lahoradigital.com

Albert Rivera

La ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, ha urgido este miércoles a los líderes políticos a la formación de un Gobierno estable que permita acometer reformas del todo "necesarias" y ha despejado dudas sobre su posible candidatura para dirigir el Fondo Monetario Internacional (FMI).

José Manuel Villegas, secretario general del partido, ha anunciado que la reunión del consejo general prevista para el 29 de julio servirá para ampliar los cargos de la Ejecutiva que pasará de los 40 actuales a 50. El motivo que alegan es el crecimiento de la formación, pero el fondo no es otro que taponar la crisis de las últimas semanas y las dimisiones por la política de pactos con la derecha y la ultraderecha y el veto al PSOE.

Una oleada de falta de sentido de la democracia y ausencia de responsabilidad de Estado, empaña la sociedad española, bloquea el Estado sine die y está a punto de romper los nervios a los que han votado para que haya un gobierno progresista en España. La desconfianza, basada en hechos y actos reales, se ha instalado en el seno dirigente del Psoe y de Pedro Sanchez con respecto a Pablo Iglesias. Iglesias y Rivera, Rivera e Iglesias. ¿Quo Vadis?.

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha mostrado este martes su malestar ante el "apartheid político" al que le está sometiendo Ciudadanos. De poco le ha servido al presidente de la formación ultraderechista aludir a su antigua relación de amistad con Albert Rivera para provocar su reacción y conseguir sortear una de las líneas rojas de su partido para votar a favor, o al menos abstenerse, del acuerdo de gobierno entre PP y Cs: una reunión a tres bandas para desbloquear la situación en Madrid y Murcia.

El partido de Albert Rivera juró y perjuró el pasado 4 de junio que no habría “mesas a tres”, que nunca negociará nada con Vox. Solo dos días más tarde ya ha celebrado una mesa a tres en Murcia. Los máximos dirigentes de CS se han involucrado directamente con Vox. También dijo que no gobernaría con el partido de Abascal y lo está haciendo en el Ayuntamiento de Badajoz. señales inequívocas de que el partido naranja ha ido debilitando su veto a Vox hasta hacerlo desaparecer. Los esfuerzos de sus dirigentes por negar la mayor son cada vez más difíciles por la propia evidencia de los acontecimientos.

Estamos asqueados, cabreados, saturados, hartos de la mayoría de los que, llamándose políticos, insultan nuestra inteligencia y nos desprecian tratándonos como populacho con bajo nivel intelectual y escasa capacidad de comprensión. Pero esos políticos que montan su propaganda confiando en la imbecilidad de sus destinatarios no suponen un peligro grave. Casado y Rivera, por ejemplo, sueltan paridas y mentiras de tal magnitud que ya no pueden tomárselas en serio ni sus incondicionales. Prueba de que la mayoría no tragó fue el penoso resultado que obtuvieron en las elecciones de abril: 66 y 57 diputados respectivamente. A las paridas de Abascal y sus lugartenientes, por otro ejemplo, solo se las toma en serio quien adolece de fanatismo obnubilante; una minoría todavía muy minoritaria, gracias a lo que cada cual crea que nos protege. ¿Por qué preocuparnos entonces? Los comediantes metidos a políticos no pueden llegar más allá de alterarnos el humor y los nervios. ¿No pueden?

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha reaparecido en la celebración del Consejo General de su partido y ha rechazado las presiones tanto internas o externas que le piden que permita la investidura de Pedro Sánchez. El dirigente ‘naranja’ ha afirmado que “nuestras decisiones tienen que ser libres y sin tutelas” y ha explicado que “solo me debo a los 4,2 millones de españoles que nos votaron”.

El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, se ha mostrado contundente tras el difícil comienzo de semana del partido, con deserciones a cuentagotas de personas tan reconocidas del mismo como Toni Roldán o Javier Nart, asegurando que la formación mantendrá la misma línea que en los últimos meses y ha advertido a los más díscolos que, quien no lo acepte, “puede echarse a un lado”.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha endurecido su tono al asegurar en la SER que la propuesta de la consulta a la militancia, de Pablo Iglesias "es una consulta trucada porque ni siquiera recoge las últimas ofertas del PSOE". Y ademas considera que cuando Pablo Iglesias dijo a los medios que "la quinta oferta, la de incorporar a miembros cualificados de Podemos en el Consejo de Ministros, es úna idiotez´, de hecho supone un ´cierre de puertas´ a cualquier tipo de negociación y podríamos estar ante una mascarada para justificar su ‘no’ a una investidura por segunda vez”.

Con los ojos pasmados como los ojos de las vacas, de las ovejas, el espectador contempla ensimismado la imagen desaliñada de Pablo Iglesias plantado ante una platea de periodistas, hablando con la soltura de una estrella del rock. ¡Qué bien habla ese chico! ¿Qué dice? Que hay que acabar con todo lo malo y gobernar para que venga todo lo bueno...

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vuelto a citar a los líderes de Unidas Podemos, PP y Ciudadanos en La Moncloa para seguir avanzando en la búsqueda de los apoyos necesarios para ser investido presidente. Acudirán Iglesias y Casado, pero Rivera, en una actitud inadmisible en un líder de un partido, ya ha dicho que no irá a la cita. Encara así el PSOE días cruciales para poner el rumbo definitivo hacia un acuerdo con Podemos en el que los socialistas llevan semanas trabajando. Así lo ha indicado la presidenta del partido, Cristina Narbona.

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha lamentado en ‘La noche en 24 horas’ de RTVE que el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, continúe con su “negacionismo”, tras declinar reunirse con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Llevo semanas mordiéndome la lengua, pero tengo que decírselo….Hágaselo usted mirar señor Rivera. Esa obcecación con el presidente del Gobierno no es sana. Y hoy voy a decírselo porque ya veo que sus corífeos no se atreven. No es el sanchismo lo que vamos a “tragarnos”. Es el riverismo sin que nadie le haya mandatado para que eche a Pedro Sánchez. Es usted el que se ha adjudicado un papel que nadie le ha otorgado. Ha sido usted, incapaz de asumir su derrota. Porque usted es un perdedor, un tercer ola, y el pueblo soberano, el dueño de sus propios votos, no quiere que usted gobierne...¡Hágaselo mirar!.

El acuerdo entre Unidas Podemos y el PSOE para investir a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno sigue en el punto de máximos. Las posturas apenas se mueven. Sánchez ha ofrecido cargos de gobierno, pero no ministros, mientras Iglesias quiere ser ministro a toda costa en un Ejecutivo de Sánchez. Los negociadores socialistas han explicado que un Ejecutivo ha de estar compuesto con personas de la confianza del Presidente. Pero Iglesias sigue mirando al Pacto del Botánico, claro que ni Iglesias es Mónica Oltra, ni con UP se consigue una mayoría absoluta, como es el caso de Valencia con Compromís. En cualquier caso, ambas partes dan por hecho que habrá un acuerdo, pero de última hora, y con la tensión hasta el final.

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, recordó tras la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal de su partido que no se puede “obstruir la gobernabilidad” ya que eso supone “pervertir” el sentido de los comicios. Además, dijo que los socialistas “asumen con la máxima responsabilidad, espíritu constructivo y voluntad de entendimiento la obligación política y moral” de que haya un Ejecutivo lo antes posible.