lahoradigital.com
Sanidad y las CCAA acuerdan el cierre perimetral de cara a Semana Santa, salvo Madrid que paradojicamente es la que peores datos pandémicos arroja
Ampliar
(Foto: Europa Press)

Sanidad y las CCAA acuerdan el cierre perimetral de cara a Semana Santa, salvo Madrid que paradojicamente es la que peores datos pandémicos arroja

viernes 05 de marzo de 2021, 22:11h

La Comisión de Salud Pública, en la que se encuentran representadas todas las comunidades y ciudades autónomas y el Ministerio de Sanidad, ha acordado la propuesta de medidas frente al coronavirus para Semana Santa, que trasladará el próximo miércoles al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para su ratificación. Con las medidas acordadas se busca limitar la movilidad y los contactos sociales lo máximo posible, por lo que la Comisión defiende restringir perimetralmente todas las comunidades, al tiempo que recomienda que “se eviten todos los viajes que no sean necesarios”, algo a lo que, como ya viene siendo habitual, se opone la Comunidad de Madrid. La presidenta Díaz Ayuso, para llevar la contraria, no es partidaria “a priori” de cerrar la región, ya que “abrir o cerrar una comunidad a estas alturas no soluciona nada”, dice ella. Canarias tampoco quiere cerrar pero sus razones son obvias y sus datos mucho mejores.

El Gobierno y las comunidades autónomas han llegado a un acuerdo sobre las medidas anticovid que deberán seguir las distintos territorios españoles en Semana Santa, entre el viernes 26 de marzo y el viernes 9 de abril, que se trasladarán el próximo miércoles al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para su ratificación. Así lo ha decidido este jueves la Comisión de Salud Pública en una reunión, donde se ha preparado una batería de medidas más restrictivas para que no suceda lo mismo que en Navidad. De este acuerdo se desmarca, como es habitual, la Comunidad de Madrid, precisamente la que peores datos arroja. No obstante, en este plan común también se recogen medidas más restrictivas, como es el aplicar el toque de queda desde las 22.00 hasta las 06.00 horas y reducir las reuniones a cuatro personas, tanto en espacios públicos como privados, debido a que, como ha argumentado Sanidad, en Semana Santa todavía no estará inmunizada la población suficiente para conseguir una reducción significativa del riesgo. Por supuesto, Madrid va a su aire con sus propias medidas y sus hospitales y UCI, llenos.

A principios de diciembre, la Comisión de Salud Pública optó por relajar algunas medidas para que se pudiera reactivar la economía española, limitando la movilidad entre comunidades, pero con excepciones, ya que se permitía viajar para pasar las fiestas con la familia. No obstante, el resultado fue funesto, porque no se llegó a salvar la economía, y la incidencia acumulada, los ingresos y los muertos por coronavirus se dispararon. Y como todo el mundo conoce, se dió la terrible tercera ola, que sufría unos índices de contagios disparados así como de ingresos, UCI y fallecimientos.

Para no repetir los mismos errores, las medidas que se persiguen de cara a Semana Santa limitan la movilidad y los contactos de forma más restrictiva. Así, con carácter general se recomendaría no bajar el nivel de alerta en el que se encuentran las comunidades autónomas desde las dos semanas previas al inicio de la Semana Santa, aunque los indicadores sean favorables y por tanto, mantener las medidas establecidas en ese momento.

En relación con la movilidad, la Comisión ha propuesto que se mantengan los cierres perimetrales de las comunidades, además de “evitar todos aquellos viajes que no sean necesarios. En este sentido, el Gobierno ha recomendado que los estudiantes universitarios que se encuentren cursando el curso académico en otra comunidad autónoma o país no regresen a su lugar de residencia habitual.

En el conjunto de medidas también se ha acordado la limitación de reuniones en espacios públicos o privados a como máximo cuatro personas en el exterior y en el interior, y la limitación del derecho de movilidad, el toque de queda, desde las 22.00 hasta las 06.00 horas.

Además, se desaconseja expresamente la celebración de encuentros sociales en los domicilios o en otros espacios cerrados con no convivientes, al tiempo que se considera pertinente hacer una campaña institucional para evitar la relajación de comportamientos bajo el lema ‘No salvamos semanas, salvamos vidas’.

Siguiendo esta línea, Sanidad y las autonomías han decidido que no se celebrarán eventos masivos que impliquen aglomeración o concentración. Y que, en concreto, los eventos en espacios cerrados seguirán las normas de aforo y otras medidas establecidas, según el nivel de alerta de cada comunidad autónoma.

Para Ayuso "la situación está yendo bien"

En general, los territorios españoles apuestan por limitar la movilidad entre ellos en Semana Santa, y algunas autonomías, como es el caso de la Comunidad Valenciana, ya se han puesto en contacto con las comunidades limítrofes para buscar ese frente común.

En este sentido, el presidente valenciano, Ximo Puig, ha descrito el ambiente tras la reunión del jueves como “muy favorable”: “hay que hacer una hoja de ruta común sin confrontación. Estamos todos muy cansados y no estamos para generar más problemas a la ciudadanía”.

No obstante hay territorios como las islas, o la Comunidad de Madrid que no ven necesario el confinamiento perimetral. Ni Baleares ni Canarias tienen actualmente cierres perimetrales, considerando suficientes las PCR que traen consigo los pasajeros. El portavoz del Gobierno canario, Julio Pérez, ha advertido que no prevé el cierre perimetral del archipiélago y que en cualquier caso, si se estableciera incluiría el regreso de familiares, la llegada de turistas y familiares.

En la misma linde se encuentra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que ha expuesto que no es partidaria “a priori” de cerrar la autonomía, ya que, según su consideración personal, “abrir o cerrar una comunidad a estas alturas no soluciona nada”. Ante este hecho, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha pedido a Madrid que apueste por el sentido común y cierre para evitar las salidas de ciudadanos de zonas con alta incidencia hacia otras autonomías.

Es más, Díaz Ayuso, ha explicado “que la situación está yendo bien y, además, no veo improcedente que un ciudadano de otro rincón de España venga a su capital a un museo, a consumir en una tienda o a mover la economía si lo hace respetando las normas sanitarias que hemos puesto entre todos”.

Por su parte, el presidente del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha contradicho a la presidenta madrileña estableciendo que “estamos empezando a tener una cierta complacencia con incidencia que no son todavía buenas, y que “estamos con un nivel de ocupación de UCIs muy alto que si se produjera un incremento rápido de la transmisión, probablemente no tendríamos capacidad de reacción”.

Medidas en residencias de mayores

Asimismo, en la Comisión de Salud Pública celebrada este jueves también se ha aprobado el documento de ‘Adaptación de las medidas en residencias de mayores y otros centros de servicios sociales de carácter residencial en el marco de la vacunación’. En el mismo se recoge que “se debe informar a los residentes, trabajadores y familiares que, aunque existe un riesgo significativamente menor de padecer Covid-19 después de la vacunación, el riesgo no desaparece por completo ya que la vacuna no garantiza una protección total a todas las personas vacunadas”.

Por lo tanto, “se debe continuar garantizando el cumplimiento de las medidas de higiene y prevención, tales como el uso de mascarilla, lavado de manos y distancia de seguridad, así como una ventilación adecuada”. Así, “se permitirán las actividades grupales y el uso de las zonas comunes dentro del centro asegurando el cumplimiento del punto anterior y manteniendo las medidas de vigilancia contenidas en los Planes de Contingencia”. No se recomienda de forma general llevar a cabo cribados periódicos en residentes ni realizar serologías para verificación de la efectividad de la vacunación.

Respecto a las visitas, salidas e ingresos se flexibilizará el régimen de visitas y salidas tras una valoración individualizada de cada residente y de cada centro residencial y “la ubicación y organización de las visitas, su supervisión o no, y el número de visitantes, así como la organización y duración de las salidas, se pautará por parte de la autoridad competente garantizando siempre las medidas de prevención adecuadas”.

Además, en este mismo documento se recomienda activamente la vacunación de los nuevos trabajadores y por lo tanto, no incorporarse en un centro residencial hasta haber completado su pauta de vacunación, salvo que sea estrictamente necesario. Si este es el caso, se programará su vacunación lo antes posible y extremarán las medidas de precaución hasta completar la pauta de vacunación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios