la segunda vuelta" y quiere que sea pronto. Ha dicho que los socialistas tienen el apoyo de Podemos y los regionalistas y cree que esa será la fórmula elegida por Sánchez.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, comienza el próximo martes la ronda de negociaciones para intentar recabar el apoyo necesario para ser investido Presidente del Gobierno. Para ello tiene previsto reunirse con Pablo Iglesias, de Unidas Podemos; con Albert Rivera, de Ciudadanos; y con Pablo Casado, del Partido Popular. Los de Iglesias se están quejando de que, para ser socios preferentes, sean recibidos los tres el mismo día. Pequeños gestos del equipo de Sánchez que se interpretan como una neutralidad hacia las conversaciones.

Días después de las Elecciones Europeas, Autonómicas y Municipales, los Comités Ejecutivos de los partidos se han reunido para anlizar resultados y posibles pactos. Tras un tenso encuentro de los populares en su sede de Génova en Madrid con clara advertencia a Pablo Casado sobre la derechización del PP, al que responsabilizan de haber provocado la pérdida de tres millones de votantes y el hundimiento del PP a nivel nacional, ahora es Vox quien tras reunirse, advierte a sus socios del bloque de la derecha, PP y CS, que "sólo les darán sus votos a cambio de entrar en los gobiernos municipales y regionales pertinentes". Con ello, Vox pone en evidencia a Ciudadanos que tendrá que explicar a sus socios liberales europeos si se convierte en la puerta de entrada de la ultraderecha en las instituciones.

El ex primer ministro francés, Manuel Valls, que representa a la plataforma transversal asociada a Ciudadanos, Barcelona pel Canvi, ha anunciado este miércoles que ofrece sus votos a la investidura de Ada Colau, de Barcelona en Comú, y su apoyo también a Joan Colboni, del PSC. Lo hace “sin condiciones previas ni ultimátum” para evitar que los independentistas, en este caso Esquerra Republicana, puedan gobernar el Ayuntamiento de Barcelona, con Ernest Maragall como alcalde.

A pesar del boicot de los llamados partidos constitucionalistas al PSOE, nadie se plantea la repetición de las elecciones. Una encuesta de La Sexta daría al Psoe 160 escaños, muy cerca de la mayoría absoluta. Hace ya más de dos meses que el partido decidió, con los resultados de las elecciones generales en la mano, que quería conformar un Ejecutivo monocolor con Pedro Sánchez al frente y un Consejo de Ministros en el que podrían estar independientes de gran prestigio. Se trataría de repetir la fórmula tras la moción de Censura. Para ello ha ofrecido a Podemos una triple propuesta en la que no tienen cabida ministros de la formación de Iglesias, algo a lo que el líder morado se resiste.

Las posiciones van acercándose y el puzzle nacional se va cerrando pieza a pieza. El Psoe se sabe ganador en los cuatro campos, municipales, autonómicas, nacionales y europeas. En Europa no tiene quién le dispute el liderazgo, y ahora con la unión de las dos familias, Liberal y Socialdemócrata, bajo la batuta de Emmanuel Macron y del propio Pedro Sánchez, queda aún más en evidencia la actitud suicida del caprichoso Albert Rivera, que se puede despedir de Europa y también de su reputación en España. El equipo negociador de Sánchez, Ábalos y Lastra, ya tiene configurado el esqueleto del gobierno central y autonómico. Se da por hecho el gobierno de cooperación con Unidas Podemos; se da por hecho la abstención de ERC, si no de forma gratuita, si de forma coherente con los mínimos negociables dentro del marco constitucional; se da por hecho que hay que sacrificar a dos regionalistas, UPN (2 escaños) y Coalición Canaria (2 escaños) a cambio de conseguir las Comunidades de Navarra y Canarias y un gobierno de estabilidad para España.

La secretaria de Estado gala para asuntos europeos, Amelie De Monchalin, avisa de que “consideramos que la alianza con la extrema derecha como hemos visto en España no es una opción”. Albert Rivera debutó en política de la mano del Partido Liberal para ayudar a conseguir un gobierno de Estabilidad en España que no se apoyara en los independentistas. Las lìneas maestras de su discurso han sido siempre la "regeneración política" "apoyar un Gobierno de Estabilidad" y contribuir para "erradicar del poder a un Partido Popular corrupto". Tras las elecciones del 26 de mayo, su partido, bajo la férrea dirección personal suya, está haciendo lo contrario, dando entrada a las instituciones a la extrema derecha y colaborando a que "España NO tenga un gobierno de Estabilidad", sino todo lo contrario. Allá donde puede, se asocia con la extrema derecha, Vox, y PP para frenar gobiernos de regeneración y estabilidad del partido más votado, el Psoe. Fuentes del Eliseo apuntan a que “cualquier trabajo de fondo con la ultraderecha es muy grave y no van a tolerarlo”

Albert Rivera perjudica su imágen en Europa al insistir en el cordón sanitario impuesto a Pedro Sánchez. Éste último, avanza junto con su socio, el presidente francés liberal, Enmanuel Macrón, a la conquista del liderazgo europeo con la clara estrategia de colocar a los suyos al frente de las instituciones que se están conformando en estas semanas, tras las elecciones del 26-M. Mientras el presidente español toma posiciones en el liderazgo y en las instituciones -Comisión, Parlamento, BCE, Alto Representante Asuntos Exteriores- Rivera obvia las advertencias de sus barones y sigue cavando su tumba, si continua con la obsesión de aliarse con la extrema derecha, para obstaculizar el gobierno a Sánchez. Luis Garicano, Javier Nart, Manuel Valls y parte de su cúpula, le insisten y ven con preocupación que no compensa seguir dando la espalda a Europa para asociarse con la extrema derecha en España, a fin de conseguir unas migajas en alguna provincia y algún consejero en un par de autonomías.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha recibido el encargo del Rey Felipe VI de formar Gobierno tras finalizar la ronda de contactos con todos los grupos parlamentarios. El secretario general de los socialistas ha asumido “con honor” el encargo y se dispone a buscar los apoyos necesarios para liderar un gobierno progresista con cuatro ejes principales: la transición ecológica, la lucha contra la desigualdad, el impulso a la digitalización de la economía y el sistema educativo, y el fortalecimiento de Europa.

Un poco de temple señor Rivera. Si usted consiguiera quitarse la venda de “inseguridad y ambición" entrecruzadas y al alimón, que lleva encima, se daría cuenta de que los resultados electorales de este 26 de mayo le dan a su partido una excelente oportunidad de sacar gran rendimiento. Pero sobre todo, de usted depende o no, el reconocimiento europeo para Ciudadanos. Ahora son Macrón, Sánchez, Timmerman, con el papel preponderante que seguro tendrá Josep Borrell, quienes liderarán la alianza socialdemócrata y liberal europea. O más Europa, o usted se convertirá en ese subaltero del PP que abrió las puertas a la extrema derecha en las instituciones españolas. Escuche a sus dirigentes, Valls y Garicano y abandone estúpidos vetos.