lahoradigital.com
El presidente saliente de los EEUU, Donald Trump. Foto: Europa Press.
Ampliar
El presidente saliente de los EEUU, Donald Trump. Foto: Europa Press.

Trump amenazó al presidente de Georgia para que manipulase la victoria de Biden

lunes 04 de enero de 2021, 19:11h
Una grabación sacada a la luz por el diario The Washington Post revela cómo el presidente saliente de los Estados Unidos, Donald Trump, presionó y amenazó al secretario de Georgia, Brad Raffensperger, para que sabotease la victoria de Joe Biden en el estado sureño. Ante la negativa de notificar un falso conteo, Trump sigue sembrando sospechas en la transparencia del sistema electoral. Representantes de la esfera pública han querido señalar que este tipo de acusaciones solo responden a la “voz de la desesperación” y a un claro “abuso de poder”. El próximo 6 de enero el Congreso ratificará definitivamente la victoria del presidente electo de los EEUU, Joe Biden, en un momento caracterizado por la oposición de 12 senadores y cien legisladores, y la segunda vuelta de las elecciones para el Senado, donde Georgia vuelve a ser clave.

A escasos dos días de la celebración simbólica para ratificar la victoria del nuevo mandatario de los EEUU, Joe Biden, The Washington Post ha revelado una conversación en la que el presidente saliente, Donald Trump, pide al secretario de Georgia, Brad Raffensperger, que encontrase los 11.780 votos que garantizasen su victoria respecto al candidato demócrata. 11.780 necesarios debido a la victoria de 11.779 votos que alcanzó Biden en el estado sureño. Una petición que demuestra, una vez más, la desesperación de Trump por seguir aferrándose a un cargo que no le pertenece desde el pasado 14 de diciembre cuando el Colegio Electoral ratificó la victoria de Biden, ante las continuas acusaciones de Trump de la existencia de un fraude electoral.

Irónicamente, la conversación – de más de una hora-, descubierta este domingo, refleja cómo Trump amenaza a Raffensperger de correr un “gran riesgo” ante la negativa del secretario de realizar otro recuento de votos: “La gente de Georgia está enfadada, la gente del país está enfadada (…), no hay nada de malo en decir, ya sabes, que te han fallado los cálculos. (…) Mira, lo que quiero es encontrar 11.780 votos, que es uno más de lo que tenemos”, comentaba Trump en una de las grabaciones publicadas por el medio. Desde 1992, tras la victoria de Bill Clinton, ningún demócrata había conseguido hacerse con los votos suficientes del estado durante las elecciones generales, por ello las insistencias y demandas – frustradas- de Trump no han parado de intensificarse desde que el pasado mes de noviembre se diese a conocer su derrota.

Conocido como #Georgiagate, haciendo alusión al caso Watergate, a raíz del escándalo que han supuesto estas conversaciones filtradas, la nueva vicepresidenta electa del país, Kamala Harris, ha querido pronunciarse al respecto asegurando que este tipo de actuaciones evidencian un “abuso de poder descarado”. Harris fue una de las primeras representantes de la esfera política en reaccionar a la grabación: “¿Han oído hablar de esa conversación grabada? (…) Bueno, fue sí, ciertamente, la voz de la desesperación, ciertamente eso, y fue un abuso de poder descarado y atrevido por parte del presidente de los Estados Unidos”, declaraba este domingo en un mitin celebrado en Savannah, apoyando la formación demócrata para la segunda vuelta del Senado. Por otro lado, el principal asesor del presidente de Joe Biden, Bob Bauer, vía un comunicado, declaró que tal conversación “captura por completo la historia vergonzosa sobre el ataque de Donald Trump a la democracia estadounidense”.

Por su parte, el mismo afectado, Donal Trump, no ha tardado en hacerse eco a través de su principal medio de comunicación, Twitter. En su cuenta personal, Trump ha señalado que el sábado mantuvo otra conversación con el secretario de Georgia, en la cual comentaron aspectos como el fraude electoral en el estado: “No quería o podía responder a preguntas sobre el fraude de los votos bajo la mesa – en referencia a los maletines empleados para trasladar los votos- , la destrucción de papeletas, ‘votantes’ de fuera del estado, votantes muertos y más. ¡No tenía ni idea! Raffensperger, de la misma manera y a través de la misma plataforma, ha contradicho tales acusaciones: “Con todo el respeto, presidente Trump: Lo que está diciendo no es cierto. La verdad saldrá a la luz”.“Georgia election data, just revealed, shows that over 17,000 votes illegally flipped from Trump to Biden.” @OANN This alone (there are many other irregularities) is enough to easily “swing Georgia to Trump”. #StopTheSteal @HawleyMO @SenTedCruz @Jim_Jordan

A pesar de que este nuevo clima de provocaciones vuelve a poner en tela de juicio la transparencia del sistema electoral estadounidense, sin conocer la posible última jugada del todavía inquilino de la Casa Blanca, el próximo 6 de enero el Congreso – con 12 senadores y 100 legisladores republicanos en contra- revalidará el triunfo definitivo del presidente electo, Joe Biden.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios