lahoradigital.com
Un borrador de Ley que realmente no profundiza en los derechos de los transexuales
Un borrador de Ley que realmente no profundiza en los derechos de los transexuales (Foto: DK)

El dogma de fe de la religión Queer...

martes 09 de febrero de 2021, 15:13h
Reza este escrito como la mera opinión de un mortal ante el nuevo fenómeno religioso incipiente: la religión queer. Su dogma parte del negacionismo de la realidad material de los seres humanos y de la sustitución de las sociedades racionales basadas en la ciencia, al irracional mundo de los sentimientos. Todo ello bajo la trampa neoliberal del individualismo identitario por encima de todo.

Como toda confesión, sus feligreses la defienden con el fervor de quien cree obtener la fe verdadera. En su cruzada religiosa, al hereje se le acusa de transfobia, al apóstata de biologicista y a quien debate de reaccionario.

Sus mandamientos fueron escritos por la profeta Judith Butler en la santas escrituras de “El género en disputa” y su palabra es palabra de vida eterna. Quien ose contrargumentarla,aunque sea racionalmente, tendrá frente sí a un ejército de inqueersidores cuya única palabra valida será la suya y la pronunciada por sus sacerdotes televisivos.

El núcleo fundamental de la fe queerista relata una especie de espíritu santo interior con el que te identificas más allá de las realidades biológicas. En su relato, no existen hombres y mujeres, sino entes abstractos indefinidos y cambiantes. Por tanto, si ese espíritu santo interno con el que te identificas cambia, tu trato social y legal tiene que cambiar. Ese proceso de cambio legal tiene que ser aceptado por la sociedad con la sola declaración expresa de la propia persona. Porque si no, estarías negando la realidad identitaria subjetiva de su espíritu santo interior.

Este es su credo. Esta es su fe. Y esto es lo que los creyentes queer quieren imponer al resto de la sociedad legislando en función de los sentimientos que tenga una persona sin ninguna garantía jurídica al respecto en la mal llamada Ley Trans.

Ni una sola palabra de las demandas de los hombres y mujeres transexuales, ni una sola medida para la integración laboral y social del colectivo transexual. Ni una sola propuesta para combatir la discriminación que sufren las personas transexuales. Porque aunque lo llamen Ley Trans, no se engañen, a los hombres y mujeres transexuales ni los nombran…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios