lahoradigital.com
Edición testing    27 de febrero de 2021

actualización datos covid

La alarma en ocupación de UCI comienza desde el 27% y Madrid ya supera el 50%. Las CCAA han decretado un endurecimiento de las medidas sanitarias vigentes, ante el enorme crecimiento del Covid . En cambio, la presidenta popular de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, vuelve a generar nuevas disputas políticas, attrasando los cierres y los toques de queda, así como el número de personas a juntarse en terrazas. Con ello, rechaza las recomendaciones sanitarias ante el colapso hospitalario que se está apreciando en esta tercera ola. El 24% de los madrileños tienen desde este lunes restringida su movilidad, al confinar un total de 71 Zonas Básicas de Salud (ZBS) y 30 localidades, un 3% más en comparación con la semana pasada, pero la mayoría de las Autonomías, incluidas las del PP, tienen cierres perimetrales y la hostelería cerrada.

La campaña de vacunación se ha convertido en la prioridad para salvar a la ciudadanía del tremendo incrementos de contagios Covid en esta tercera ola postnavideña. Tras anunciar la farmacéutica AstraZeneca un retraso por un problema en su cadena de producción, y un descenso en los suministros acordados, Pfizer reanuda la distribución normalizada de sus fármacos a partir del día 15 de febrero según su compromiso, e incluso ha decidido aumentar la fabricación de dosis. Esto, sin duda, son buenas noticias para los 27 países miembros de la Unión Europea, incluida España, ya que permitirá equilibrar la faena liderada por la organización británica, además de acelerar el proceso de inmunización en sus CCAA que hasta el momento había quedado atenuado por la falta de dosis.

El Ministerio de Sanidad ha actualizado este jueves los datos sanitarios que configuran esta tercera ola. En su informe 295, se registra un nuevo récord desde el principio de la pandemia tras alcanzar los 44.357 nuevos contagios y una incidencia acumulada de 795 casos. Sin embargo, esta preocupación se centra sobre todo en la ocupación hospitalaria, y en una posible y temprana saturación durante las próximas semanas ya que “uno de cada tres hospitalizados en UCI lo están por coronavirus, y en algunas comunidades autónomas llegamos a uno de cada dos”. El Gobierno pide responsabilidad y cumplimiento de las actuales medidas puesto que a pesar de los alarmantes datos, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha afirmado que España ya ha rebasado el pico de esta tercera ola y la incidencia comenzará a disminuir en los próximos días.

España descarta el confinamiento aunque las cifras notificadas en los días miércoles y jueves de esta semana superan los 35.878 casos y una incidencia disparada hasta los 522. Todo ello es achacable a los "excesos navideños" y se espera que en la próxima semana se estabilicen o desciendan.

La pandemia evoluciona en España, en esta tercera ola, batiendo récords de contagios. Unos resultados alarmantes según los últimos datos que arrojan 35.878 nuevos casos de COVID-19, en las últimas 24 horas, siendo la segunda peor cifra desde el inicio de la pandemia ya que el pico de contagios, desde marzo, llegó a los 38.869 del pasado miércoles. Asimismo, la incidencia acumulada (IA) a nivel nacional también sube progresivamente, situándose en torno a los 522 nuevos casos, en comparación con los 492 del pasado miércoles o los 454,22 del martes. A pesar de la dureza de estos datos, Sanidad vuelve a desechar el confinamiento domiciliario. En el Consejo Interterritorial de todas las semanas con los presidentes autonómicos, incluso algo de ellos es ya partidario de pedir el confinamiento total como “la mejor opción para mitigar el impacto epidemiólogo durante más de 15 días”. Sin embargo, dado que las autonomías tienen potestad para determinar sus confinamientos en sus territorios, Sanidad considera que las medidas drásticas y restrictivas deberían servir para paliar este "efecto post navidades y Nochevieja", donde no todo el mundo ha sido lo responsable que debería.

La pandemia sigue su curso de manera inexorable y cualquier relajación de las medidas de protección tiene una incidencia directa de subida de contagios, hospitalizaciones y, finalemente, fallecimientos. Nada para al coronavirus, que contagia las 24 horas del día y no entiende de festivos, de fiestas, de economía, de trabajo... de nada. El "salvemos la Navidad" que algunos políticos irresponsables trasladaron a la ciudadanía se convierte ahora en un mes de enero muy complicado y se está traduciendo en un período de crecimiento de la incidencia. La Covid-19 recupera fuerzas y registra en España 25.438 nuevos positivos, de los que 14.060 han sido diagnosticados en las últimas 24 horas del pasado martes. A su vez, el país presenta una subida de la incidencia acumulada, alcanzando los 454,22 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días. A la espera de que el acelerado ritmo de infección diagnostique un empeoramiento de datos a lo largo de este mes, el Ministerio de Sanidad vuelve a “descartar el confinamiento domiciliario para frenar el virus, a pesar de que la situación en nuestro país sea preocupante”.

La covid-19 bate un nuevo récord al alcanzar en solo un día 535.176 casos. A pesar de haberse iniciado en varios países la vacunación, desde Estados Unidos, pasando por Reino Unido y en el resto de países de la Unión Europea hasta Israel y China, entre otros, el virus sigue expandiéndose a un ritmo imparable. Con especial incidencia en Estados Unidos, con 145.725, seguido de Francia tras registrar 73.571 nuevos casos. A estos se suman Reino Unido tras informar de 55.094 nuevos pacientes y Rusia con 23.845 nuevos casos, todo ello en las últimas 24 horas.

Los datos del Covid en España siguen siendo los cuarto peores de la Unión Europea. En las últimas 24 horas se han alcanzado los 50.000 fallecidos y una “incierta estabilización”. Simón advierte de que los nuevos contagios notificados no son fiables, por las fechas festivas, y serían superiores.

Los contagios por coronavirus en España se intensifican a un ritmo no exento de peligro, dadas las fechas festivas que estamos viviendo y la temida Nochevieja. Un acumulado de 50.000 muertes, aún siendo la cuarta peor cifra de Europa, es inquietante según las autoridades sanitarias. Tambien nos acercamos a los dos millones de positivos en estos diez meses que dura la pandemia del covid-19. La ligera disminución de la incidencia acumulada y el número de muertes, no debe reflejar equívocos ante el aumento de los ingresos hospitalaria que van in crescendo. Los datos son malos. Aunque menos malos, en esta segunda ola, que Alemania que registra casi un millar de muertos diarios y más de treinta mil nuevos positivos. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el jefe del CCAES, apelan sobre todo a la responsabilidad individual y familiar durante la Nochevieja, Año nuevo y las cabalgatas de Reyes.

Comienza la cuenta atrás para que todo el país se movilice en esta Navidad 2020. Preparándose para lo peor y con una posible tercera ola ya iniciada, el Gobierno central y las distintas autonomías se coordinan para decretar los nuevos planes de actuación frente a la covid-19 en las próximas semanas, caracterizadas por reencuentros y reuniones familiares. Toda medida ya determinada por muchas comunidades es poca para hacernos disfrutar estas fechas junto con nuestros seres queridos, además de evitar un futuro y caótico rebrote.

Varias cuestiones como las reacciones alérgicas, el tiempo de inmunidad o simplemente la opción de vacunarse envuelven los programas de vacunación para protegerse de la Covid-19 en todos los países. El Reino Unido ha sido uno de los primeros países del mundo en comenzar la vacunación masiva de su población por lo que son la "avanzadilla" de cómo de efectiva será la cura para el virus. Y es aquí donde están surgiendo noticias inquientantes sobre la crisis sanitaria. Primero fue la reacción alergica de dos sanitarios al ponerse la vacuna y ahora es la aparición de una nueva cepa del virus que puede estar asociada a los más de mil casos en el sur de Inglaterra. Examinando con atención cómo evoluciona el fármaco día tras día en cada inyección, la responsable técnica de la gestión de la pandemia de COVID-19 en la Organización Mundial de la Salud (OMS), Maria Van Kerkhove, ha lanzado un mensaje de tranquilidad “hasta ahora no hay pruebas de que esta cepa altere la situación y sea la causa del empeoramiento”. Sin embargo, aún se necesita, según ha comunicado Kate O'Brien, jefa de inmunización de la OMS, “constancia en el estudio de su evolución en las personas vacunadas, en los aspectos de control de calidad y determinación del tiempo en el que la persona es inmune”, sin atentar contra la efectividad y seguridad del fármaco.

Estas cifras ya solo producen escalofríos. Aproximándose el noveno mes de la pandemia, el coronavirus sigue rompiendo récords de contagios y muertes. El virus sigue expandiéndose como la pólvora y sube la curva de contagios de todos los países del mundo, esta vez con especial incidencia en la potencia norteamericana, EEUU, tras afrontar las peores semanas con datos alarmantes. El efecto causado por la COVID-19 entre los 194 países presenta una diferencia descomunal. En países como la India se logra una estabilización, unos como en Francia o Rusia batallan continuamente en la suma de contagios por el tercer y cuarto puesto, y en muchos otros se atisba un descontrol como es el caso de Alemania. Mientras que en España se vuelve a “controlar la situación”, a la espera de unas navidades que puedan cambiarlo todo, para bien o para mal, el mundo entero se moviliza con la esperanza de que la vacuna sea realmente el principio del fin de la crisis sanitaria del coronavirus.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, no se cansa de advertir a los españoles que tengan unas Navidades responsables y que regalen distancia y con ello vidas. Los datos de propagación y nuevos casos, que aumentan o descienden levemente, según qué CCAA, no deben hacernos confiar, ya que dependen completamente del número de PCR que se practiquen. En el último mes, muchas autonomías han cambiado el test PCR por el de antígenos, el cual no cuantifica en el registro de nuevos casos. Por tanto, prudencia y no confiarse de los datos que pueden ser muy interpretables. La incidencia española por 100.000 habitantes se sitúa en los 200, pero eso no quiere decir mucho. El reciente caso de Alemania, que se mantuvo en unos datos bajísimos durante la primera ola, y que ahora se han disparado hasta los 600 muertos en 24 horas, nos da una idea de lo cambiante que es la pandemia.

Parece ser que el cierre perimetral para evitar desplazamientos no ha los resultados esperados, sobre todo porque los madrileños han estimado “oportuno y seguro” visitar los mismos lugares, obligando a los cuerpos de Seguridad y Fuerzas del Estado a controlar estos accesos evitando la congestión, tanto poblacional como en lo que se refiere a tráfico. La inconsciencia e irresponsabilidad de esta autonomía en pleno estado de alarma y frente a unas navidades que están a la vuelta de la esquina, ha hecho que el coronavirus avance, registrando 473 nuevos contagios y 19 fallecidos.

Datos de contagios, hospitalizados, UCI, altas y muertes en las diferentes Comunidades Autónomas

Según los expertos del CCAES, la curva de fallecimientos cogió velocidad y cerró noviembre con datos escalofriantes, alcanzando las 9.200 muertes. Con mucha prudencia los científicos sanitarios, aprecian un incipiente atisbo de mejora -como resultado de las medidas tomadas y el Estado de Alarma, dictaminado por el Gobierno de Sánchez- en la tasa de mortalidad, situándose por debajo de las 300 diarias según ha actualizado el Ministerio de Sanidad. Aún así, piden no relajarse y extremar las precauciones sobre todo en las próximas fechas navideñas, suponiendo un gran riesgo en cuanto a un posible tercer rebrote, para febrero, que podría ser tambien muy cruento.

A pesar de “la estabilización” y los resultados positivos de las medidas adoptadas durante las últimas semanas por todas las CCAA, la curva de fallecimientos vuelve a coger velocidad y cierra noviembre con datos escalofriantes, alcanzando las 9.200 muertes.

Finalizando el octavo mes desde que la pandemia está circulando, la situación es similar en varios países de Europa. Mientras que en España se vuelve a “controlar la situación”, sin volver a notificar el alcance de un mayor número de fallecimientos, en muchos otros territorios llevan semanas endureciendo sus medidas restrictivas para conseguir reducir la curva de contagios por Coronavirus, ya que muchos de ellos han batido un nuevo récord durante esta segunda ola. Datos todavía escalofriantes. Comienza un nuevo mes que puede cambiarlo todo, para bien o para mal, a pesar de que la situación europea ya sea preocupante.