lahoradigital.com
Edición testing    

Opinión

Colón, la alfombra roja de Vox
(Foto: Ricardo Rubio / Europa Press)

Fijar el número de asistentes a una manifestación, aunque sea aproximado, es normalmente un ejercicio polémico. Siempre habrá quien contradiga el cálculo y señale otra cifra distinta mayor o menor, según sus intereses. Pero lo que normalmente no puede disimularse es la impresión de éxito o de fracaso que se les queda a los organizadores después de celebrado el acto, cuando se ha diluido la euforia del momento. Ahí no son cifras, ni frases, ni titulares, son sensaciones. Y eso es muy difícil de enmascarar.

El Partido Popular no quiere a las mujeres (I)

A propósito de las declaraciones de Pablo Casado y Javier Maroto sobre las intenciones del PP en cuanto al aborto, si vuelven a gobernar. Ambos dirigentes populares han hecho estos días afirmaciones sobre el aborto, que son falsas y el objetivo de estas notas es demostrarlo. Porque, como decía Gramsci, la verdad es revolucionaria. Y mi larga vida me ha demostrado que, con la verdad, mi verdad indudablemente, estoy en paz conmigo misma.

En Ceuta, el gobierno socialista también trabaja por la unidad

Que el gobierno de Pedro Sánchez trabaja por la unidad de todos los territorios de España, lo ha demostrado fehacientemente con hechos y cifras. En el caso de Ceuta, una comunidad altamente olvidada por otros gobiernos, ya se han citado delegados del gobierno en reiteradas ocasiones para la aplicación de medidas. Trabajar por la unidad no es hacerse fotos ante los medios de comunicación junto a la valla de la frontera del Tarajal, mientras sus protagonistas, algunos de ellos de la máxima responsabilidad institucional y política del PP, se olvidaban de Ceuta.

Manolo Escobar, ideólogo de la Derecha y de la Extrema Derecha
Cuando acabó la manifestación, el dinosaurio todavía estaba alli”. Pero no estaba solo. También estaban el relator, el 155, la corrupción y los corruptos, el referéndum, el procés, los enterrados en fosas comunes, los curas pederestas, Abascal, Casado, Rivera, Villacís, Arrimadas, Aznar, Vargas Llosa... y Colón, el de Madrid, claro, no el de Barcelona. Tampoco faltó el cuerpo incorrupto del dictador Franco, presente en cada una de las banderas que hacían ondear los patriotas de toda la vida. Los nacionalistas separatistas que expulsan de su España a quienes no piensan como ellos.
¿Qué, demonios, está pasando aquí?
(Foto: Europa Press)

A primera hora de la mañana, Javier del Pino dedica, en la Cadena SER, la habitual necrológica de los domingos a Violeta Zúñiga, una mujer a la que los esbirros de Pinochet arrebataron al marido convirtiéndola en activista de los derechos humanos desde la Agrupación de Detenidos y Desaparecidos de la Dictadura Militar de Chile. Participa Luis Sepúlveda, escritor y periodista chileno, víctima también de la dictadura. Sepúlveda relata anécdotas del infierno en el que los militares convirtieron su país en la década de los 70.

Los reclutas patosos o la banalidad del sentido común

Que la comunicación del gobierno está fallando es una obviedad y que su línea estratégica cuesta reconocerla en muchas ocasiones, también. Además los medios de comunicación progresistas, haciendo gala del mejor purismo izquierdista son capaces de sacar punta de todo traspié; todo lo contrario que los medios conservadores que son capaces de empeñarse con fruición en objetivos claros sin distraerse mucho en florituras con el fin de que no gobierne la izquierda, ¡bueno estaría! Tienen que evitar que en la próxima crisis las penalidades se distribuyan por igual, si han de sufrir que sean los de siempre.

La Fiesta de Colón que nos volverá a helar la sangre

Simbología, banderas, himnos, "cara al sol con la camisa nueva...", familias católicas y apostólicas, las que negaban el aborto y mandaban a sus hijas a Londres cuando aquí estaba prohibido, los que votaban contra el divorcio pero ponían el piso a la querida. Los partidarios de meter en la cárcel a la adúltera y quitarle los hijos, pero ellos iban de putas... en definitiva, los de la España en blanco y negro que abomina de la igualdad para todos.

El Gobierno entre dos frentes nacionales
Cada día que pasa observo más coincidencias entre los dos Frentes Nacionales que, desde Madrid y Barcelona, juegan con la gasolina de la confrontación entre comunidades, alimentando el resentimiento y la desconfianza para llegar al odio.

Por Cristina Narbona

¿Y ahora qué? ¿Quién rompe España?
(Foto: Ricardo Rubio / Europa Press)
El Gobierno ha anunciado el final del diálogo con la Generalitat, a la vista de la insistencia de los independentistas por incluir en ese dialogo el inexistente derecho a la autodeterminación.
Supongo que esta evidencia de las líneas rojas mantenidas,desde el minuto cero, por el presidente Pedro Sanchez, no comportará la desconvocatoria de la manifestación del próximo domingo: y ello a pesar de que dicha manifestación se ha presentado como respuesta ciudadana ante las "cesiones" del gobierno socialista,calificadas como grave riesgo para la unidad de España
Condenados a la autodestrucción
Después de desprestigiar al Congreso de los Diputados y al Senado con insultos al presidente, Pablo Casado y Albert Rivera colman la paciencia de la democracia convocando a una manifestación para derrocar al gobierno. La desesperación de los dos por llegar al poder les ha desbocado. Esta semana, Pablo Casado soltó ante los medios injurias y calumnias contra el presidente del gobierno como no habían salido antes de la boca de político alguno, mucho menos de un jefe de la oposición. Albert Rivera corrió a repetirlas y a soltar otras para que no se notara el plagio, como de costumbre. El tercero se apuntó. Ya no cabe la menor duda de que la oposición populista de derechas basa su estrategia en menoscabar la política, la Constitución, las instituciones, la democracia; en menoscabar el país.
Presupuestos Generales del Estado 2019: Unas cuentas para cumplir con la ciudadanía
(Foto: Marta Fernández / Europa Press)

El gobierno socialista ha presentado unos presupuestos para una España mejor y solo es posible alcanzar un país mejor si sus ciudadanos y ciudadanas viven mejor, si avanzamos en cohesión social y en cohesión territorial.

“Unidos en la diversidad”, más que un lema

Las políticas de diversidad serán de los grandes campos de batalla en las elecciones al parlamento europeo de este año. A día de hoy, el lema de nuestra unión “Unida en la diversidad” está amenazada por demagogos, nacionalistas y populistas que ven en la diversidad un elemento de corrupción de sus impertérritas esencias patrias.

0,513671875