lahoradigital.com
Mujeres en el sector de las energias y la Ciencia
Ampliar
Mujeres en el sector de las energias y la Ciencia (Foto: IBD)

La incorporación de la mujer a la Ciencia es esencial para el sistema productivo

miércoles 10 de febrero de 2021, 17:30h

El hecho de que la Comunidad de Madrid encabece el ranking europeo de segregación en la educación, nos debería alertar (ver estudio realizado por J. Murillo “Magnitud de la segregación escolar por nivel socioeconómico en España y sus Comunidades Autónomas y comparación con los países de la Unión Europea”). “Un sistema educativo que segrega, o no inclusivo, limita las posibilidades de desarrollo de la infancia, sobre todo de la más vulnerable. Aquellos países que tienen mejores sistemas educativos son aquellos que apuestan, no solo por la calidad y la excelencia educativa, sino por la equidad” (Save the Children). En este sentido, la incorporación de la mujer a la Ciencia es esencial.

“Defiende tu derecho a pensar, porque incluso pensar de manera errónea es mejor que no pensar” (Hipatia de Alejandría)

La cultura científica supone un puntal clave en la modernización de un país. Parece que ya hemos asumido que la educación como transmisión de conocimientos, enriquece la cultura, el espíritu, los valores, nos hace más libres, y contribuye a crear una sociedad más justa y equitativa.

En cambio, parece que todavía estamos asimilando que investigar, desarrollar e innovar son instrumentos imprescindibles para aumentar la productividad y la creación de valor económico (medible en el PIB). No se trata de un compromiso con el sector de la investigación, sino que es algo que nos afecta a toda la sociedad. Tratarlo como una reivindicación gremial supone no comprender el efecto que debe tener en toda la sociedad. Realmente es una apuesta por un nuevo país cuyo valor no estará en las infraestructuras que se hayan construido, sino en el capital humano, en ese intangible que son las capacidades de toda la ciudadanía. Y las administraciones públicas, al igual que las empresas privadas, conocen que el secreto para alcanzar un nivel de excelencia está en la I+D+i.

Nuestro aprovechamiento del talento todavía es pobre. En unos casos se van fuera después de lo que nos ha costado su formación. Otras veces se quedan pero como recursos infrautilizados, sin el apoyo suficiente y sin las garantías económicas adecuadas para su consolidación, siendo sus condiciones laborales precarias. Así difícilmente podremos reforzar nuestro valor frente a ese cambio de modelo basado en el conocimiento al que inexorablemente caminamos.

Nuestra inercia económica constructora nos ha llevado por derroteros como la burbuja inmobiliaria, que no se puede volver a repetir. Necesitamos crear las condiciones adecuadas para el emprendimiento y un modelo empresarial más adecuado a este nuevo sistema social y económico. El retraso en este ámbito trae a su vez retardos en muchos otros frentes, pues resulta un factor clave que está ligado a la inversión y modernización del territorio. Portugal ya tomó la delantera y está actuando en este sentido.

Se trata de hacer política mirando al largo plazo, y en esta visión de largas distancias se necesita un consenso. Y la sociedad civil ya lo está reclamando. Pedir más ciencia es solicitar futuro, y todas las instituciones y entidades, tanto públicas como privadas, deberían tener en sus planes estratégicos un apartado denominado I+D+i, con sus líneas e inversiones. El cortoplacismo sale muy caro y acaba matando los avances imprescindibles como sociedad. El Pacto por la Ciencia impulsado desde el Ministerio de Ciencia e Innovación está sumando apoyos y supone un instrumento fundamental.

Frente a los grandes retos que tiene la humanidad (como el calentamiento global) la ciencia será un factor clave para conseguir ser menos vulnerables. Los 17 objetivos de desarrollo sostenible propuestos por la ONU, en el llamado “Camino hacia la dignidad 2030”, nos marcan una hoja de ruta a seguir, derribando barreras culturales, administrativas y otras que se implantaron en nuestro sistema pero que son perjudiciales para ese progreso.

El hecho de que la Comunidad de Madrid encabece el ranking europeo de segregación en la educación, nos debería alertar (ver estudio realizado por J. Murillo “Magnitud de la segregación escolar por nivel socioeconómico en España y sus Comunidades Autónomas y comparación con los países de la Unión Europea”). “Un sistema educativo que segrega, o no inclusivo, limita las posibilidades de desarrollo de la infancia, sobre todo de la más vulnerable. Aquellos países que tienen mejores sistemas educativos son aquellos que apuestan, no solo por la calidad y la excelencia educativa, sino por la equidad” (Save the Children).

Esta desgraciada realidad, que estas pasadas semanas hemos comprobado en imágenes de la Cañada Real, apunta a que la Comunidad de Madrid no actúa como lo que debería ser: una referencia en ciencia y desarrollo, por su posición estratégica, por su nivel económico y por su mayor accesibilidad a la cultura y al conocimiento técnico y científico. Por el contrario, estamos sufriendo los resultados de muchos años de políticas dirigidas a establecer categorías, diferencias gregarias, y no a potenciar las capacidades máximas de cada persona y de la sociedad en su conjunto.

Necesitamos empezar por hacer análisis y establecer sistemas que nos alerten de riesgos sociales, y de las consecuencias que nos traerán a futuro mantener determinadas políticas. Debemos requerir estudios científicos que visibilicen la pérdida económica por no atender a las desigualdades, y los riesgos derivados de ese desinterés hacia los más vulnerables. Nos ha faltado ser críticos con nosotros mismos. Mirar para otro lado y no poner cifras a la realidad ha sido nuestra tónica. Pero la sociedad civil está despertando y empieza a exigir ciencia para que los errores cometidos se puedan plasmar de forma transparente, y así poder cambiar ese rumbo que va camino de dejar Madrid convertido en territorio de frustración para muchos jóvenes emprendedores, sin proyectos más allá del ladrillo, la especulación y la supervivencia.

La consolidación de modelos perniciosos a largo plazo requiere de bastante tiempo para tornar sus efectos. Y resulta crucial ese cambio si se quiere conseguir una sociedad más próspera, más feliz, más justa y más sostenible. La desigualdad ha ido en aumento y solo hay un antídoto para revertir esa realidad: más formación y educación a toda la ciudadanía y en los distintos ámbitos. Y es evidente que, sin mayores inversiones en educación, este objetivo no se conseguirá. Resulta imprescindible una ciudadanía activa, que crea en la ciencia, y que participe del cambio de modelo. Si no creemos toda la sociedad en que ese es el camino, difícilmente se podrá revertir la situación.

Muchas entidades van asumiendo ya que resulta muy rentable incorporar a esa mitad de la población femenina en la generación de ideas y conocimiento. Sin embargo, sigue habiendo importantes problemas subyacentes, como son la dificultad para conciliar la vida familiar con la carrera profesional científica, y que la tasa de mujeres que cursan estudios superiores en ciencias e ingeniería es menor que en otros países.

Desde el PSOE Madrid apostamos por derribar prejuicios que limiten la libertad de elección y fomentar la vocación en las niñas para que sean las científicas del futuro. Además, trabajamos para implicar más a la ciudadanía en la defensa de un cambio de modelo productivo basado en el conocimiento, y para impulsar líneas continuas y crecientes de inversión en la creación de nuevo conocimiento científico y técnico.

El 11 de febrero es el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. La ciencia será la que aporte progreso a nuestras vidas y permita esa sostenibilidad. La igualdad de género nos aportará la dignidad personal y colectiva, y, además, permitirá a todas las personas que habitan este planeta poder participar y aportar sus capacidades a esa tarea común de construir una nueva realidad.

“Defiende tu derecho a pensar, porque incluso pensar de manera errónea es mejor que no pensar” (Hipatia de Alejandría)

Nieves Sánchez Guitián

Secretaria de Emprendimiento, ciencia e innovación PSOE Madrid

@nsguitian #mujereshaciendociencia #11F2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios