lahoradigital.com
Edición testing    

Opinión

Como una película de vaqueros

En la sala de la derecha El bueno, el feo y el malo, en la de la izquierda Pat Garrett y Billy the Kid.

En plena recomposición de la derecha en una versión para el cine del barrio de El bueno, el feo y el malo, siendo capaces de repartirse e intercambiarse armoniosamente los papeles y el tesoro, llega una parte de la izquierda, la que había venido para quedarse y cambiar la política, para ajustarle los machos a “la floja izquierda tradicional”, a la condescendiente, y se pegan un tiro, echándose cal viva a los ojos. ¿Cuál es el interés de dejar al alcance de la mano de los pistoleros el plano del tesoro?

La nave de los gamberros
En uno de los libros de su República, Platón compara a la sociedad ateniense con una nave gobernada por unos marineros ineptos que se empeñan en dirigirla sin tener idea alguna de navegación. Tanto identificó la humanidad a los gobernantes con aquella tripulación desquiciada que, desde entonces, la alegoría ha dado para cuadros, libros, películas.
Ciudades democráticas ante la involución

El desafío de la regeneración democrática requiere ensanchar la democracia desde los Ayuntamientos como instituciones más cercanas a la ciudadanía. Y esto solo será posible si las Alcaldías y los Gobiernos Locales que gane la izquierda en mayo, promueven, con procesos innovadores, una democracia de participación y deliberación con la ciudadanía. Una Gobernanza cívica compartida e inclusiva en la toma de decisiones, un liderazgo basado en la ética pública, el ejercicio de la transparencia con un acceso fácil a una información tratada y la rendición periódica de cuentas.

Errejón salva su culo aunque signifique quemar el de Sánchez
Lo primero que me vino a la cabeza al conocer la ruptura política de Iñigo Errejón y Pablo Iglesias fue la imagen de los diputados electos de Podemos ocupando sus escaños en el Congreso. Desafiantes con sus camisas sin corbata ellos y con Carolina Bescansa buscando su escaño con su hijo recién nacido en brazos. Eran la élite salida del movimiento 15-M. Los elegidos por los dioses para arrumbar al baúl de los recuerdos a la vieja política y a los desgastados políticos que habían llevado a España a la ruina.
Errejón, para tender unos puentes no es imprescindible romper otros
(Foto: E.P.)

Cualquiera que quiera “hacerse de izquierdas” o entrar en grupos casi-revolucionarios debería ver por lo menos dos veces al año “La Vida de Brian”, vieja película de los 70 con la que los Monty Pyton hicieron el retrato más fiel que conozco de quienes se llaman a sí mismo “verdadera izquierda”. Pese a su antigüedad sigue teniendo plena vigencia, tal y como demuestran los últimos movimientos que a punto están de acabar con el soufflé podemita precisamente en su quinto cumpleaños.

Conferencia del profesor Chazarra Montiel

Alerta, Europa no es más que un juguete roto y el desastre se avecina…

Dice el profesor Chazarra Montiel: “Un mundo tan globalizado e interdependiente como el nuestro, está mostrando su faz más inhumana. Cada día emergen camuflajes nuevos para ocultar el progresivo avance de totalitarismos que parecían erradicados (...) Con tantos mandarines que imponen la fuerza y su total desprecio por el sufrimiento de millones de personas y por el futuro del planeta todo parece abocar a un callejón sin salida. Cuando Europa no es más que un juguete roto y el desastre se avecina... hay que escuchar las voces que nos invitan a reaccionar” alerta el profesor Antonio Chazarra Montiel en la Conferencia en la Akademia de Moncloa de Filosofía Política, organizada por Manuel Guerrero.

¿Por qué soy de Izquierdas?

Desde el balcón de la madurez respirando el aire de la realidad “Política”, me permito hacer una reflexión que emana de los valores que dos grandes socialistas me trasmitieron. Mis padres, dos grandes socialistas protagonistas a la vez que víctimas de la posguerra en su infancia, la dictadura en su juventud y la democracia en su madurez. Una experiencia suficiente para trasmitirme y educarme en valores, y principios de libertad y derechos, en una palabra, la didáctica de la experiencia.

La defensa penal y las series de televisión

Analizaba en mi despacho una sentencia penal en la que se condenaba, con rigor y certeza, por un delito de lesiones graves y en la que el Juez, tras realizar un minucioso análisis de la prueba de cargo, cerraba sus reflexiones dedicando una crítica a la tesis exculpatoria del acusado, sosteniendo que la misma resulta insólita, poco verosímil y contraria a las más elementales premisas lógicas.

Sangre o Nación

Hace ya muchos años, durante mi juventud gijonesa, formé parte de un grupo de teatro llamado Gesto, que, junto a La màscara, eran dos islas independientes y progresistas en medio de aquellos años oscuros de la dictadura franquista. La obra que ensayábamos llevaba por título ´La sangre de Dios´, y su autor, Alfonso Sastre, estaba prohibido por aquellos dictadores que hoy vuelven a añorar algunos prebostes de la derecha y sus corifeos de la prensa. Mi papel, que nunca pude representar con público porque el SIM del régimen ilegalizó el grupo, era pequeño pero jugoso. Yo era el fiscal en el caso de un padre que mata a su hijo siguiendo las órdenes de Dios, en un paralelismo con la figura del patriarca Abraham.

El pacto andaluz, el final de una representación

El pacto cerrado el martes 8 de enero entre los partidos PP y C´s, ha sido el final de una representación a la que hemos asistido durante varias semanas, con malos actores y peor guión. El final, aunque temido, no nos ha sorprendido. Los dos galanes, PP y C’s terminan con la protagonista que les permitirá alcanzar el poder, formando un triángulo obsceno, en el que para guardar las formas uno de ellos asume el papel de pareja y el segundo, de amante vergonzoso y distante.

Sobre extremos y ultras en la política española
La irrupción de Vox en el panorama político español, que ha dado al traste con la llamada “excepción española” – la que convertía a nuestro país en el único de cierto calado en la UE que carecía de un partido de extrema derecha con representación parlamentaria- ha colocado al partido de Santiago Abascal en el centro de la actualidad informativa nacional y de las conversaciones de ámbito político de millones de españoles. Puede parecer algo común: desde el “Sí se puede”, nos hemos acostumbrado a que partidos de nuevo cuño entren de lleno en instituciones y noticias y parezcan, sucesivamente, llevar la voz cantante de un supuesto cambio del paisaje político y social español.
La incomodidad de Monsieur Valls

Ciudadanos se ha retratado en Andalucía y lo ha hecho, lo admita o no, al lado de la ultraderecha filofranquista, xenófoba, machista y homófoba. Ahora, Monsieur Manuel Valls deshoja la margarita en Barcelona, ciudad de sus antepasados de donde el ex primer ministro francés pretende ser alcalde. Pregona pureza antinacionalista pero ya no cuela.

0,484375