lahoradigital.com
El ex ministro de Sanidad, Salvador Illa, y Carolina Darias
El ex ministro de Sanidad, Salvador Illa, y Carolina Darias (Foto: La moncloa)

Carolina Darias dirige ya el Ministerio de Sanidad con el objetivo prioritario de superar la tercera ola de la pandemia cuanto antes

jueves 28 de enero de 2021, 12:58h

Salvador Illa abandonó su puesto como ministro de Sanidad para optar a la presidencia de la Generalitat catalana. Sin tiempo que perder, el ex ministro cedió su maletín a Carolina Darias convirtiéndose en la 26ª ministra de Sanidad en la historia de la democracia española. En el acto oficial realizado durante la tarde de ayer, también les acompañaba Miquel Iceta, quien se hace cargo del Ministerio de Política Territorial y Función Pública. Asumiendo las dificultades a las que la dirigente socialista se va a tener que enfrentar, no ha querido desaprovechar la oportunidad para hacer un llamamiento a toda la ciudadanía española, además de a todos los líderes regionales para llevar a cabo, y en todo momento, un proceso de cooperación que frene la expansión de la pandemia. Por otro lado, ha destacado la importancia de la cultura de la prevención y del cuidado, y ha expresado su confianza en el proceso de vacunación como "el símbolo de la esperanza frente al miedo".

Ya es oficial. Carolina Darias, la que era ministra de Política Territorial y Función Pública, deja su cargo para sustituir a Salvador Illa tras querer centrarse en su campaña electoral como candidato del PSC para la presidencia de la Generalitat. Siguiendo la tradición, la ceremonia de posesión cuenta con el traspaso de un maletín simbólico que asigna a Darias como la 26ª ministra de sanidad, pero esta vez de forma indirecta y con escaso público para respetar en todo momento las medidas sanitarias.

"Un año y cuatro meses después se me ha revelado la importancia de su legado: un sistema universal, público y gratuito". Con estas palabras finalizaba el ex ministro Illa su exhausta candidatura, para dar comienzo a una nueva etapa y como no, haciendo referencia al ex líder del PSC, Ernest Lluch. La nueva ministra de Sanidad que ha cogido el relevo del dirigente catalán, también ha querido elogiar la gran labor pese a las dificultades a las cuales nuestro país se ha enfrentado. “Tu compromiso siempre ha estado presente, dando el 101 por ciento de tu capacidad para gestionar esta maldita pandemia. Pero sobre todo quiero reconocer tus palabras de ánimo, a pesar de las dificultades. Te deseo lo mejor. Te lo mereces”. En esta comparecencia, también han querido ser partícipes la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y la ministra de Defensa, Margarita Robles.

El fin como ministra de Política territorial y función pública ha llegado, “quedándose en buenas manos” al mando de Miquel Iceta, ex primer secretario del PSC. Ahora, comienza una nueva era y admite estar acompañada de un gran equipo de profesionales que a la vista está, se están dejando la piel para contener la expansión vírica. “Tenemos una tarea ingente por delante. Les emplazo a trabajar juntos para garantizar el derecho a la salud de todos y cada uno de los españoles y de las españolas, teniendo presente a los demás".

Agradecida nuevamente con la confianza que el Presidente Sánchez deposita en ella, promete entregarse y estar a la altura de las exigencias requeridas en cada momento. Nuestro Sistema Nacional de Salud es el buque insignia de nuestro Estado del Bienestar y tiene atribuida la finalidad de cuidar y proteger uno de nuestros bienes más preciados: la salud pública. "Un compromiso de solidaridad colectiva que nos debemos unos a otros y que los poderes públicos hemos de garantizar y proteger, desde la mejora permanente, para atender a la finalidad y los objetivos con los que fue creado y hacerlo, además, con absoluto respeto a los principios y valores que rigen su organización y funcionamiento", ha explicado.

Como en repetidas ocasiones, la dirigente socialista ha aludido a la necesidad del diálogo entre las distintas autonomías para caminar hacia una misma dirección y adelantarse a las dificultades que implique la sanidad; controlar la evolución de la pandemia y frenar los contagios ante el empeoramiento de los datos registrados. "Me empeñaré en que siga siendo un espacio para el diálogo, el entendimiento y la cooperación, compartiendo propuestas, inquietudes y dando esperanzas que mejoren la salud y aseguren la vida de la gente, incluyendo la libertad y la justicia", ha señalado.

Por otro lado, distintas cuestiones que están a la orden del día han tenido que ser mencionadas por la nueva ministra de Sanidad. "Necesitamos reducir la transmisión del virus, de ahí una nueva llamada a la cultura de la prevención y del cuidado. Tenemos las herramientas, la estrategia estatal y a coordinación entre todas las administraciones". En lo que respecta a la Estrategia nacional de vacunación que se ha visto paralizada últimamente, confía en la persecución y logro de la inmunidad, aunque se trate de un proceso largo y complejo, significando la victoria frente a la covid-19. La canaria feminista de 55 años y licenciada en Derecho da la bienvenida a un nuevo reto en la búsqueda por recuperar la unidad sanitaria y territorial de nuestro país, un desempeño que se suma a la lista de su carrera política despegada hace más de 20 años.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios