lahoradigital.com
Brian Pinker, 82, el primer britanico en recibir la vacuna de Oxford
Ampliar
Brian Pinker, 82, el primer britanico en recibir la vacuna de Oxford (Foto: Europa Press)

UK comienza con la vacuna de Oxford de la que ha comprado 100 millones de dosis para hacer frente a las nuevas cepas

Reino Unido ha doblado esfuerzos de vacunación masiva, utilizando la de Pfizer y la de Oxford, en un intento de frenar la contagiosa nueva cepa que arroja datos por encima de los cincuenta mil nuevos contagios diarios...

lunes 04 de enero de 2021, 14:59h

Los hospitales británicos han recibido esta mañana las primeras dosis de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Oxford junto a la farmacéutica AstraZeneca. El primero en recibirla, Brian Pinker, un hombre de 82 años perteneciente al grupo de riesgo al necesitar diálisis, que ha celebrado la llegada de la vacuna. Por el momento, Reino Unido recibirá 100 millones de dosis de este fármaco cada día más ansiado tras la llegada de la nueva cepa de Covid – 19, más contagiosa que la conocida hasta ahora. El país ha registrado records consecutivos de contagios y muertes diarios, informando tan solo este domingo de 54.990 nuevos casos y 454 fallecimientos. El ministro de Sanidad, Matt Hancock, ya informaba que a partir de este lunes se aceleraría el plan de vacunación con el objetivo de alcanzar los dos millones de dosis administradas por semana a mediados de mes. La campaña de vacunación está abierta desde el pasado 8 de diciembre con la aprobación del fármaco de Pfizer y ya se han alcanzado el millón de personas en recibir una dosis.

Reino Unido ha comenzado hoy a administrar las primeras dosis de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Oxford junto a la farmacéutica AstraZeneca. El primero en recibirla, Brian Pinker, un hombre de 82 años perteneciente a la población de riesgo al necesitar diálisis, vacunado esta misma mañana en el Hospital Universitario de Oxford según ha informado el sistema sanitario del país (NHS en sus siglas en inglés). Mientras, el país anglosajón se encuentra en sus peores momentos de la pandemia tras la llegada de una nueva cepa del Covid – 19 más contagiosa que la variante anterior que registró tan solo ayer 54.990 nuevos casos y 454 fallecimientos.

El miércoles pasado las autoridades sanitarias autorizaron el uso de las dosis de Oxford como un intento de paliar cuanto antes las consecuencias que la nueva cepa de la enfermedad está dejando en el país. Para ello, se pretende alcanzar un plan de vacunación que llegue a los dos millones de dosis suministradas cada semana a mediados de enero para alcanzar la inmunidad lo antes posible. El país recibirá, por el momento, 100 millones de dosis de este fármaco que, en unas semanas, pretenden suponer un respiro para la grave situación epidemiológica en la que se encuentran. El ministro de Sanidad, Matt Hancock, tuiteaba: “Encantado de que hoy podamos desplegar la vacuna Oxford/AstraZeneca a lo largo de Reino Unido. Es un paso vital en nuestra lucha contra la pandemia. Es una misión nacional. Gracias a todas las personas involucradas”.

Los 100 millones de dosis que llegarán servirán para inmunizar a 50 millones de personas, ya que se necesitan dos inyecciones del fármaco. “Estoy tan contento de recibir hoy la vacuna contra la COVID y realmente orgulloso de que sea una de la creadas en Oxford. Las enfermeras, médicos y el personal sanitario han sido todos hoy fantásticos y tengo ganas de celebrar mi 48 aniversario de boda con mi mujer Shirley a finales de año”, señalaba Pinker tras recibir su dosis en un comunicado.

El plan de vacunación británico comenzó el pasado 8 de diciembre con la llegada de la vacuna de Pfizer/BioNTech, la primera en ser aprobada. Hace dos días el ministro de Sanidad informaba de que ya se habían alcanzado el millón de personas en recibir una de estas dosis y pretenden acelerar el ritmo a partir de hoy con la llegada de la nueva vacuna. Las autoridades sanitarias del país recomiendan que la llegada de estas primeras dosis se reserve para inyectar al mayor porcentaje de población posible y se alargue algo la espera para que estas mismas personas reciban la segunda dosis, necesaria para que la inmunidad sea duradera.

LA VACUNA DE OXFORD: MÁS BARATA Y FÁCIL DE ALMACENAR

La vacuna de Oxford utiliza una tecnología diferente a la ya utilizada de Pfizer que permite un almacenamiento y transporte mucho más sencillo. El nuevo fármaco apuesta por una tecnología basada en un adenovirus extraído de un resfriado común en chimpancés y modificado genéticamente para que no pueda afectar a los humanos. Así se crea el impulso de la proteína Spike o S del virus SARS-CoV-2 de tal forma que se produzca una respuesta inmunológica en el cuerpo.

Además, las dosis del fármaco son mucho más baratas que las de los otros dos aprobados de Pfizer y Moderna, con un precio de unos 3 euros frente a los 15 y los 21 que cuestan las otras dos respectivamente. Oxford cuenta con una capacidad de producción mucho mayor y se puede conservar en frigoríficos normales, a diferencia de la de Pfizer que requiere temperaturas de entre -70 y -80oC.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios