lahoradigital.com
Carmen Calvo perseguida por los odiadores del feminismo
Ampliar
Carmen Calvo perseguida por los odiadores del feminismo

La vicepresidenta primera Carmen Calvo arropada por socialistas, feministas y políticas de otras formaciones ante una intolerable amenaza

Los socialistas califican de “repugnante” y “abominable” la muñeca con la cara de Carmen Calvo que apareció ahorcada en un árbol de Galicia y que ha causado rechazo entre todas las formaciones políticas

lunes 22 de febrero de 2021, 14:45h

El pasado sábado una muñeca ataviada con una careta de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, levantó polémica entre las distintas formaciones políticas. La figura aparecía ahorcada colgando de un árbol en Santiago de Compostela coincidiendo con el fin de semana de Carnaval, donde es habitual en Galicia la aparición de figuras satíricas o mecos que representan figuras políticas, aunque tradicionalmente se queman el miércoles de ceniza. La muñeca cargaba con un cartel en el que se podía leer en gallego: “Me perdí, ¿por dónde queda el patriarcado?”, que podría ser en crítica a su posición contraria a la Ley Trans, aunque nadie ha salido a reivindicar el acto. El rechazo a la imagen fue generalizado siguiendo la propia denuncia de Calvo en su cuenta de Twitter: “Ni la violencia ni las amenazas tienen cabida en una democracia. Así no”. El PSOE junto a numerosos parlamentarios socialistas también mostraban su rechazo y solidaridad a la vicepresidenta, calificando de “abominable”, “repugnante” e “intolerable” la figura. Mujeres socialistas, entre ellos la diputada en la Asamblea de Madrid, Carla Antonelli, que hace apenas una semana tuvo que sufrir la discriminación tránsfoba de Vox en esta misma Sala, se pronunciaban al respecto: “Desde luego que no tienen cabida, toda mi solidaridad, apoyo y condena compañera, porque cuando nos tocan una nos tocan a todas”. La representación ha causado rechazo también entre el tripartito de derechas y ultraderecha de la oposición, con declaraciones de Isabel Díaz Ayuso, Cuca Gamarra e Inés Arrimadas entre otras.

Todos los partidos políticos han pronunciado su rechazo ante el ataque sufrido por la vicepresidenta primera, la socialista Carmen Calvo. La noche del sábado apareció colgada en un árbol de Santiago de Compostela, en una zona cercana a la rúa de San Pedro, una muñeca ahorcada con el rostro de Calvo sujetando un cartel en el que se podía leer en gallego: “Me perdí, ¿por dónde queda el patriarcado?”. Este acto coincidía con la semana de carnaval donde en la región gallega es habitual la representación satírica de figuras políticas, pero la imagen ha provocado reacciones negativas del grupo parlamentario socialista y del resto de formaciones tras la denuncia de la propia vicepresidenta. La figura podría representar, por su mensaje, el rechazo a la posición de Calvo contraria a la Ley Trans, aunque ningún grupo la ha reivindicado, y también coincide con la semana de protestas por la liberación de Pablo Hasel, sobre lo que la política declaró: “Hasel tiene un historial entero. Se le están aplicando las normas”. En esta ciudad también se produjeron manifestaciones pacíficas, sin detenidos ni daños.

“Ni la violencia ni las amenazas tienen cabida en una democracia. Así no”, denunciaba Calvo en su cuenta de Twitter tras conocer los hechos. Según declaraciones recogidas por elDiario.es del alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, casi ningún vecino se percató de la figura en un fin de semana coincidente con la pandemia y mal tiempo marcado por lluvias, y la mayoría de los que lo hicieron pensaron que era una broma de carnaval sin percatarse de quién representaba la muñeca. Solo unos pocos se percataron y la noticia se extendió con la llegada de los medios.

El PSOE también salía en apoyo de la política en su cuenta de Twitter calificando el acto como “abominable”, “repugnante” e “intolerable”: “Existen muchas formas de mostrar la discrepancia. Sin embargo, en democracia, ni la amenaza, ni el amedrentamiento, ni la violencia son el modo de expresarla”. En esta misma línea, el portavoz del grupo socialista en el Senado, Ander Gil, mostraba su apoyo en unas declaraciones desde Ferraz en las que señalaba que “el odio y la intimidación no tienen nada que hacer frente a la fuerza del feminismo”.

Muchos otros cargos del partido socialista mostraban su solidaridad en esta red social, entre ellos varias mujeres, muchas que no se posicionan en contra de la Ley Trans. La diputada socialista en la Asamblea de Madrid, Carla Antonelli, que recientemente sufrió la discriminación tránsfoba de Vox a través del diputado en esta Asamblea, Mariano Calabuig, con el silencio de los socios del PP, escribía: “Desde luego que no tienen cabida, toda mi solidaridad, apoyo y condena compañera, porque cuando nos tocan una nos tocan a todas”. La vicesecretaria del partido, Adriana Lastra, también enviaba un mensaje en esta línea: “Nadie podrá con la fuerza del feminismo. Por más que nos insulten y amenacen, ahí seguiremos. Tres siglos de lucha feminista no se amedrentan. Ánimo”. También se pronunciaban en líneas similares la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y la ministra de Educación, Isabel Celaá, hablando de “violencia”, “amenazas” e “intolerancia”.

Este fin de semana de carnaval Calvo no ha sido la única figura política criticada de formas similares en Galicia. Los llamados mecos, figuras satíricas típicas de estas fechas que representan muchas veces a un personaje público, fueron de los pocos que pudieron salir a la calle en este carnaval de pandemia. Esta vez, hosteleros de Santiago de Compostela crearon tres con los rostros del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el de la Xunta, Núñez Feijóo, y el alcalde de la capital, Xosé Sánchez Bugallo, como protesta por la falta de ayudas al sector frente al coronavirus pero, a diferencia de la figura de la vicepresidenta, se siguió la tradición, quemándolos el miércoles de ceniza frente a la residencia oficial del presidente de Feijóo y vestidos con trajes de viudas.

APOYO ENTRE LA OPOSICIÓN

Los partidos de derecha también mostraban su rechazo hacia esta representación a lo largo del fin de semana. Entre ellos, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que declaró en su visita a unas obras en el municipio de Humanes de Madrid su “condena y rechazo” a la representación de la vicepresidenta. La portavoz del PP, Cuca Gamarra, también mostraba su apoyo a Calvo: “La violencia nunca tiene justificación y nunca es el camino”.

En líneas similares se expresaba la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas: “En una democracia las ideas deben defenderse siempre desde el respeto a los demás, sin violencia ni amenazas. Mi apoyo a Carmen Calvo ante este ataque repulsivo. Acciones así solo buscan generar odio y son intolerables”. Incluso Rocío Monasterio, diputada de Vox en la Asamblea de Madrid, se pronunciaba en solidaridad con la vicepresidenta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios