lahoradigital.com
Manifestaciones en Valencia del 2020 antes de la pandemia
Manifestaciones en Valencia del 2020 antes de la pandemia

La importancia del 8M en época de pandemia ¡que viva la lucha de las mujeres!

sábado 06 de marzo de 2021, 13:53h
Todos los 8M son especiales, sobre todo desde que hace unos pocos años las feministas conseguimos que en la calle no solo nos manifestásemos nosotras sino que fuimos capaces de generar la suficiente empatía hacia nuestras históricas reivindicaciones, movilizando a una inmensa parte de la ciudadanía . La situación derivada por el COVID 19 convierte el 8M, Día Internacional de las Mujeres, del 2021 en una conmemoración aún mas especial donde a la agenda feminista de cada año se suman los efectos de la pandemia en las mujeres. Los efectos de las crisis nunca son neutrales y la COVID-19 no representa una excepción.

El 70% de los equipos de respuesta sanitaria o sea profesionales de la salud, según datos recientes de la ONU, están formados por mujeres y aún asi la diferencia salarial entre ellos y ellas puede llegar a un 28% siendo incluso mayor que la brecha salarial que ya existe en el caso de mujeres y hombres y que está cifrada en un 16%.

Las mujeres están perdiendo sus trabajos. La pandemia y las medidas para prevenir su propagación están provocando un aumento desproporcionado de la tasa de desempleo de las mujeres (en comparación con los hombres), así como reduciendo su cantidad total de horas de trabajo.

Las industrias mas afectadas son aquellas en cuya presencia la de las mujeres es mayor como las de servicios , las minoristas y del entretenimiento. (*ONU Mujeres septiembre 2020)

Por otra parte somos las mujeres las que asumimos mayores consecuencias físicas y emocionales. En cuanto a lo físico la exposición debido a los trabajos que realizamos, como explicaba en el párrafo anterior, y en lo emocional dado que los cuidados recaen con mayor carga en las mujeres en tiempos de crisis (por el cierre de centros escolares y centros de atención a personas de la tercera edad, saturación del sistema sanitario, etc.), esta responsabilidad dificultará la compatibilidad con otras tareas (profesionales o personales), aumentando las situaciones de estrés y preocupación.

A todo esto hay que sumar las trabajadoras sin contrato laboral, el retraso en la atención médica especializada que evite el avance de enfermedades propias de las mujeres y que sin detección precoz y atención rápida deriva en episodios de gravedad para la salud.

La agenda cada día es mas grande y pesada pero aquí estamos nosotras resistiendo ante el cúmulo de dificultades al que, por último, hemos de sumar la campaña de culpabilización que desde los sectores mas conservadores se ha puesto en marcha contra las manifestaciones y concentraciones del 8M.

Estoy de acuerdo en que este año por prudencia dichas manifestaciones no deberían celebrarse. Creo que la salud y la responsabilidad ante una situación tan delicada como la que estamos viviendo es una obligación de todas y de todos. Pero no entiendo el escarnio público contra las mujeres, y este día de reivindicación y lucha, cuando desde hace meses en nuestras calles se han manifestado prácticamente todos los colectivos, grupos políticos y “gente bien del barrio de Salamanca”. Negacionistas, el mundo de la cultura, hosteleros, policías…. ¿Y el problema resulta que somos las mujeres?

¿No será que lo que molesta es vernos en la calle vindicando lo mismo año tras año? La carga de la culpa no puede recaer sobre nosotras. Ya tenemos suficiente carga a nuestras espaldas. El derecho a manifestarnos es eso, un derecho y debemos ejercerlo con sentido común. El que nos invita este año a quedarnos en casa y buscar formas alternativas para seguir reclamando nuestro espacio hasta conseguir una igualdad real, pero nunca puede convertirse en una responsabilidad exclusiva de nosotras las feministas.

Viva la lucha de las Mujeres!!!!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios